Logo El Confidencial
Mayor pero mejor

Los trucos de Caroline de Maigret para envejecer con estilo como una parisina

Solo tiene 44 años pero se considera mayor y por eso ha escrito ‘Mayor pero mejor, pero mayor: el arte de crecer’ después de su exitoso ‘Cómo ser parisina’

Foto: Caroline de Maigret, en un desfile de Chanel. (Getty)
Caroline de Maigret, en un desfile de Chanel. (Getty)

Caroline de Maigret es una afortunada poseedora del famoso allure fancés y en vez de actuar con movimientos contenidos y medir cada uno de sus pasos para seguir los dictámenes de la moda, lo lleva (el allure) sin ningún tipo de presión, igual que el paso de los años. Es una fiel defensora de la belleza natural que en vez de ocultar sus defectos, juega con ellos a su favor, y por ello ha decidido trasladar su ‘savoir’ envejecer a todas las habitantes de la Tierra para envejecer a la parisina en 'Older but better, but older' (19,90€, en Amazon).

[LEER MÁS. Estos son los básicos de las francesas más cool de más de 40 años]

Apenas lleva 10 años con flequillo recto pero ya es su elemento más distintivo y precisamente en él se esconde uno de sus mayores trucos de belleza. El suyo podría entrar dentro de la clasificación de ‘curtain fringe’ porque es recto pero siempre lo lleva abierto y ligeramente despeinado. Nadie corta su flequillo, solo ella puede retocar su longitud y sus aliadas son las tijeras de cocina. Lo confiesa habitualmente e incluso bromea sobre ello, un detalle más de su naturalidad.

Caroline de Maigret, en el último desfile de Chanel. (Getty)
Caroline de Maigret, en el último desfile de Chanel. (Getty)

Una de las consecuencias de su bagaje profesional es que ya no se pone en las manos de cualquier persona y acude fielmente a su colorista, Stephane Pous, el artífice de su melena castaña llena de luz y con un balayage ultranatural. En su agenda de personas de confianza beauty también están maquilladores como Saraï Fiszel o Christelle Cocque, habituales de los mejores editoriales de moda y fieles a la belleza limpia. Sus manos, siempre con una manicura sencilla, sin tamaños XXL ni colores más allá del rojo o el negro, suelen estar firmadas por Anny Errandonea, especialista el menos es más.

Continuando con su pelo, no solo su corte y su color son de vital importancia para mantener una imagen juvenil pero acorde a su edad. Su ‘saber envejecer’ también tiene que ver con la forma de peinarse. Nada de complicaciones, la jornada laboral de una mujer de 44 años, madre y empresaria, cuenta con muy poco tiempo para el cuidado. Su secreto, una vez más, es convertir un hándicap en un punto fuerte. No tiene tiempo de seguir varios pasos a la hora de lavar su cabello, ni de secarlo ni siquiera de peinarlo. ¿El resultado? El look messy más desordenado y admirado de la moda y sin secretos; bueno, aparte de dormir con una trenza para conseguir ondas.

Pero ¿por qué podría Caroline de Maigret haberse entregado sin barreras al flequillo de mantenimiento más exigente? Pues la respuesta también la da ella misma en una entrevista a Thelifestyleedit.com: para esconder las bolsas bajos los ojos que la han acompañado toda su vida. Otra forma de equilibrar su mirada y ocultarlas es la máscara de pestañas, sin lugar a dudas el cosmético clave -junto al rouge de labios- para las parisinas.

[LEER MÁS: Cortes de pelo que rejuvenecen, sientan bien y están de moda]

Ni una ni dos sino hasta tres capas de máscaras de pestañas aplica en un abrir y cerrar de ojos para que no se sequen antes de haber conseguido el grosor deseado. Las de Caroline huyen del acabado tupido y opta siempre por conseguir que se vean agrupadas en varios ramilletes, un toque dramático que después de Twiggy creíamos obsoleto, pero que se convierte en un excelente truco de maquillaje antiedad ya que aporta un aire desenfadado y muy effortless. Embajadora -e incluso creadora- como es de la firma francesa Lancôme, entre sus básicos está la aclamada máscara de pestañas Grandiose de Lancôme (35,95€).

Caroline de Maigret, en un evento en la Ópera Nacional de París en el Palais Garnier. (Getty)
Caroline de Maigret, en un evento en la Ópera Nacional de París en el Palais Garnier. (Getty)

Otro supertruco que conviene apuntar y en el que se esconde la esencia de la belleza francesa es que no usa base de maquillaje, aunque sí trata y prepara su piel; solo utiliza corrector en las imperfecciones, diferencias de pigmentación y en su quebradero de cabeza, las bolsas. Pero para conseguir ese efecto de piel sin imperfecciones, bien hidratada y con el justo velo de color en el que la luminosidad es la magia del look, Caroline de Maigret recurre a otro 'greatest hits' de la belleza, el Touche Eclat de Yves Saint Laurent (24,95€).

Detalle del maquillaje de Caroline de Maigret en el Festival de Cine de Cannes.  (Getty)
Detalle del maquillaje de Caroline de Maigret en el Festival de Cine de Cannes. (Getty)

La paleta cromática a la hora de elegir maquillaje ha sido una de las revelaciones para Maigret. Si antes era una habitual de los ojos oscuros y los smokeys eran su rutina, ahora su mirada es mucho más luminosa, y no solo por utilizar un corrector iluminador, sino porque ha pasado de las sombras negras a los marrones y los bronces para ahumar de una forma muy cálida. También en Thelifestyleedit.com confesaba otro de sus básicos de belleza, el rubor rosa, concretamente de la marca Nars. Y es que el famoso rubor Orgasm (40,55€), ahora incluso convertido en labial o paleta en crema, es un rubor de culto capaz de aportar color e iluminar a todas las pieles.

La piel es el otro pilar de la belleza francesa, según la propia modelo señala en su libro. El look natural que las mujeres francesas buscan consiste en una piel limpia pero bien cuidada y los aderezos justos a través de un labial rojo o unos ojos más marcados. Y para Caroline, con el paso de los años y las necesidades que su piel reclama, la limpieza es el paso infalible, tanto que se ha apuntado a los dos pasos.

Primero, aplica una espuma limpiadora para eliminar los restos de maquillaje, y a continuación, un tónico con el que eliminar la polución, la grasa y equilibrar la piel. Al tener una piel sensible y como consecuencia de la pérdida de agua a la que suele estar expuesta con el paso de los años, aplica el tónico limpiador con sus propias manos, igual que hacen las coreanas, nada de algodones.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios