Logo El Confidencial
a La Sombra de LA CENTRAL DE Garoña

El Valle de Tobalina ofrece abundancia, costumbres y pintoresca belleza

Flanqueado por el Pico Humión y los montes Obarenes, este rincón norteño ofrece múltiples castillos con los que naturaleza y hombre han resguardado los tesoros de esta comarca burgalesa

Foto: El Valle de Tobalina ofrece abundancia, costumbres y pintoresca belleza

Alejado del bullicio de playas y ciudades vacacionales españoles se encuentra un paisaje natural paradisíaco, fértil y generoso, un paso estratégico en la comunicación entre la Meseta y el Cantábrico desde la época de los romanos, y hoy, una verdadera joya para los amantes de la naturaleza, el senderismo y los deportes de aventura.

Trajes tradicionales de las tobalinenses.
Trajes tradicionales de las tobalinenses.

En una rica y frondosa franja de tierra de 22 kilómetros de largo y dos de ancho, situada entre los Montes Obarenes y la sierra de Arcena, se encuentra esta comarca burgalesa, hogar de 1.033 habitantes repartidos en 35 pequeños pueblos centenarios, gente trabajadora que vive y venera la tierra, en un entorno de casas y calles empedradas, vigiladas por torres y castillos medievales. Lo flanquean varios parques naturales. El principal, el de los Obarenes, con una rica flora y fauna en la que coinciden bosques de pinares con otros de hayas y encinas, enebros y madroños, con tomillos y espliegos que se pueden admirar gracias a los más de 100 kilómetros de senderos delimitados, señalizados y mantenidos por la Junta de Castilla y León.

Girasoles, Valle de Tobalina, Burgos, España
Girasoles, Valle de Tobalina, Burgos, España

La tupida flora que se ciñe a las laderas de los Obarenes y de los escarpados montes de la sierra de Arcena es hábitat de 128 especies de invertebrados. Corzos, jabalíes, nutrias, gatos monteses y roedores de todos tipos y tamaños son observados (y muchas veces devorados) por águilas reales y perdiceras, buitres y búhos, las principales aves de rapiña de la zona, que, junto con otras 73 especies de aves, forman parte del paisaje visual y auditivo del Valle.

Un corzo se escabulle en una finca tobalinense
Un corzo se escabulle en una finca tobalinense

Los agricultores se desplazan en sus cosechadoras y tractores durante las temporadas de siembra, en otoño e invierno, y de cosecha, en verano. Sus llanos y laderas están adornados por árboles frutales preñados de manzanas, ciruelas, nueces, cerezas, peras, higos y moras, entre otras frutas, que pueden convertirse en un rico manjar mientras se camina por sus senderos. Si tiene suerte, podría irse a casa con unos cuantos botes de mermelada casera.

Un manzano en Quintana Martín Galíndez, Valle de Tobalina, Burgos, España
Un manzano en Quintana Martín Galíndez, Valle de Tobalina, Burgos, España

Las huertas familiares se pueden ver en casi todas las casas, sembradas con patatas, tomates, pimientos, lechugas, calabacines, cebollas, zanahorias, berenjenas, y otros cultivos que son parte de la dieta veraniega de los habitantes del Valle de Tobalina. ¡Un paraíso para los vegetarianos! Pero tranquilos, señores carnívoros... los tobalinenses no son vegetarianos ni mucho menos. Gracias a su rica fauna terrestre, fluvial y aérea, la caza y la pesca han formado parte de la historia de esta gente, que mantienen sus varas, carretes, escopetas, cotos y licencias de caza y pesca al día, sirven en sus mesas cocido de jabalí, perdices estofadas, careta de cerdo y chuletas de cordero. Aunque hoy existe una explotación de ganado vacuno con unas 60 cabezas, esta carne no es muy consumida en la zona.

Un tropel de niños juegan al tiro al blanco en la Plaza durante las Fiestas de la Virgen del Pilar.
Un tropel de niños juegan al tiro al blanco en la Plaza durante las Fiestas de la Virgen del Pilar.

