Logo El Confidencial
un toro casi salta al burladero

El gran susto de Ágatha Ruiz de la Prada y Luis Miguel Rodríguez en Las Ventas

Ella se llevó un susto monumental al ver al morlaco que, de un inesperado brinco, casi alcanza los terrenos desde donde seguían el transcurso de la corrida

Foto: La pareja, durante la corrida de este domingo. (EFE)
La pareja, durante la corrida de este domingo. (EFE)

Este domingo, Ágatha Ruiz de la Prada y Luis Miguel Rodríguez se llevaron un buen susto en la plaza de toros de Las Ventas. Mientras contemplaban una corrida desde el burladero, un toro hizo el amago de saltar hacia ellos. Fue solo un momento, pero las imágenes son lo suficientemente ilustrativas y llamativas como para notar la magnitud del momento, ya que no es tan habitual ver a famosos en Las Ventas en esta época del año. Que un rostro vip se deje ver por la plaza madrileña en el mes de mayo es lo habitual, cuando el ciclo de San Isidro tiene lugar en la que está considerada la plaza de toros más importante del mundo, la Monumental de Madrid. La Feria de San Isidro es un buen escaparate social, porque el espectador casual ve a quien quiere ver y también te ven si es lo que pretendes. De hecho, las crónicas de ambiente isidriles no tienen desperdicio: políticos, actores, cantaores, escritores, artistas, periodistas y un largo etcétera las suelen llenar de color.

[LEER MÁS: Todo sobre el cumpleaños de Ágatha Ruiz de la Prada y el regalo sorpresa de su novio]

Secuencia completa del incidente. (Constante Rodríguez Díaz)
Secuencia completa del incidente. (Constante Rodríguez Díaz)

Sin embargo, es difícil ver a alguien con ese perfil asistiendo a un festejo de temporada venteño cualquier otra tarde del año, cuando los diestros que componen la terna no suelen tener eco mediático. Aunque a veces nos llevamos la sorpresa y entre el público asistente se puede ver a alguien del cuore, como algún verano hemos visto a un Pedro Almodóvar pasando desapercibido sentado en un tendido para ver torear a algún torero de su gusto. Eso ocurría este domingo con otros personajes del corazón. El cartel estaba formado por tres toreros modestos pero buenos: Sánchez Vara, Javier Cortés y Thomás Dufau, quien paseó la única oreja concedida por el palco. Allí estaban, como buenos aficionados, la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada y su pareja, el empresario Luis Miguel Rodríguez.

La pareja en una de sus primeras apariciones públicas. (EFE)
La pareja en una de sus primeras apariciones públicas. (EFE)

Los dos habían ocupado localidad en un burladero de callejón, un lugar privilegiado al que no todo el mundo puede acceder. Ambos seguían el transcurso del festejo con gran interés y con una complicidad que se manifestaba con los comentarios, palmas y sonrisas que se intercambiaban. Pero en el cuarto toro de la tarde iban a presenciar un episodio que les haría cambiar el rictus, sobre todo a la diseñadora: el animal hizo amago de saltar al callejón, justo a la altura donde Ágatha y Luismi se encontraban, llevándose ella un susto monumental al ver al morlaco que, de un inesperado brinco, casi alcanza los terrenos desde donde seguían el transcurso de la corrida.

La reacción de Ágatha fue instintiva, natural, y en pleno momento de pánico, se agarró del brazo de su novio con cierta angustia y temor. Luis Miguel, sin embargo, se mantuvo sereno, sin sobresaltos. Quizá él está más acostumbrado a este tipo de incidentes que, en este caso, se quedaron en nada.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios