Ana Rosa se despide de Álex Lequio con una emotiva carta: "Eres uno de los nuestros"
  1. Famosos
EN DIRECTO

Ana Rosa se despide de Álex Lequio con una emotiva carta: "Eres uno de los nuestros"

Citando 'Mortal y rosa', de Umbral, y recordando su valentía y coraje, Ana Rosa ha hecho su particular homenaje a este niño que vio crecer

Foto: Ana Rosa Quintana, en una imagen de archivo. (Getty)
Ana Rosa Quintana, en una imagen de archivo. (Getty)

Con un nudo en la garganta y los sentimientos a flor de piel: así ha arrancado esta mañana Ana Rosa Quintana el monólogo con el que cada día comienza su programa matinal. Un programa hoy más duro de comenzar que nunca tras el triste fallecimiento hace apenas 24 horas del hijo de su amigo y compañero Alessandro Lequio. Álex abandonaba su lucha contra el cáncer a sus tan solo 27 años dejando a sus padres y a todas las personas que le quisieron, como Ana Rosa, rotas de dolor.

[LEER MÁS: Muere Álex, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, a los 27 años]

Por ese motivo, y a pesar de las dificultades para hacerlo por su implicación sentimental, Ana Rosa no ha querido dejar pasar la oportunidad de consolar a unos padres consternados por este terrible desenlace y ha emocionado con sus palabras a todos los que estábamos al otro lado de la pantalla dedicando como arranque de su matinal una emotiva carta de despedida a Álex Lequio.

Citando 'Mortal y rosa', de Umbral, y recordando la valentía y el coraje del hijo de Ana Obregón durante los tres largos años de lucha incansable contra esta enfermedad, igual que hacía ayer Ramón García, ha mostrado de nuevo la crueldad de esta enfermedad.

Carta de Ana Rosa Quintana

Hoy, me van a permitir que hable de una persona especial: el hijo de nuestro compañero Alessandro Lequio. “A través de la eternidad, brillaremos juntos”, ese es el último mensaje que mandaba Álex Lequio y lo hacía a través de sus redes sociales junto a una foto con su prima Celia. En esa foto tenía tan solo tres años y le quedaba aún mucho por vivir. El mensaje ahora suena como un eco, como una despedida, como un viaje hacia la eternidad a sus 27 años después de tres años de larga lucha contra el cáncer. 

En el año 2017, los padres con hijos fallecidos de cáncer comenzaban una campaña porque existe la palabra huérfano para quien pierde a sus padres y la palabra viudo para quien pierde a su pareja, pero no existe en ningún idioma del mundo una palabra que defina a los padres que pierden a un hijo. Pidieron a la RAE que buscara esa palabra pero aún no la han encontrado, porque perder a un hijo es un hecho inconcebible para el ser humano.

Pero en estos tiempos tan difíciles del coronavirus, solo nos queda eso, las palabras. Más para las personas creyentes que son sus padres. Por eso, queremos despedirnos de los nuestros como se merecen, porque tú Alex eres uno de los nuestros. 

Paco Umbral escribió al perder a su hijo un libro maravilloso que se llama ‘Mortal y rosa’ y decía: “Estoy oyendo crecer a mi hijo”, y nosotros, Álex, te hemos te hemos visto crecer. Eras mucho más que aquel niño que mordía los micrófonos, luego se convirtió en un jovencito que unió a sus padres, un hombre solidario que organizaba actos incluso cuando estaba malito, una persona que nunca dejaba de sonreír, un optimista cargado de coraje que no dejaba de animar a sus padres incluso en los peores momentos. Un gran ser humano que quiso a sus hermanos Clemente y Ginevra, a sus amigos, a sus padres… 

Unos padres que han permanecido junto a ti hasta el último momento y a tus padres les decías el año que cumpliste 18 “la cercanía que tenemos los tres es tan fuerte que no hay acontecimiento sobre la faz de la tierra, ni siquiera una guerra nuclear que pueda unirnos más” y qué razón tenías, Álex. Nunca hubieras podido imaginar lo que vendría después. No fue una guerra nuclear, fue una pandemia mundial, pero ni siquiera esta plaga logró separaros. 

Ana, tú siempre estuviste a su lado, dedicaste a él toda tu vida; Alessandro, mi querido compañero, os quisisteis tanto. Cuándo vamos a poder abrazarnos, no lo sé, pero os daré el abrazo que ahora os mando desde aquí. El mío y el de todos los compañeros. Y quedémonos con el recuerdo porque como decía Umbral de su hijo: “Está vivo en mí lo que está vivo de ti, el recuerdo”. 

Descanse en paz.  

Alessandro Lequio Ana Rosa Quintana Ana Obregón
El redactor recomienda