Logo El Confidencial

El hombre lumbersexual enfada a gays y a hipsters

El periódico 'The Guardian' ha sentenciado la llegada del hombre lumbersexual, un macho alfa que lleva camisa de cuadros, barba frondosa y un MacBook del brazo.

Foto: El hombre lumbersexual enfada a gays y a hipsters

El periódico The Guardian ha sentenciado la llegada del hombre lumbersexual, un macho alfa que lleva camisa de cuadros, barba frondosa y presume de alma macho man. Se trata de una figura totalmente opuesta a la del metrosexual pero, en realidad, es un reflejo del hipster. Quizás ahora que ha salido a la luz la existencia de una ecuación que explica la razón por la que todos los hipsters visten igual, haya surgido la necesidad de darles un nuevo nombre. Pero cuidado: los lumbersexuales tienen algo diferente a nuestros indies barbudos. No solo se preocupan por tener una barba poblada, sino que deben ese lumber, que quiere decir leña en inglés, a su amor por la montaña.

Si el lumbersexual busca una chica mona, apasionada por la moda y de alma pija, cuidado. Sexo en Nueva York dejó claro que Carrie Bradshaw no superó la prueba de pasar un fin de semana en la montaña con su novio lumbersexual. Eso sí: ese lumberman cambió la barba por el pelo largo descuidado y los cuadros por estampados naíf, pero estamos hablando de una imagen que data de hace una década, y todos sabemos que las modas imponen sutiles cambios que, en realidad, definen iconos que permanecen (casi) inalterables en el tiempo. La diferencia reside en que el lumbersexual de hoy lleva en su mochila su MacBook Air y, probablemente, se haya hecho con un brogamat, una bolsa que hará que parezca que llevas un hacha cuando en realidad te has colgado de la espalda tu esterilla para hacer yoga.

Imagen: Brogamat
Imagen: Brogamat

Hace ya cuatro años, el New York Magazine habló del triunfo del urban woodsman, es decir, del leñador urbano. La definición coincide con la del hipster de hace dos semanas y con la del lumbersexual de esta. Para rizar más el rizo, existe otro término, el del MetroJack, una versión más pulida del lumbersexual. Sus camisas de cuadros son más suaves al tacto, su barba es frondosa, pero perfectamente arreglada y abre las latas de cerveza con navaja suiza. Adora el filtro retro de Instagram y los espejos. Es decir: es un incómodo híbrido entre el metrosexual y el hipster, perdón, lumbersexual.

Por si fuera poco, la comunidad gay también está harta de este término. The Daily Beast publica un artículo llamado Cómo el mundo hetero se ha adueñado del mundo gay: el último suspiro del lumbersexual. El artículo empieza así: "¿Te has cruzado ya con el lumbersexual, ese hombre con barba, camisa de cuadros y botas? Es el último look gay del que se han apropiado los heteros. Cogedlo. Ya no tenemos nada más que daros". El autor se queja de que los heterosexuales primero se hicieron con una estética pulcra a la que tildaron de metrosexual y de que ahora han optado por un giro más peludo. Dicen que ya no tienen en su parcela la exclusividad del amor por los gimnasios, el conocimiento gastronómico ni el de la moda. "Todos sabemos que el lumbersexual, antes de coger un hacha, hablaría con su doctor sobre sus repercusiones para la espalda", sentencia el artículo. Los lumbersexuales son los nuevos osos, en definitiva.

Mientras tanto, la revista Cosmopolitan americana ayuda a las féminas a identificar a un lumbersexual. Si se le propone una visita a Ikea, propondrá construir el mueble con sus propias manos, y el sujeto tendrá un huerto urbano. Su barba será un amasijo capilar porque odia los espejos, ya que no son parte de la naturaleza. Por si fuera poco, usará las estrellas como brújula. 

Si usted se reconoce a sí mismo como lumbersexual, cuidado con llevar a su damisela a su cabaña. Al fin y al cabo, Carrie Bradshaw casi sufre un infarto cuando entre árboles y aire puro, se topó con una ardilla y exclamó horrorizada que las ardillas no son más que ratas con un abrigo más mono. 

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios