Por qué Gabriela Hearst está renovando el 'power dressing' de la política
  1. Estilo
  2. Moda
LA MODA SE PONE POLÍTICA

Por qué Gabriela Hearst está renovando el 'power dressing' de la política

Descubre cómo la diseñadora uruguaya logra que Melania e Ivanka lleven sus diseños pese a criticar públicamente la política de Donald Trump

Foto: Melania y Donald Trump. (Getty)
Melania y Donald Trump. (Getty)

Gabriela Hearst es la flamante ganadora del premio CFDA a la mejor diseñadora del año, pero si hubiera un galardón con el que reconocer la labor de una marca dentro del mundo de la política, también se lo entregaríamos a ella. Sus propuestas jamás carecen de mensajes y de activismo, y por más que los datos indiquen que el que las firmas se posicionen políticamente no les favorece a la hora de vender, ella ha sabido mantenerse fiel a sus principios. La sorpresa es que la diseñadora, que en una ocasión aseguró que mientras que antes su preocupación era vestir a Hillary Clinton, ahora es derrotar a Trump, es una de las preferidas del squad del presidente, pero también de la izquierda americana. Fue uno de sus trajes, inspirado en la activista Angela Davis, el elegido para vestir a Alexandria Ocasio-Cortez en una prestigiosa revista de moda.

Las críticas señalaron que la política demostraba al lucir un traje tan caro estar alejada del pueblo, pero ella aclaró no solo que el traje era fruto del estilismo de la sesión, sino que admiraba la moda. La uruguaya cree que la industria fashion, el poder y la política pueden ayudarse, por lo que crea diseños pensados para empoderar a quienes los llevan. Mientras que muchas marcas tienen siempre en mente a celebrities e influencers, Gabriela prefiere apostar por la atemporalidad y prescinde de extravagancias en sus creaciones. Sus diseños, aunque admirados por Ivanka y Melania Trump, hablan por sí solos de forma casi literal.

Suya es una sudadera que muestra el sistema reproductivo femenino para apoyar la planificación familiar y suyos son los bolsos inspirados en los táperes que las mineras llevaban al trabajo. En el backstage de sus desfiles encontramos a mujeres como Kamala D. Harris en sus paneles de inspiración, quedando claro que la política es su motor. Dentro de la moda, son las diseñadoras femeninas, como Schiaparelli y Phoebe Philo para Celine, las que le inspiran. “No hay muchas mujeres diseñando para mujeres”, asegura con cierta indignación.

Hearst, que también forma parte del armario de Meghan Markle, es consciente de que la moda cada vez se emplea más para mandar mensajes sin tener que hablar, como ha ocurrido con el famoso abrigo de MaxMara de Nancy Pelosi. “Les doy a la mujeres uniformes para sus vidas para que se sientan cómodas con su poder. No quiero que pierdan el tiempo pensando qué ponerse”, afirma. Cuando en la cumbre del G20 Ivanka Trump apostó por un diseño de Gabriela, los medios se apresuraron en señalar como un tropiezo la elección, indicando que la diseñadora estaba en contra de la política de Donald Trump.

Sin embargo, tanto Ivanka como Melania han demostrado que les importa más el que sus diseños empoderen y sean armas del 'power dressing' que su postura política, pues ambas adoran sus creaciones y apuestan por ellas en diversas ocasiones. “Si quiere mi ropa, se la puede comprar”, explicó la diseñadora a ‘The Wall Street Journal’ cuando le preguntaron si vestiría a Melania, indicando que no piensa regalarle nada. El nuevo 'power dressing' es político, pero ante todo tiene voz propia, y Gabriella Hearst se ha convertido en su mejor embajadora.

Melania Trump Ivanka Trump Hillary Clinton Influencers
El redactor recomienda