Logo El Confidencial
Volviendo a los orígenes

Meghan Markle: de cejas hilo a cejas de duquesa

Conocemos de memoria el rostro de la duquesa de Sussex, pero echando un vistazo a sus (ahora) perfectas y naturales cejas, no podemos dejar de preguntarnos: ¿cómo las ha conseguido?

Foto: Las perfectas cejas de Meghan Markle. (Getty)
Las perfectas cejas de Meghan Markle. (Getty)

Todo el mundo tiene un pasado y cuando eres la duquesa de Sussex, casada con uno de los miembros de la monarquía más deseado, sabes que se te va investigar y mucho. Es por ello que el armonioso rostro de Meghan Markle se ha convertido en objeto de estudio. Recuperando fotos del pasado de Meg, esas que se hacían con cámara analógica, hemos descubierto que no solo ya visitó Buckingham con una mirada soñadora, sino que sus cejas no siempre fueron tan ideales como son ahora.

La adolescencia es uno de esos periodos de los que prefieres no rescatar fotos. Damos gracias a ser millennials, Generación X o baby boomers y a que esa antiestética etapa del ciclo vital no esté disponible en redes sociales (al menos en su totalidad y al menos para el común de los mortales). El aparato, el acné juvenil, los primeros andares por el mundo del maquillaje con un eyeliner azul, las trencitas, las gargantillas, los pantalones a la cadera… Y los errores garrafales con las cejas.

¡Maldita influencia del cabaret de los años 30! En algún momento entre los 90 y los inicios de los 2000, llevar las cejas tan depiladas que parecieran una línea trazada con un lápiz era lo más. Lo más sexy, lo más favorecedor y lo más horrible del mundo. Es imposible que a alguien le quedaran bien. Pero Meghan Markle siempre ha sido una fiel seguidora de las tendencias, así que durante su adolescencia y principios de su madurez, la duquesa de Sussex padeció la maldición de las cejas hilo.

No contenta con la curvatura natural de sus cejas, Meghan decidió que el punto de altura de estas debía estar más marcado y de paso empezó a limpiar la zona del entrecejo y se las dejó… Cortitas. Por si no quedaba claro, Meghan es la de la izquierda.

En la etapa de la graduación del high school, descubrimos a la duquesa de Sussex con unas cejas angulares en las que casi se podía trazar el boceto que Meg había dibujado para diseñárselas. Ella, muy pro.

Una mirada limpia era lo que Meghan debía buscar y comenzó a quitar pelitos y pelitos y se dejó estas microcejas. Conviene señalar también la curvatura. Un arco de medio punto, tal cual. Se llevaban las cejas redondeadas, sin importar la forma de tu rostro y Meg lo pagó caro.

Y las cejas comenzaron a crecer, poco a poco y con mucho esfuerzo, pero sin exagerar, que las cejas naturales aún no estaban de moda.

¡Aleluya! Crecieron las cejas. Más tupidas, con una forma más natural… ¡Pero demasiado cortas! Una de las consecuencias de la excesiva depilación es que, a veces, el pelo no vuelve a crecer igual.

Los tratamientos crececejas, el tiempo sin depilar y los diferentes productos de maquillaje para cejas terminaron por hacer efecto, pero seguían siendo cortas.

Y se hizo el milagro. ¿Qué maravilla es esta? ¿Cómo ha logrado Meghan Markle que sus cejas recuperen la longitud natural? Lo sabemos y comparte truco con otra estrella. Las cejas perfectas pueden estar a tu alcance si tienes 50 libras y viajas a Londres. Se llama The Audrey y, según Sherrille Riley, su creadora, esta es la clave de Meghan. La esteticista ha confesado en varias ocasiones que la finalidad de sus tratamientos es que estén adaptados al máximo a sus clientas, entre las que se encuentran estrellas de Hollywood como Ariana Grande o miembros de la familia real como Beatriz de York.

Las cejas de Meghan Markel en la actualidad. (Getty)
Las cejas de Meghan Markel en la actualidad. (Getty)

No es un secreto que Meghan Markle acude al Nails & Brows de Sherrille Riley en Mayfair para hacerse The Audrey, pero ¿en qué consiste? Las cejas de la archiimitada Audrey Hepburn se caracterizaban por 3 cosas: eran gruesas, eran rectas y siempre estaba peinadas hacia arriba. The Audrey comienza precisamente peinando las cejas hacia arriba para recortarlas y depilarlas donde sea necesario, sin perder de vista la forma rectangular y el grosor.

Observando la evolución de las cejas de Meg, también hemos apreciado cómo han 'crecido' y no nos referimos solo al grosor y la cantidad, probablemente resultado de tratamientos crececejas como Revitalash Revitabrow Advanced Eyebrow (61,31€). Su cejas se ven más alargadas, algo que da la sensación de amplitud en la mirada y que Sherrille Riley también hace en su centro. Según la esteticista, se eleva el final de las cejas. Para el mantenimiento diario, las cejas jamás se mueven y jamás vemos ni un pelito fuera de su lugar ni una calva a la vista. Productos como el Gimme Brow de Benefit (30,01€) pueden ser sus mejores aliados.

Revitabrow Advanced Eyebrow de Revitalash y Gimme Brow de Benefit.
Revitabrow Advanced Eyebrow de Revitalash y Gimme Brow de Benefit.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios