Agua micelar, las claves del desmaquillante de moda: qué es y cómo usarla
  1. Estilo
  2. Belleza
PRODUCTOS REVOLUCIONARIOS

Agua micelar, las claves del desmaquillante de moda: qué es y cómo usarla

La parisinas la usan desde 1991 y es un indispensable en el neceser beauty de los ángeles de Victoria's Secret. Este básico presenta además fórmulas más enriquecidas. Toma nota

Foto: Imaxtree
Imaxtree

Si preguntas a tus amigas o a tus compañeras de trabajo cómo se limpian la piel, seguro que más de un 70 por ciento dicen la palabra mágica: agua micelar. Si lo hubieras hecho hace unos diez años, nadie habría pronunciado el nombre de este producto que parece haber revolucionado el neceser femenino.

Su potente fórmula, aunque suave al mismo tiempo, atrapa y elimina la suciedad, las impurezas y el maquillaje sin necesidad de aclarar ni exfoliar; simplemente deslizándola sobre la piel sobre una toallita o disco de algodón.

Empezó a aparecer en las guías de estilo de las parisinas desde 1991, el año en el que se lanzó al mercado el agua micelar de Bioderma, que inauguró una nueva categoría de limpieza facial y que este año que viene cumple 25 años de éxitos. Desde entonces, esta marca mantiene su trono y sigue siendo la preferida por maquilladores y profesionales de la moda -el backstage del desfile de Victoria's Secret está repleto de los botecitos transparentes con tapón rosa-, que no le encuentran competidor. Pero haberlos haylos, desde que hace más o menos un par de años las firmas cosméticas decidiesen que no podía faltar en nuestro neceser.

Marketing aparte, se ha convertido en un básico del desmaquillado que presenta fórmulas cada vez más enriquecidas y texturas diferentes -puede encontrarse en gel, espuma, aceite e incluso para pulverizar en formato spray-. Un estudio realizado por la ecommerce de belleza Birchbox entre más de 6.000 mujeres de toda España de entre 18 y 60 años la sitúa como el producto de limpieza preferido por las españolas (un 62% la emplea, frente al 45% que utiliza gel limpiador y el 38% tónico). Si aún no sabes de qué va este maná beauty, prepárate para engancharte. Verás cómo no puedes vivir sin ella.

Qué es

Se trata de un agua limpiadora formulada a base de micelas, estructuras químicas que al microscopio se ven como pequeñas burbujas y que tienen el gran poder, casi como un imán, de atraer la suciedad –grasa, células muertas, maquillaje…– y retenerla en su interior. En la actualidad, la tecnología micelar se ha trasladado a texturas más allá del agua, como aceite, espuma o gel, con el fin de satisfacer a todos los gustos (elige la tuya en nuestra selección).

Elige la que te va

Sensibio Agua Micelar Dermatológica, de Bioderma (15,95€). La preferida por maquilladores y celebrities, ya convertida en icono beauty. Si gusta tanto es porque presenta tal analogía biológica con la piel que no la altera en absoluto. Al revés, calma las más sensibles.

Sensibio Agua Micelar Dermatológica, de Bioderma .

COMPRA AQUÍ

Gel Micelar Todo en 1, de Garnier (4,25 €). El agua micelar de la marca se transforma en un refrescante y eficaz gel antiimpurezas para aquellas que no desean prescindir del aclarado.

Garnier.

COMPRA AQUÍ

Espuma Micelar Limpiadora Organic Mousse, de Go Organic + Farma Dorsch (22 €). No requiere aclarado y es 100% natural. Contiene jengibre, açai, kiwi, camomila y pepino, ingredientes que le otorgan propiedades antiinflamatorias, aclarantes, calmantes y antioxidantes.

COMPRA AQUÍ

Aceite Micelar Bifásico, de Babé (11,50 €). Pensado para las pieles secas, está elaborado con aceites 100% naturales y tampoco requiere aclarado.

Babe.

COMPRA AQUÍ

Micellar Solution Spray, de Comodynes (11 €). La marca que lanzase la primera toallita desmaquillante, allá por 1996, se apunta un tanto con este novedoso formato que limpia impurezas, elimina el maquillaje de ojos y labios y tonifica.

Comodynes.

Cómo utilizarla

Deposítala en un disco limpiador y pásalo por el rostro, como harías con cualquier loción. Lo mejor es que no necesita aclarado. Para prueba, la del algodón: da una segunda pasada y comprobarás que no queda ni rastro de suciedad. ¿Otra ventaja? No necesitarás más producto que este para completar tu rutina de limpieza (ni tónico, ni desmaquillador específico para los ojos o para maquillaje waterproof).

¿Para todas las pieles?

Sí, ya que sus variadas fórmulas se enriquecen con ingredientes que tratan cada tipo de cutis .¿Sensible? Encontrarás activos calmantes como la avena o el hamamelis. ¿Seco? La versión en aceite, además de limpiar, es nutritiva. ¿Graso? La hay con espliego, un astringente natural.

Otros usos insospechados

Como antes ocurriese con las toallitas desmaquilladoras, el hecho de no necesitar aclarado ha hecho que triunfe. Pero ofrece más ‘gestos’ y los hemos probado:

• Doble limpieza: si no puedes vivir sin pasar tu piel por agua y utilizas leche o gel, añade el agua micelar para rematar la higiene, a modo de tónico.

• Post-gym: guárdala en la bolsa del gimnasio porque será una buena aliada para eliminar las toxinas, suciedad y grasa que supura la piel tras una buena sesión de ejercicio.

• Maquillaje resistente: su versión en aceite acaba con este tipo de producto e incluso con el maquillaje waterproof más hardcore.

Piel sensible: por su suavidad, los dermatólogos suelen recomendar el agua micelar como único método de limpieza para los cutis más delicados.

Trucos belleza Tratamientos de belleza Tendencias de belleza Belleza Limpieza
El redactor recomienda