Logo El Confidencial
"DEMASIADO CONFIADA"

Lucía Rivera comparte (entre lágrimas) una mala experiencia: robada en Barcelona

La hija de Blanca Romero ha subido una serie de stories en su perfil de Instagram donde relata cómo alguien se le acercó mientras ella estaba descuidada

Foto: Lucía Rivera. (Pepe Lobez)
Lucía Rivera. (Pepe Lobez)

Lucía Rivera, la hija de Blanca Romero y Cayetano Rivera, acaba de pasar por una muy mala experiencia, según ella misma relata, por ser demasiado confiada e ir a los sitios sola y sin tomar medidas de precaución.

Con la voz entrecortada y los ojos llorosos, la influencer ha subido una serie de vídeos en su cuenta de Instagram donde comparte una mala experiencia que ha vivido en Barcelona, ciudad en la que se hallaba y en la que estaba a punto de encontrarse con unos amigos para cenar cuando sufrió un robo.

Vengo a contaros una desgracia, pero así me libero un poco por dentro y a lo mejor lo asimilo mejor si lo cuento por aquí. Y así lo sabéis y os reís un poco... Bueno, o no...”. Así comienza Lucía su relato, intentando contener las lágrimas y superar una situación que la ha dejado con un poco 'shockeada', como ella misma explica.

En una serie de vídeos, la modelo explica cómo estaba a punto de irse a cenar con unos amigos cuando se dio cuenta de que no tenía suelto, así que decidió buscar un cajero. Consultó en su móvil con Google Maps y tomó la dirección que le indicaba por la zona de la Universidad Pompeu Fabra.

“Cuando llego no hay cajero, y yo triste y enchinada porque había caminado 20 minutos y ya llegaba tarde a la cena porque me estaban esperando”, continúa el relato. “Paso por debajo de un puente y me cruzo con un chico que se queda mirando para mí. Pero yo, como soy tan despistada, pues iba haciendo selfies… Sigo de frente, a mi bola, y para cuando me doy cuenta lo tengo aquí -dice señalándose el hombro- y me quita el móvil corriendo. Fue un movimiento supersuave y delicado. No me hizo daño y echa a correr”.

 Un momento de su relato. (RR.SS.)
Un momento de su relato. (RR.SS.)

Es entonces cuando la joven se queda entre asustada y sorprendida por lo rápido que se producen los acontecimientos. “Me di cuenta de que tenía el bolso abierto y me quedé en shock pensando: 'Me están robando el móvil en mi cara'. Eché a correr detrás de él como 100 metros y le podía haber alcanzado pero me dio un poco de miedo y pensé que mejor que se fuera. Y me fui a la cena con una depresión grande llorando”.

El móvil era nuevo. Apenas tenía un mes, pero eso era casi lo de menos comparado con el gran susto que se llevó.

Al final del relato, Lucía se dirigía a toda esa gente que ha estado llamándola preocupada porque no sabían nada de ella: “Un aviso para los que estáis llamando. Que no estoy desaparecida ni secuestrada. Que estoy bien, que ya he llegado en casa por fin”. Y de paso enviaba un consejo: “Os quiero decir que sepáis dónde vais cuando vais, que no os fiéis de Google porque no encontré el cajero y que no llevéis el bolso abierto ni vayáis haciendo el estúpido con el móvil”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios