Logo El Confidencial
primeras declaraciones de la mujer de pedro sánchez

Begoña Gómez: "Tengo intención de mantener la vida que he hecho siempre"

Se acabaron las primeras damas huidizas. Adiós al estilo Viri o al de Sonsoles Espinosa. La mujer de Pedro Sánchez está dispuesta a ser la Michelle Obama española

Foto: Begoña Gómez durante la cena solidaria. (Cordon)
Begoña Gómez durante la cena solidaria. (Cordon)

Begoña Gómez, la mujer del presidente Pedro Sánchez, fue la invitada principal en la cena benéfica organizada por el doctor Pedro Jaén en el palacete Fortuny, propiedad del empresario Javier Merino, que cedió las instalaciones. La modelo Bar Refaeli fue otra de las protagonistas que acudió sin cobrar caché

El fin de la fiesta solidaria era recaudar fondos para el proyecto Albinos en Tanzania, que lidera Jaén, jefe del servicio de Dermatología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Desde que su marido ganó la moción de censura y fue proclamado presidente del Gobierno, Begoña no había asistido a ningún acto de estas características. Y esta vez quiso apoyar la iniciativa aceptando la invitación. Llegó sola y en todo momento mantuvo la cercanía con el resto de invitados.

Lea aquí: Todos los detalles del look repetido de la reaparición de Begoña Gómez

Eligió para esa noche un estilismo discreto. Vestido entallado en color negro, nada de joyas, melena al aire muy al estilo de la primera dama argentina, Juliana Awada. Como es alta, no necesita subirse a stilettos y así pudo aguantar de pie hasta que comenzó la cena. A diferencia de su antecesora Elvira Fernández, mujer de Mariano Rajoy, que no era muy dada a mantener conversaciones con desconocidos más allá de hola y adiós, Begoña Gómez es todo lo contrario. Es sociable, habladora y mantuvo con Vanitatis una conversación personal y distendida. Su magnetismo casi eclipsó a la mismísima Rafaeli, madrina del evento.

La cuenta de Instagram de sus hijas

Confirmó que no le ha resultado complicado el traslado de domicilio del piso en una urbanización en Pozuelo de Alarcón al palacio de la Moncloa. “Fue un cambio muy rápido y precipitado, pero ya hemos pasado el periodo de adaptación”. Contaba que en un primer momento lo principal era que las hijas se acoplaran a su nuevo domicilio: “Hemos tenido suerte porque ha coincidido con el final de curso y por lo tanto no ha afectado en nada a su rendimiento escolar. Para ellas va a ser una experiencia enriquecedora. Tienen 13 y 11 años y es más fácil acomodarse que si tuvieran 16 y quisieran salir por su cuenta”.

Explicaba que “aún están en esa edad que se conforman con ir al cine o al burguer con sus amigas. Lo normal a esas edades. Me preocupa más el tema de las redes sociales y el peligro para niños y adolescentes”. Contaba cómo no hubo quorum cuando su hija mayor le planteó que quería tener ya su cuenta de Instagram: “Creo que aún es pequeña y por lo tanto el tema se aparcó para más adelante. Vamos ganando tiempo al tiempo”.

Begoña Gómez estudió marketing y trabaja en una empresa de captación de fondos para ONG. De ahí su relación con el proyecto del doctor Jaén, al que conoció tras recibir un libro donde se explicaba el drama de los albinos en Tanzania. “Me impresionó mucho”. Aseguró también que “tengo intención de seguir trabajando y por supuesto mantener la vida que he hecho siempre”. Aún no sabe muy bien la fecha concreta para iniciar con su marido y las hijas las vacaciones: “Dependerá de cómo vayan las cosas. La verdad es que estoy deseando”. Una de las cosas que también tiene muy clara es que no será un florero: “Creo que puedo ayudar y dar visibilidad a cuestiones solidarias”. Y remató la conversación anunciando que al día siguiente, jueves, acudiría al Auditorio Nacional para apoyar a la fundación GMP y su concierto Dreamers.

Cristina Yanes, Begoña García Vaquero, Benedetta Poletti y otras asistentes al acto solidario.
Cristina Yanes, Begoña García Vaquero, Benedetta Poletti y otras asistentes al acto solidario.

De Enrique Ponce a Cristina Yanes

La noche solidaria sirvió para dar visibilidad a un drama con poca visibilidad. Como explicaban los organizadores, “cada año mueren asesinados o son discriminados por ser albinos cerca de un centenar de personas. Una cifra a la que habría que añadir las personas con estas características biológicas que mueren por cáncer de piel antes de cumplir los 30 años. Jaén y su equipo viajan dos veces al año a Tanzania para tratar esta enfermedad y ayudar y dar cobertura vital a los albinos”.

Entre los muchos invitados que quisieron participar en el proyecto XP Tanzania, estaban Javier Merino y su novia, la abogada Beatriz Grande, Begoña García Vaquero y sus sobrinas Micaela y Lucía, Lola Herrera, la cara visible del hospital Ramón y Cajal, Paloma Lago, Enrique Ponce, que cedió un capote para la subasta, la joyera Cristina Yanes, Juan Peña y Sonia González, los duques de Terranova, Luján Arguelles, Ignacio Calderón, Rocío de la Campa y Fernando Candela

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios