Es noticia
Menú
Rupert Grint: de la fama de Ron Weasley a los millones en inversión inmobiliaria
  1. Celebrities
Multimillonario antes de los 20

Rupert Grint: de la fama de Ron Weasley a los millones en inversión inmobiliaria

El travieso niño pelirrojo que saboreó las mieles del éxito con la franquicia de J. K. Rowling ha sabido encauzar luego su vida profesional y familiar

Foto: Rupert Grint en una imagen de archivo. (EFE/Jason Szenes)
Rupert Grint en una imagen de archivo. (EFE/Jason Szenes)

Imposible olvidar a aquel pequeño que se comía la pantalla en Harry Potter. Pelo de furioso color rojo. Familia numerosa. No excesivamente fan del colegio. Tiene miedo a las arañas. Estas cosas describen no solo a Ronald Weasley, sino también a Rupert Grint, un jovencito que en su momento pareció haber nacido para interpretar al mejor compañero de Harry Potter, pese a que su primera ambición laboral fue querer ser heladero. De hecho, un año antes de que le dieran el papel en la primera de las películas de la saga, que ahora cumple veinte años, el británico se presentó a un concurso de imitadores de Ron patrocinado por un periódico londinense. Al contrario que Charles Chaplin, que perdió en una competición de clones de Charlot, el protagonista de este artículo sí ganó.

De niño, Rupert Grint era un ávido fan de los libros de J. K. Rowling. Al enterarse de una convocatoria de casting para la primera película del mago, a sus 10 años decidió presentarse con un vídeo hecho por él mismo. En aquel momento, su única experiencia como actor había sido un puñado de obras de teatro en el colegio, incluida una actuación como pez en una obra sobre el arca de Noé.

placeholder Harry, Hermione y Ron en 'Harry Potter y la piedra filosofal'. (Warner Bros.)
Harry, Hermione y Ron en 'Harry Potter y la piedra filosofal'. (Warner Bros.)

No escatimó esfuerzos a la hora de lograr aquel papel. Su vídeo constaba de tres partes. En una cantaba un rap improvisado, en otra se vestía de mujer para protagonizar un pequeño sketch cómico al mejor estilo Monty Python y en la última leyó unos cuantos diálogos de Ron Weasley. Su divertido autobombo dio sus frutos y Grint se convirtió en la envidia de los pelirrojos de todo el mundo al conseguir protagonizar una de las adaptaciones cinematográficas más esperadas de la historia.

Grint recordaba en una entrevista para la BBC el asombro de sus primeras experiencias en el plató de Harry Potter. "Entrar en el Gran Salón por primera vez fue absolutamente increíble", confesaba. "Todos esos efectos con todas las velas flotando en el aire, todas encendidas, la comida en la mesa... fue simplemente increíble, fue lo más asombroso que he visto en mi vida".

placeholder Rupert Grint, Emma Watson y Daniel Radcliffe en 'Harry Potter y las reliquias de la muerte'. (Warner Bros.)
Rupert Grint, Emma Watson y Daniel Radcliffe en 'Harry Potter y las reliquias de la muerte'. (Warner Bros.)

Cuando 'Harry Potter y la piedra filosofal' se estrenó en 2001 batió el récord de venta de entradas en un solo día en Estados Unidos. Ese enorme éxito transformó instantáneamente a Grint –junto a sus compañeros Daniel Radcliffe y Emma Watson– en estrellas internacionales de la noche a la mañana. El pelirrojo actor dice que al principio se sintió incómodo con su nueva fama, llegando a calificar los diez años que pasó rodando las siguientes películas de la saga como "asfixiantes" y comparándolas con vivir atrapado en 'El día de la marmota'.

Sobre el dinero que ganó por su aparición en la franquicia de Harry Potter reconocía años después en el 'Daily Mirror' que "el sueldo era bastante ridículo, por excesivo. He de admitir que no sé cuánto dinero gané; me refiero a la cifra exacta. Realmente nunca he querido saberlo. No soy ambicioso".

También conserva a día de hoy una buena amistad con Emma Watson y con Tom Felton (Draco Malfoy), con el que incluso ha participado en campañas de moda como modelo. Más controvertida ha sido su relación posterior con Daniel Radcliffe, con diversas fuentes asegurando que no eran amigos. El propio Radcliffe lo desmintió en las páginas de la revista 'People' asegurando que "nunca nos hemos enviado mensajes de texto en diez años de rodaje. Simplemente nunca lo hicimos porque somos muy vagos. Sé que la próxima vez que vea a Rupert nos sentaremos juntos y hablaremos y será como en los viejos tiempos".

Foto: Daniel Radcliffe en una foto de archivo. (Getty)

También ha desarrollado una fructífera carrera en el cine y la televisión, aunque sin llegar a alcanzar la relevancia de los otros dos integrantes del 'trío de oro'. Su primera película después de abandonar Hogwarts fue interpretando a un artillero de avión en el drama de la Segunda Guerra Mundial 'Cross of Honour'.

Después le hemos visto protagonizando en Netflix la serie 'Sick Note', en la que interpreta a un perezoso joven que se aprovecha de un diagnóstico erróneo de cáncer, y en el spin-off para la pequeña pantalla de 'Snatch, cerdos y diamantes' en el papel del gánster Charlie Cavendish-Scott.

placeholder Rupert y Georgia, en una imagen de archivo. (CP)
Rupert y Georgia, en una imagen de archivo. (CP)

En cuanto a su vida personal, mantiene una larga relación con la también actriz Georgia Groome desde 2011. La pareja dio la bienvenida a su primer hijo el año pasado y en un escueto comunicado pedían "respeto a la intimidad en este momento tan especial".

Ahora, a sus 32 años, sigue encadenando proyectos como aparecer en vídeos musicales con su 'doble' Ed Sheeran o la serie de terror 'Servant' para Apple TV. Pero según confesaba en una reciente entrevista, su nueva faceta de padre llegó a hacer que considerara la posibilidad de convertirse en carpintero y abandonar así la interpretación.

Según confesaba en 'The Sunday Times', tras el confinamiento empezó a reconsiderar sus prioridades, confesando que "siempre he jugado con la idea de alejarme de la actuación y convertirme en padre ha aumentado esos sentimientos. Estaría bien irse y hacer algo completamente diferente, como la construcción o la carpintería".

Esta reflexión tiene que ver también con no haberse sentido nunca del todo cómodo con una fama que para él llegó de golpe y demasiado pronto. "A veces echo de menos mi anonimato", confiesa.

Desde luego si quisiera una jubilación temprana y dorada, no sería ningún problema, ya que el actor está reuniendo un suculento patrimonio de bienes inmuebles en Inglaterra. Ya se ha convertido en todo un magnate del ladrillo con propiedades valoradas en unos 27 millones de euros, según publicaba el año pasado 'The Sun'. El diario inglés informaba de la adquisición de numerosas viviendas en la capital, además de los cinco millones de euros en efectivo que pagó por una mansión del siglo XVIII en el condado inglés de Hertfordshire, donde no ha llegado a vivir nunca.

Imposible olvidar a aquel pequeño que se comía la pantalla en Harry Potter. Pelo de furioso color rojo. Familia numerosa. No excesivamente fan del colegio. Tiene miedo a las arañas. Estas cosas describen no solo a Ronald Weasley, sino también a Rupert Grint, un jovencito que en su momento pareció haber nacido para interpretar al mejor compañero de Harry Potter, pese a que su primera ambición laboral fue querer ser heladero. De hecho, un año antes de que le dieran el papel en la primera de las películas de la saga, que ahora cumple veinte años, el británico se presentó a un concurso de imitadores de Ron patrocinado por un periódico londinense. Al contrario que Charles Chaplin, que perdió en una competición de clones de Charlot, el protagonista de este artículo sí ganó.

Actores y actrices
El redactor recomienda