Logo El Confidencial
más tinta

Guía básica de cuidado de la piel con tatuajes

Podríamos enumerar una infinidad de dilemas que rodean a los permanentes tatuajes… Te resolvemos los más relevantes

Foto: David Beckham.
David Beckham.

No sabes si hacértelo o no porque te agobia que sea para siempre, te inquietan las posibles consecuencias que puede tener sobre tu dermis o dudas de que se mantenga a lo largo del tiempo en todo su esplendor. Te resolvemos las dudas y los cuidados alrededor de esta tendencia que cada vez siguen más celebrities.

Lo primero: ¿qué es? Desde el punto de vista dermatológico la Dra. Beatriz Beltrán, medico estético y directora de la Clínica Dermatológica Dra. Beatriz Beltrán, sostiene que “un tatuaje consiste en crear inscripciones permanentes introduciendo pigmentos insolubles debajo de la piel”. El secreto de por qué duran tanto es porque se realizan a 1-2 mm de profundidad, en la dermis, donde las células son muy estables.

Emma Watson, con su tatuaje de Time's Up en la gala de los Oscar. (EFE)
Emma Watson, con su tatuaje de Time's Up en la gala de los Oscar. (EFE)


Respecto a cómo reacciona tu cuerpo ante este proceso, el Dr. Carlos Morales Raya, dermatólogo del Grupo Pedro Jaén (@drmoralesraya), reconoce que la primera consecuencia de un tatuaje es la herida que queda. Después, “se crea una reacción inflamatoria local sobre la tinta. Las células que defienden la piel de las agresiones, los glóbulos blancos, migran hacia los ganglios linfáticos depositando el pigmento en los mismos y, según los últimos estudios, durante toda la vida”.

La Dra. Beatriz Beltrán enumera que las posibles complicaciones que pueden aparecer son “reacciones alérgicas, infecciones o, a veces, una zona de inflamación (granuloma) alrededor de la tinta”. También pueden provocar queloides, que son áreas elevadas causadas por un crecimiento excesivo del tejido cicatricial. ¿Un truco? El Dr. Morales Raya recomienda evitar las tintas de colores llamativos (sobre todo la roja y la naranja) por el gran número de reacciones de hipersensibilidad que presentan.

Además, todos los expertos coinciden en que si tienes una afección cutánea como una atopia o una psoriasis es mejor dejar los tatuajes a un lado para evitar el riesgo de que aumente la infección o se desencadene un brote de la enfermedad. Y, por supuesto, nada de trabajar sobre lesiones pigmentadas o lunares (pueden camuflar el desarrollo de ciertas dolencias).

Ya me lo he hecho, ¿y ahora qué?

Una vez que el diseño está terminado, se debe limpiar y desinfectar. Su suele aplicar una crema calmante antibacteriana antes de cubrir el tatuaje con un apósito estéril transparente con el fin de evitar que alguna bacteria penetre en la herida. La Dra. Beltrán asegura que en las primeras horas la limpieza es esencial: hay que lavarlo con agua tibia o fría y con un jabón suave e hipoalergénico a través de un masaje realizado con las manos (nada de esponjas) pero sin frotar, para retirar el exceso de tinta. Pasadas las primeras horas es necesario limpiar de nuevo la zona con suavidad y secarla con un paño a toquecitos para que respire. Cuando la piel esté seca se tiene que aplicar una capa de crema. En general, la semana posterior a la realización del diseño deberás hidratar la zona al menos tres veces al día y dejarla al aire para que facilite su regeneración. Su consejo es “evitar las fórmulas a base de aceites minerales (como la vaselina) que impiden la transpiración”.

Hasta que el diseño haya cicatrizado por completo hay que evitar humedecer la herida. Por eso, cambia los baños por duchas cortas, olvida sumergirte en la piscina (pueden aparecer infecciones) o en el mar y de exponerlo al sol ("es el enemigo número 1 del tatuaje"). Además, en los primeros días, lo mejor es no realizar ejercicios en los que la piel tratada se estire demasiado y pueda aumentar el daño.

Cuidados

Al uso de los jabones neutros y de las cremas ricas en pantenol o en flores con acciones curativas, es imprescindible sumar protector solar en la zona. Y visita a tu dermatólogo anualmente. La Dra. Adriana Juanes, directora médica del Instituto Médico Ricart en el Ruber Internacional de Madrid, afirma que la revisión de un tatuaje por parte del especialista es más específica: “Puesto que es más sensible, la realizamos con dermatoescopio digital para descartar que se haya producido algún daño debido a la exposición solar”.

Los productos para el cuidado de la piel tatuada.
Los productos para el cuidado de la piel tatuada.

  1. Cicaplast Tattoo SPF50+, de La Roche Posay (13 €). Bálsamo reparador, calmante y antimanchas apto para cuerpo y rostro.
  2. Bálsamo Multiusos Amazonian Saviour, de The Body Shop (11 €). Nutre y mejora el aspecto de los tatuajes.
  3. Tattoo Body Moisturiser Bold Statement, de House 99 (25 €). Con antioxidantes y SPF.
  4. Protección Solar Pieles Tatuadas 50, de Ladival. Con dexpantenol, es resistente al agua.
  5. Nivea Creme, de Nivea (2,89 €). Sin conservantes, mantiene la flexibilidad de la piel.
  6. Aquaphor, de Eucerin (7 €/ 2 botes de 10 ml). Crea una barrera protectora semioclusiva que repara mientras le permite transpirar.
  7. Fotoprotector Fusion Fluid 50+, de Isdin (20,95 €). Con filtros minerales.
  8. Bariéderm Cica-Crema SPF50+, de Uriage (12,39 €). Ayuda al proceso de cicatrización.
Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios