Manicura de leche de avena, queda mejor de lo que suena
  1. Estilo
  2. Belleza
Dos esmaltes, un efecto

Manicura de leche de avena, queda mejor de lo que suena

Después del rotundo éxito de las manicuras con los símbolos del tarot, la manicura francesa se reinventa por enésima vez para crear el acabado 'leche de avena'

Foto: Manicura de leche de avena. (Imaxtree)
Manicura de leche de avena. (Imaxtree)

Su nombre puede llevar a la equivocación. Pero, no, la manicura leche de avena no se refiere una natural tratamiento en el que sumergir las manos en la bebida vegetal de moda. No, tampoco utiliza las propiedades suavizantes de la avena para dejar la piel aterciopelada con una untuosa crema. La manicura de leche de cabra es tan solo un efecto, similar al de derramar una brevísima capa de leche sobre la uña, que se ha popularizado, especialmente, en las uñas de gel o acrílicas.

Foto: ¿Qué son las milky nails? Así se usa el blanco ahora. (Imaxtree)

Su creación se remonta a un salón de manicura de Beverly Hills (California), Nails By Fariha Ali, donde esta versión natural de la manicura francesa era desde hace tiempo la demanda de algunas clientas, hasta que los ojos de la web especializada en belleza Allure se fijaron en la manicura de leche de avena.

placeholder Las oatmilk nails han comenzado a hacerse populares en Estados Unidos. Romee Strijd. (Imaxtree)
Las oatmilk nails han comenzado a hacerse populares en Estados Unidos. Romee Strijd. (Imaxtree)

El concepto es muy sencillo, suavizar los cambios de color de la clásica manicura francesa para lograr un acabado brillante y que pueda pasar por una uña desnuda. Su creadora incluso lo bautiza como el efecto cara lavada de las manicuras ya que, aunque para conseguir la longitud y la forma de la uña se necesita una manicura acrílica o de esmaltado gel, el objetivo es recrear al máximo el color natural de la uña y que la diferencia entre lecho ungueal (la parte rosita) y el borde libre sea lo menos drástica posible. A diferencia de la manicura francesa tradicional, con la leche de avena se deja de usar el esmalte rosa, eliminando su característico efecto perfeccionador.

La genialidad nació, como casi siempre, de la necesidad. Una de las clientas del salón no tenía ni la forma ni la longitud deseadas, así que necesitaba un poquito de ayuda artificial para crear la uña de sus sueños. Sin embargo, no le gustaban las manicuras muy llamativas, quería un acabado que pudiera pasar por natural. Fariha Ali, la creadora de las Oat Milk Nails o manicura de leche de avena, trabajó hasta dar con la fórmula idónea: "El proceso es bastante similar al de la creación de cualquier manicura de gel dura, pero en lugar de crear una extensión transparente, trato de imitar el color natural del borde libre de la clienta, usando un gel duro blanquecino", explica la manicurista a Allure.

Foto: Pros y contras de la manicura de gel. (Imaxtree)

Con este original trampantojo, se consigue por ejemplo ocultar el crecimiento de la uña, que queda totalmente mimetizado, lo que hace que no sea necesario retocar la manicura tan a menudo. Si se tienen las uñas cortas, este tipo de manicura es una excelente opción para falsear una uña natural. Este original descubrimiento ha comenzado a hacer ruido en internet y pretende posicionarse como una de las tendencias de lo que queda de 2020.

placeholder La manicura de leche de avena prima la naturalidad del acabado frente a la perfección. (Imaxtree)
La manicura de leche de avena prima la naturalidad del acabado frente a la perfección. (Imaxtree)

Desde hace unos meses la manicura francesa se ha visto sometida a todo tipo de variaciones, desde color hasta forma, para renovar su diseño clásico y adaptarlo a las demandas del público más juvenil, sin embargo esta 'reformulación' no busca estar de moda sino ser útil. Solo el tiempo convertirá la creatividad de esta manicurista estadounidense en un nuevo básico que pedir en cualquier salón de uñas.

Esmalte de uñas Laca de uñas
El redactor recomienda