Mechas gruesas, la coloración que prometiste no volver a llevar vuelve a ser tendencia
  1. Estilo
  2. Belleza
Directita de los 2000

Mechas gruesas, la coloración que prometiste no volver a llevar vuelve a ser tendencia

Desde que babylights, californianas o balayage llegaron a nuestras vidas, la naturalidad se apoderó de nuestro cabello y olvidamos las mechas gruesas, pero… ¡ya están aquí!

Foto: Mechas gruesas, la coloración que prometiste no volver a llevar vuelve a ser tendencia
Mechas gruesas, la coloración que prometiste no volver a llevar vuelve a ser tendencia

“A Dios pongo por testigo que jamás volveré a llevar mechas gruesas”. Se nos llenó la boca con palabras críticas sobre aquella coloración nada natural que Cristina Aguilera o Jennifer Aniston paseaban por las alfombras rojas, pero aquí estamos, en 2020 investigando qué lado bueno le podemos sacar a esta tendencia que Jennifer Lopez ya se ha atrevido a lucir.

Se dice, se cuenta, se rumorea que las mechas gruesas, aquellas que se convertían en franjas de color notablemente más claro o más oscuro que nuestro cabello natural, vuelven a ser el método de coloración tendencia. Pero puedes respirar tranquila porque, como todo lo que vuelve en la moda, se trata de una reinterpretación y quedan bastante más naturales que las mechas anchas de los 2000. Palabra.

Este regreso de las mechas más gruesas y visibles es una adaptación del balayage, pero tomando mechones más grandes y matizando ligeramente la raíz para que no quede oscura en relación con el resto del cabello. Estas mechas más anchas comienzan a varios centímetros de la raíz y se van ampliando conforme llegan a las puntas. De esta forma sí que se consigue contraste, pero queda mucho mejor incluido y más matizado que con las mechas gruesas tradicionales.

Precisamente, uno de los efectos más antiestéticos de las mechas de los 2000 era que en la raíz se notaban los trazos de tal forma que solo con mirar al inicio del cabello de cualquier persona sabías cuál era su color natural y de qué color eran sus mechas. Para eliminar aquel efecto rayado tan horripilante (a rayas) tan característico de las mechas gruesas, el secreto es jugar con uno o dos tonos más claros que tu cabello, de esta forma sí llenas el cabello de luz y se ve aclarado, pero de una forma más natural y matizada.

Si las mechas gruesas se caracterizaban por caer a los dos lados, ese peinado tan típico de la década, esta reinvención sigue contando con la coloración de los mechones más próximos al rostro. Si se realiza de la forma adecuada, llena de luz el rostro y puede incluso recordar a las babylights, coloración a mechas que buscaba recrear los mechones que se les aclaran a los niños por la incidencia del sol.

El estilista George Papanikolas apuntaba a Pop Sugar una curiosidad sobre este tipo de coloración que puede que esconda por qué no terminaban de encajar las mechas gruesas en los inicios de los 2000, y es que quedan mejor en los cabellos largos y sobre todo rizados. Este tipo de melenas favorecen que se pierda el trazo en los inicios y el resto de una mecha más ancha de lo habitual se incluye tan bien en el resto del cabello que no se nota el truco, mientras que en un pelo corto o en una melena muy lisa se apreciaría cada uno de los trazos.

Por ejemplo, las ondas deshechas que dibujamos en la melena con ayuda de la plancha adquieren mucho más movimiento si se realizan sobre unas mechas gruesas, además de dejar un acabado lleno de luz, pero no hay ni rastro del trazo. Esta fue una de las razones por las que no supimos identificar el tipo de coloración de Jennifer Lopez con esa espectacular melenaza en su actuación en la Super Bowl. No fue hasta que se aplicó otra de las tendencias de la temporada, el efecto mojado, cuando descubrimos sus mechas gruesas y mucho más rubias que su cabello natural. Por supuesto, por obra y gracia del estilista de las celebs, Chris Appleton.

Debby Ryan, con su melena y sus mechas gruesas al viento. (Imaxtree)
Debby Ryan, con su melena y sus mechas gruesas al viento. (Imaxtree)

¿Qué se pretende con su regreso?

Además de los efectos ópticos de los cuales ya no nos queda la más mínima duda, estas mechas más gruesas pretenden permitirnos espaciar más las visitas a la peluquería ya que su efecto de coloración casi hace las veces de tinte puesto que cubre una superficie muy amplia de cabello. Mientras que las mechas finas deben ser retocadas en cuanto la raíz comienza a verse, con su versión más ancha, al matizar la raíz ligeramente, permite prolongar un poco más el barbecho. También podría verse como una forma de teñir casi todo el cabello de una forma homogénea y sin, precisamente, tener que aplicar tinte en toda la melena.

De momento, preferimos esperar a ver si alguna celeb más se apunta a este regreso de las mechas gruesas, anchas o chunky highlights, como se denominan en inglés.

Jennifer López Cabello Color cabello Tinte pelo
El redactor recomienda