Logo El Confidencial
A prueba de besos de mariposas

Pestañas postizas con imán, ¿belleza para torpes o riesgo innecesario?

Se han convertido en ese mágico elemento que nos deja boquiabiertas al hacer aparición en brevísimos vídeos de Instagram. Toca hablar de las pestañas postizas con imán, el invento antitorpeza ocular

Foto: Pestañas imantadas, manual de uso. (Imaxtree)
Pestañas imantadas, manual de uso. (Imaxtree)

Las pestañas naturales no están de moda. Puedes optar por unas extensiones 2D, 3D o incluso rusas, o puedes vivir pegada, literalmente, a las pestañas individuales, pero si llega un evento especial o te vas de vacaciones y quieres fotones, la realidad es que querer lucir mirada de infarto es más que lícito… Y cuando hablamos de mirada de infarto, queremos decir batir unas pestañas XXL.

Aunque las máscaras extravolumen siempre están ahí, cuando aparecen en el mercado innovaciones que prometen conseguir pestañazas con más volumen, más duraderas y más ligeras, necesitamos saber más. ¿Serán seguras?¿Fáciles de poner?¿Dejarán un aspecto natural? ¿Qué marca es la más fiable? ¿Cómo funcionan?... Nos adentramos en el magnetismo beauty.

[LEER MÁS: Meghan Markle se apunta a las extensiones de pestañas de Letizia para superar su bache]

Los polos apuestos se atren exactamente igual que las pestañas A a las B. Igual que nuestro dedo del like a una fotografía de Elsa Pataky con Chris Hemsworth en cualquier lugar de Australia. A través de dos pequeños imanes que no suman peso al párpado, Katy Stoka creó en 2014 OneTwoLash®, la primera marca en desarrollar pestañas con imán y a la que siguieron un larga lista de competidores.

Consiste en dos postizos, uno con un polo positivo y el otro con uno negativo, y al entrar en contacto se fijan a la pestaña natural asegurando un peso muy ligero y un acabado frondoso sin ocupar más espacio ni dejar residuos.

Las pestañas magnéticas se convierten así en la forma más completa de aportar volumen y grosor a las naturales ya que se colocan tanto por encima como por debajo del pelo, asegurando su fijación y creando una sensación de pestañas mucho más gruesas pero sin que se vea el truco. Aquí no quedan restos de pegamento ni corremos el riesgo de fijar el postizo en medio del párpado; el imán es capaz de terminar cualquier falta de precisión.

Las pestañas postizas con imán aguantan varias horas sin moverse. (Imaxtree)
Las pestañas postizas con imán aguantan varias horas sin moverse. (Imaxtree)

A simple vista, aplicar una pestaña arriba y otra abajo puede parecer un gesto aparatoso, pero existen técnicas y herramientas para aplicar estas imantadas pestañas sin sufrir ningún riesgo ocular. Precisamente OneTwoLash se vende con un completo kit en el que no faltan las clásicas pinzas para aplicar pestañas pero con un imán en cada extremo para colocar e imantar ambas pestañas en un movimiento.

Sobre todo hay que tener en cuenta que las pestañas imantadas surgen como una solución a una necesidad bastante común si usas postizos a diario o si estás en el descanso de tus extensiones de pestañas. No necesitan ningún tipo de pegamento, uno de los habituales riesgos de infección o irritación. Una vez se coloca la pestaña superior, no hay pérdida ya que la otra pestaña busca a su pareja y se unen separándolas solo la pestaña natural, la piel no se puede quedar aprisionada entre imán e imán.

Otro de los hándicaps habituales en el uso de las pestañas postizas es tener que esconder los restos de pegamento delineando o aplicando sombra de ojo en los alrededores de las pestañas para que no se note la goma.

Pero sin duda lo que más ha convencido a las adictas a las pestañas XXL es que aguantan sin moverse ni un milímetro todo el día y sin añadirle ese peso extra en el párpado que hace que a las dos horas de llevar las pestañas tradicionales estés deseando quitártelas. Tal y como aseguran desde OneTwoLash, no son de usar y tirar ya que se limpian con facilidad gracias a un tónico con camomila que elimina hasta el maquillaje waterproof, posibles pelos que se hayan podido enredar entre sus fibras y está testado oftalmológicamente.

[LEER MÁS: Dos formas de aplicar la máscara de pestañas que cambiarán tu mirada]

Al no necesitar retirar los restos de goma después desmaquillarse y no ser necesario -aunque sí posible- aplicar máscara de pestañas sobre ellas, el ritual de desmaquillarse se simplifica enormemente.

Cómo se aplican

  1. Asegúrate de que tus pestañas estén limpias y cúrvalas con ayuda de un rizador.

  2. Aplica una capa de máscara de pestañas.

  3. Coloca la pestaña superior encima de tus pestañas

  4. Aplica la pestaña inferior en el extremo exterior y por debajo de las pestañas naturales

  5. Aplica las otras pestañas inferiores debajo de las pestañas más próximas al lagrimal.

¿Cómo se quitan?

Retirarlas es prácticamente lo más sencillo ya que solo hay que desinmantarlas. Para ello hay que cogerlas con el dedo índice y el pulgar a modo de pinza y mover cada dedo en un dirección para que se separen las pestañas de arriba de las de abajo. Una vez despegadas, se deben limpiar con su correspondiente limpiador en aceite y a continuación guardarlas en su envase hermético. Un millón de veces más fácil y limpio que con las pestañas postizas habituales.

¿Riesgos?

Si solo de pensar en acercar un imán a tus ojos has comenzado a entrar en pánico, tranquila, no estás sola, también fue nuestra primera reacción, pero un estudio independiente del Princeton Consumer Research en sus pruebas clínicas globales descubrió que no existen reacciones adversas al utilizar a diario estas pestañas magnéticas según se refleja en la misma web de la marca. “Nuestra aplicación sin pegamento y nuestras fibras prémium no irritan los ojos ni dañan las pestañas naturales”, concluyen en OneTwoLash.

El mayor riesgo del mundo de la belleza es muy sencillo, no leer las instrucciones de uso y utilizar los productos de una forma un tanto cuestionable...

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios