Así confirmas que adelgazas sin tener que subir a una báscula
  1. Estilo
  2. Ocio
¿Adelgazar o perder peso?

Así confirmas que adelgazas sin tener que subir a una báscula

Hay muchas señales a las que podemos estar atentas y que nos ayudarán a cerciorarnos de que estamos adelgazando y no, no tienen nada que ver con la báscula

placeholder Foto: Señales de que adelgazas sin subirte a la báscula. (i yunmai para Unsplash)
Señales de que adelgazas sin subirte a la báscula. (i yunmai para Unsplash)

Todo aquel que se haya propuesto adelgazar alguna vez ha descubierto que las básculas no siempre son sinceras. Nos centramos tanto en alcanzar un número concreto, un peso determinado, que no siempre somos conscientes de que adelgazar y perder peso no son lo mismo. Por eso no es mala idea conocer algunos trucos que nos ayuden a darnos cuenta de que efectivamente, estamos alcanzando nuestros objetivos.

Conviene dejar claro que, aunque sea una forma simplificada de verlo, adelgazar no siempre es sinónimo de mejorar nuestra salud, por ejemplo cuando usamos dietas extremas; adelgazar de una forma saludable, con el apoyo de profesionales que se encarguen de que el proceso sea el adecuado, teniendo en cuenta nuestras necesidades individuales y valorando factores externos e internos, es una mejor forma de hacerlo.

placeholder Confirma que adelgazas sin subirte a la báscula. (Social.Cut para Unsplash)
Confirma que adelgazas sin subirte a la báscula. (Social.Cut para Unsplash)

En determinadas ocasiones apostamos por dietas restrictivas, que nos ayudan a lograr una gran pérdida de peso en muy poco tiempo, esto suele ser porque lo que perdemos son líquidos y músculo, no grasa, que suele ser nuestra intención cuando tomamos la decisión de cambiar de vida, apostando por una alimentación más saludable y aumentando nuestra actividad física, dejando de lado el nocivo sedentarismo.

La báscula, por lo menos las tradicionales, en ocasiones puede ser engañosa. Dependiendo de la hora del día que sea, de lo que hayamos comido y una gran cantidad de factores, el número que nos muestran puede resultar decepcionante, sin ser en realidad certero. Este es uno de los motivos que han llevado a que las básculas más modernas e inteligentes cada vez nos aporten más parámetros diferentes y nos dan una información más detallada.

placeholder Confirma que adelgazas sin subirte a la báscula. (Alan KO para Unsplash)
Confirma que adelgazas sin subirte a la báscula. (Alan KO para Unsplash)

También puede suceder que, llegado a un punto de nuestro nuevo plan veamos cómo no solo no bajamos de peso -según la báscula- sino que además está aumentando. Esto, que puede suponer un duro golpe para muchas personas cuyo único baremo sea la báscula, es más habitual de lo que parece y uno de los motivos puede ser que hayamos comenzado a perder grasa y desarrollar músculo, este último pesa más por lo que el número que nos muestra la balanza será mayor.

Por eso no es mala idea emplear sistemas alternativos que nos ayuden a cerciorarnos de que, efectivamente, estamos adelgazando. Algunos de ellos son más que evidentes y el primero que queremos señalar es la ropa. Este es el primer indicativo de que nuestra figura ya no es la misma, los pantalones nos quedan más grandes y las cinturas de las faldas ya no nos ajustan, clara señal de que el volumen de nuestro cuerpo ya no es el mismo.

placeholder Comprueba que adelgazas sin subirte a la báscula. (Bill Oxford para Unsplash)
Comprueba que adelgazas sin subirte a la báscula. (Bill Oxford para Unsplash)

Todas nos hemos quejado de un pantalón que la lavadora ha encogido por lo que fiarnos de las prendas que tenemos no es una prueba muy fiable. No te quedes con la duda y usa una cinta métrica, midiendo siempre en los mismos puntos podrás comprobar los cambios físicos que tu cuerpo está experimentando.

No nos cansamos de ver en las redes sociales fotografías en las que la gente comparte sus progresos. Esto es porque es una estupenda forma de verlos, una comparativa con suficiente tiempo de distancia (unos 10 o 15 días) hará que seas más consciente de los cambios. Aunque nos miremos todos los días en el espejo, los cambios serán menos evidentes, porque los vemos de una forma más paulatina y menos radical. Hazte fotografías cada cierto tiempo para ayudarte a ser consciente de los cambios, por supuesto no es obligatorio compartirlas en redes.

placeholder Comprueba que adelgazas sin subirte a la báscula. (Gian Cescon para Unsplash)
Comprueba que adelgazas sin subirte a la báscula. (Gian Cescon para Unsplash)

Estas son formas estupendas de confirmar los cambios en tu físico, pero no son los únicos que se suelen notar una vez que modificamos nuestros hábitos. Es bastante frecuente notar otros beneficios, como sentirnos más llenas de energía, con mejor ánimo y con mayor vitalidad, sentirnos más motivadas y menos cansadas a lo largo del día, lo que nos ayuda a seguir por la senda marcada y mantenernos más activas. También pueden reducirse dolores musculares y cambios estéticos como una piel perfecta y más luminosa o un pelo más brillante.

Hay tantos factores que influyen sobre nuestro peso que confiar solamente en el número que nos devuelve la báscula no parece muy buena idea. Por eso no dudes en ponerte en las menos adecuadas, seguir los consejos de los profesionales y, sobre todo, consultar con ellos cualquier duda que te pueda surgir durante este proceso, que no siempre es sencillo.

Adelgazar Adelgazamiento
El redactor recomienda