El Pico Humión es su principal distintivo geográfico y el monte más alto de los Obarenes, con 1.434 metros de altura. Su cara sur tiene un enorme cráter abierto que para muchos representa a la Madre Tierra y a las bondades que ha vertido sobre el Valle. En una de las laderas del Pico Humión se puede seguir una calzada de la época napoleónica que evidencia el posicionamiento estratégico de Tobalina como ruta de comunicación y de abastecimiento.

Panorámica del valle de tobalina desde la sierra de aracena.
Panorámica del valle de tobalina desde la sierra de aracena.

Como una serpiente que se desplaza sin parar, el río Ebro cruza el valle a todo lo largo y ha sido una constante fuente de alimentos, entretenimiento y energía. Un nuevo embarcadero promete crear oportunidades para la navegación fluvial, un nuevo ángulo en la oferta de ocio tobalinense. Durante siglos, las riquezas de este pequeño valle estuvieron resguardadas por varias ciudades fortalezas, la más cercana, en el pintoresco pueblo de Frías. Anímese a admirar el valle desde sus murallas. Los romanos ya consideraron el desfiladero de Horadada, como un paso estratégico, y construyeron allí la Fortaleza de Tedeja, restaurada recientemente y a la que se puede acceder por un empinado camino de piedras desde Trespaderne.

Una de las vías de acceso al pueblo de quintana martín galíndez
Una de las vías de acceso al pueblo de quintana martín galíndez

La buena sombra de la Central de Garoña

Pero todas estas bellezas naturales no son las que han hecho famoso al Valle de Tobalina. En las faldas del Pico Humión se encuentra una de las infraesutrucras más grandes y sofisticadas hechas por el hombre, una Central de Fisión Nuclear Mark II de 460MW fabricada por GE, operada por Nuclenor y bautizada Santa María de Garoña por un pueblo tobalinense. La segunda planta de producción de energía nuclear española y la mayor de Europa cuando fue inaugurada en 1971, Garoña es un reactor de agua en ebullición (BWR, por sus siglas en inglés) ampliamente vendido a nivel mundial. Fue desconectada de la Red Eléctrica en diciembre de 2012, luego de 41 años de servicio, y poco después del accidente de su planta gemela en Fukushima, Japón. Su futuro es incierto.

La Central Nuclear Santa María de Garoña
La Central Nuclear Santa María de Garoña

Garoña ha estado en el centro de la vida de este valle del norte de España durante más de 45 años, desde que en 1965 Nuclenor eligiese a GE para la construcción del reactor y al Valle de Tobalina como su sede. Su chimenea compite en altura con los más atos cipreses. Pero Garoña ha sido un árbol que ha dado una muy buena sombra a los habitantes del Valle. El mismísimo Franco visitó este recóndito valle burgalés cuando la inauguró oficialmente. 

Gerardo Arrieta, agricultor del Valle de Tobalina
Gerardo Arrieta, agricultor del Valle de Tobalina

Gerardo Arrieta, de 68 años, agricultor y miembro de una de las más tradicionales familias tobalinenses, recuerda bien ese momento tomando un vino con su cuadrilla en el centenario Casino El Progreso Tobalinés. “Garoña ya llevaba seis meses operando cuando vino Franco a inaugurarla. Llegó desde Miranda por el desfiladero de Sobrón. Fuimos todos a verlo, nos dieron banderas y hubo una gran algarabía”, cuenta Gerardín, como le conocen todos sus amigos. 

Arrieta trabajó en varias ocasiones en la Mark II de GE. Durante su construcción fue subcontratado para reparar uno de los diques de contención en el Ebro, vital para alimentar a la sedienta Garoña. También trabajó en ella cuando estuvo detenida cuatro meses por mantenimiento en 1984. “En esa época sí que se ganaba dinero de verdad. Los sueldos eran excelentes. Pagaban del orden de 200.000 de las antiguas pesetas al mes. ¡La agricultura no dejaba eso!”, enfatiza Arrieta. 

El ex-alcalde del Valle de Tobalina Rafael González, de amarillo, junto a su cuadrilla.
El ex-alcalde del Valle de Tobalina Rafael González, de amarillo, junto a su cuadrilla.

Al igual que Gerardo Arrieta, casi todas las familias habitantes del Valle de Tobalina tienen uno o dos miembros dedicados a mantener y proteger esta impresionante infraestructura. Y esto ha repercutido sobre el nivel de formación y profesionalidad de su fuerza laboral. Como es el caso de Rafael González, el alcalde saliente, quien todavía trabaja en Garoña como instrumentalista, responsable de que todos los instrumentos del enorme panel de control de la Mark II funcionen a la perfección. Una función vital. ¡No vaya a ser que un calentón pase desapercibido! 

Vista del pueblo de San Martín de Don, Valle de Tobalina, Burgos, España
Vista del pueblo de San Martín de Don, Valle de Tobalina, Burgos, España

La agricultura fue hasta 1965 la principal actividad económica de la zona, donde domina la Cooperativa Agro Tobalinesa, parte del Grupo de Bureba-Ebro que agrupa a cinco cooperativas. Sus 45 socios, y algunos agricultores independientes, producen unas 17.000 toneladas anuales de trigo, principalmente para pienso. La cebada y el girasol son los otros dos cultivos importantes, que entre ambos, se acercan el volumen del trigo. La explotación agrícola ofrece una ventaja adicional a la económica: la visual. El azul intenso del cielo, las múltiples tonalidades de verdes de los bosques, los amarillos de los girasoles y los campos de trigo y cebada peinados por las cosechadoras se asemejan a paisajes de Van Gogh, Cezanne o Gauguin.

 
Guardianes de la Torre de Quintana Martín Galíndez
Guardianes de la Torre de Quintana Martín Galíndez

Un futuro verde para Tobalina

Hoy, con Garoña casi camino al desguace, las autoridades del Valle de Tobalina, encabezadas por su recién electa alcaldesa Raquel González Gómez (no está relacionada con el anterior alcalde), buscan retomar la cultura y tradiciones de esta comarca burgalesa para poder dejar atrás su pasado y dependencia nuclear. En Quintana Martín Galíndez, el pueblo más importante y asiento del Ayuntamiento del Valle, la alcaldesa González nos cuenta cómo piensa lograrlo.

Quintana cuenta con todos los servicios de una gran ciudad. Un amplio ambulatorio con consultas y servicios médicos 24 horas, farmacia, carnicería, pescadería, un pequeño supermercado, una escuela con 50 alumnos, un casino, tres restaurantes, un hostal, un asilo de ancianos, una piscina tamaño semi-olímpica y una cancha de pádel.

Algunos de los agricultores y residentes de Tobalina.
Algunos de los agricultores y residentes de Tobalina.

“Nuestro principal objetivo es repoblar el valle y para eso ahora contamos con infraestructuras de servicio sólidas y bien financiadas, lo que nos falta es ponerlas en uso y atraer talento a nuestro valle”, nos cuenta la alcaldesa tobalinense, la segunda mujer que ha dirigido los destinos de la comarca. Un 50% de la población del valle es mayor de 60 años de edad, por lo que existe una residencia de ancianos. La alcaldesa quiere atraer gente joven y emprendedora y para ello, tiene excelentes herramientas.

El centro de desarrollo comunitario de tobalina
El centro de desarrollo comunitario de tobalina

En el Centro de Desarrollo Comunitario de Tobalina hay un gimnasio-spa completamente equipado, salas de reuniones y una sala con 20 puestos y sus respectivos ordenadores conectados a una línea de Internet de 300 MB. En el centro se creó también un área para oficinas y ocho pisos aledaños, con el fin de atraer a emprendedores. Quintana ambién tiene un polígono industrial con 10 naves de distintos tamaños, de las cuales, sólo dos han sido ocupadas.

Fabriciano Gómez Sáez y Javier Díaz Pasternac, ex jugador de la selección española de Rugby de 1999.
Fabriciano Gómez Sáez y Javier Díaz Pasternac, ex jugador de la selección española de Rugby de 1999.

Fabriciano Gómez Sáez, uno de los principales empresarios agrícolas del esta comarca y primer teniente de alcalde expresa el sentir de la gran mayoría de los tobalinenses: “Nosotros no queremos que Garoña se vaya, pero estamos de acuerdo en que, para mantenerla abierta, debe primar la seguridad". No obstante, Fausti, como le conocen, es también un realista y cree que la Mark II de GE nunca volverá a generar energía en Tobalina. Por ahora, hay que celebrar lo que Garoña les ha dado: hoy comienzan las fiestas de San Roque.

Las Fiestas del Pilar en KMG
Las Fiestas del Pilar en KMG

El pueblo está en ebullición y las fiestas, que se comienzan a calentar un jueves en la noche, se alargan durante tres días, en los todos salen con sus mejores galas a celebrar el fin de la cosecha. Las fiestas finalizan el domingo cuando autoridades y familias del pueblo hacen una peregrinación a la Ermita de San Roque, el patrono de los tobalinenses, en una colina desde la que se divisan Montejo de San Miguel y la fortaleza de Frías. Un mercadillo muy activo aporta contenido al ambiente festivo en la calle principal.

Celebración de la Eucaristía en el Ermita de San Roque.
Celebración de la Eucaristía en el Ermita de San Roque.

El verano es la época de mayor actividad del valle, pero la primavera y el otoño son las más hermosas, con temperaturas templadas que te llevan a echar de la manta para dormir a gusto, tranquilo y lejos del bullicio de las grandes ciudades. 

Durante el verano hay fiestas en cada de los 30 y tantos pueblos habitados del valle, pero las más animadas son las de la segunda quincena de agosto y la primera de septiembre en Quintana.

 

Mapa del Valle de Tobalina, Las Merindades, Burgos, Castilla y León, España
Mapa del Valle de Tobalina, Las Merindades, Burgos, Castilla y León, España

 

Cómo llegar: 
Por la A1: 
Sigue por E-5/A-1 y AP-1 hacia CL-632 en Castilla y León. Toma la salida 3 desde AP-1. 2 h 34 min (287 km)
Sigue por N-I, BU-504 y BU-530 hasta tu destino. 52 min (46,8 km)

Por la N-110 y A1
Sigue por A-6, AP-6 y AP-61 hacia Castilla y León. Toma la salida 88 desde AP-61. 47 min (82,2 km)
Toma E-5/A-1 desde N-110. 42 min (59,1 km)
Sigue por E-5/A-1 hacia CL-632. Toma la salida 3 desde la AP-1.  1 h 31 min (180 km)
Sigue por N-I, BU-504 y BU-530 hasta tu destino. 52 min (46,8 km)

 

Hay casas rurales esparcidas por todo el valle. Una de las mejor restauradas está en Herrán.
Hay casas rurales esparcidas por todo el valle. Una de las mejor restauradas está en Herrán.

 

Dónde quedarse:

Hostal Valle de Tobalina 16-32 personas
30,00 € persona/noche
Quintana Martín Galíndez

Centro de Turismo Rural Colas 2-28 personas
28,00 persona/noche 
Montejo de Cebas

Casa Rural El Horno I y II 6-14 personas
20,31 € persona/noche 
Quintana-María

Casa Rural El Tejo, 4 plazas 
26,25 € persona/noche
Pedrosa de Tobalina

La Era de Avelino 2-6 plazas
22,50 € persona/noche
Quintana-Maria

Albergue Valle de Tobalina, 50 plazas
20 € persona/noche
Quintana Martín Galíndez

El Balcón Tobalines, 16 plazas
18 € persona/noche 
Valle De Tobalina

Dónde comer en Quintana:

Bar Restaurante La Taberna

Restaurante Las Piscinas

Restaurante del Hostal

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios