El impacto de Pablo Alborán y otras seis noticias cruciales para el colectivo LGBTI
  1. Famosos
ESPECIAL ORGULLO GAY 2020

El impacto de Pablo Alborán y otras seis noticias cruciales para el colectivo LGBTI

El pasado 17 de junio, el cantante malagueño daba un paso trascendental que ha tenido una enorme repercusión en todos los ámbitos de la sociedad

Foto: Pablo Alborán. (EFE)
Pablo Alborán. (EFE)

Cuando el pasado 17 de junio el cantante Pablo Alborán decidió salir del armario, dio un paso trascendental porque, según sus propias palabras, "necesito ser un poquito más feliz de lo que era". Esta noticia irrumpía en pleno proceso de preparación del especial LGBTI que cada año publicamos en Vanitatis y que fue galardonado con el Premio Internacional de Periodismo Pedro Zerolo en 2015. El cantante malagueño, de 31 años, irrumpía de manera natural en otras entrevistas de los reportajes que estábamos preparando por el gran impacto transversal de sus declaraciones.

Arnau Ramírez, miembro del PSC, manifestaba que "es importante que haya referentes en la política, en la prensa, en el deporte, en la justicia, en todos los ámbitos de la sociedad y sobre todo en los que son referente para la gente joven. Que la gente diga que es LGBTI puede ayudar y Pablo Alborán es un ejemplo muy reciente de eso". Unas palabras suscritas por miles de personas anónimas que han mostrado su apoyo inquebrantable al cantautor, al igual que compañeros de profesión y del medio artístico, como Ricky Martin, con quien grabó la canción 'Quimera' y que vivió un proceso similar hace una década: "¡Bravo, hombre valiente! La vida es muy corta para vivirla a medias. Son muchas las almas que pasan por esta vida sin llegar a aceptar su naturaleza y eso es triste".

En los primeros seis meses de este 2020 ha habido numerosas noticias de gran alcance que afectan de lleno a la comunidad LGBTI, no todas desgraciadamente positivas, pero nosotros vamos a subrayar seis que tienen una particular trascendencia a nivel sociológico y que evidencian los cambios que se están produciendo hacia una igualdad de derechos y una inclusión definitiva. Su orden de exposición, por cierto, no supone una jerarquización de su importancia.

La campaña reivindicativa de Correos

El pasado 18 de junio, la empresa pública puso a la venta un sello con la bandera del arcoíris con motivo del Día del Orgullo Gay. A fecha del día 22 se habían vendido 12.874 unidades al precio de un euro, según informaba la agenda Roman Reputation Matters, encargada de la campaña. También salían a la venta unos packs que incluían no solo el sello, sino también la bandera, una postal prepagada y un abanico (costaban 12 euros, se agotaron), lo que ha elevado los ingresos a más de 16.000 euros. El sello, por cierto, tiene un fuerte valor reivindicativo al hacer alusión directa al Pasaje Begoña, en Torremolinos (Málaga), que el año pasado fue declarado Lugar de Memoria Histórica y cuna de los Derechos y Libertades LGBTI.

placeholder El sello arcoíris de Correos. (EFE)
El sello arcoíris de Correos. (EFE)

Esta campaña, que supone un enorme paso por parte de Correos en la reivindicación del colectivo, ha estado acompañada por otras acciones: se vinilaron 9 buzones (164 €/buzón), 5 vehículos (1.275 €/furgoneta) y una oficina (2.500 €), lo que ha supuesto una inversión de 10.351 euros. Estos gastos han sido el argumento que Santiago Abascal utilizó para desacreditar la campaña, al considerar que había otras prioridades que atender, lo que llevó a diversos líderes políticos a pronunciarse contra el presidente de Vox. En conversación con Vanitatis, el diputado socialista Felipe Sicilia aseguró que "lo único que han hecho es pintar algunos buzones y xerigrafiar algunos vehículos con la bandera que identifica al colectivo. Vox lo ha criticado y ha puesto el grito en el cielo por dar ese apoyo a un colectivo que sigue necesitándolo. Si criticas lo de los buzones, cuánto te puede molestar que hagamos nuestra vida con dignidad y libertad".

J. K. Rowling y la transfobia

La autora de la saga de Harry Potter ha vuelto al centro de la polémica hace solo unas semanas al ser acusada de tránsfoba (y no ha salido muy bien parada), pero no es la primera vez... En marzo de 2018, Shon Faye, una periodista trans, cuestionaba a la escritora que le hubiera dado like a una publicación en Twitter en la que arremetía contra las mujeres trans con la expresión "hombres ataviados con vestidos". En diciembre de 2019 apoyaba públicamente a Maya Forstater, una investigadora que fue despedida por su empresa tras haber realizado comentarios ofensivos contra la comunidad trans en su perfil de Twitter. "Vístete como desees. Usa el nombre que más te guste. Acuéstate con cualquier adulto que quiera también tener sexo contigo. Vive la mejor vida posible en paz y con seguridad. ​Pero ¿forzar a las mujeres a que dejen sus trabajos por decir que el sexo (biológico) es una cuestión real?", señalaba la autora británica.

Estas afirmaciones no han caído en el olvido cuando este mismo mes de junio J. K. Rowling hacía un comentario irónico en respuesta a un artículo que se titulaba 'Creando un mundo más igualitario poscovid-19 para la gente que menstrúa'. "Personas que menstrúan. Estoy segura de que solía haber una palabra para esas personas. Que alguien me ayude. ¿Wumben? ¿Wimpund? ¿Woomud?", apuntaba sardónica. La polémica no acabó ahí y ante las críticas reacciones en las redes sociales, sus respuestas fueron haciéndose cada vez más enrevesadas: "Si el sexo no es real, no puede haber atracción entre las personas del mismo sexo. Si el sexo no existe, la realidad vivida por las mujeres se borra de manera absoluta. Conozco y quiero a gente trans, pero borrar el concepto de sexo elimina la capacidad de muchas personas de dialogar de una manera significativa sobre sus vidas. No es odio manifestar la verdad".

placeholder J.K. Rowling. (EFE)
J.K. Rowling. (EFE)

Para defenderse de las críticas, recurrió al clásico 'algunos de mis mejores amigos son gais' y declaró haber leído literatura científica sobre las personas transgénero, sin entrar en más pormenores. Días después, en un extenso post en su blog subrayaba su derecho a ejercer la libertad de expresión y desvelaba que había sido víctima de malos tratos domésticos y que había sufrido una agresión sexual. En esas circunstancias en las que su imagen pública era cuestionada, le daban la espalda los protagonistas de la adaptación cinematográfica de la saga de Harry Potter, Daniel Radcliffe y Emma Watson, quien aseguraba que "las personas trans son quienes dicen que son y se merecen vivir sus vidas sin ser constantemente cuestionadas o escuchando que no son quienes son".

Durante la elaboración de este especial, preguntamos a la actriz Daniela Santiago, que da vida a la Veneno en la serie de Atresmedia dirigida por los Javis, qué opinaba de estas controvertidas afirmaciones de la escritora y también del fenómeno TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist), feministas radicales que excluyen a las mujeres trans de este movimiento: "Les recomendaría a todas que se pusieran en mis zapatos y que anden todo lo que yo he andado. Que superen todo lo que yo he superado. Les diría que ser mujer es mucho más que una palabra. Y que serlo es mucho más que tener una vagina".

El matrimonio gay llega a Costa Rica e Irlanda del Norte

El número de países en los que las personas del mismo sexo pueden casarse sigue creciendo, y este año hay que añadir Costa Rica a la lista, una decisión que ya había sido tomada cuando la Sala Constitucional determinó en 2018 que la prohibición de las uniones homosexuales eran contrarias a la Carta Magna, pero no entró en vigor hasta el 26 de mayo de este año. Y ese mismo día a las doce y un minuto de la noche fueron dos mujeres, Dunia Araya y Alexandra Quirós, las que ejercieron ese derecho, en una boda por videoconferencia a consecuencia de las medidas pertinentes de distanciamiento social por la pandemia del coronavirus. El año pasado, la cantante Mónica Naranjo encabezó el desfile del Día del Orgullo para celebrar, con antelación, este gran avance legislativo.

[LEE MÁS. Mónica Naranjo: "Lo normal es que no te pregunten si estás con un chico o con una chica"]

El matrimonio igualitario es legal en Inglaterra, Gales y Escocia desde 2014, pero no lo ha sido en Irlanda del Norte hasta el pasado 13 de enero, cuando se ponía fin a un proceso de legalización que había empezado el pasado 21 de octubre, una vez superadas numerosas trabas legales auspiciadas por el Partido Unionista Democrático. De esta forma, todos los territorios del Reino Unido están en igualdad de condiciones. La primera pareja en ejercer este derecho la forman dos mujeres residentes en Belfast, Robyn Peoples y Sharni Edwards.

placeholder Mónica Naranjo, el en Gay Pride de Costa Rica el año pasado. (EFE)
Mónica Naranjo, el en Gay Pride de Costa Rica el año pasado. (EFE)

En Suiza también acaba de darse un importante paso en ese sentido. El Consejo Nacional, la Cámara Baja, aprobó el pasado 11 de junio por 132 votos a favor y 52 en contra un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ahora tendrá que ser debatido en el Consejo de los Estados, la Cámara alta. Si supera los trámites parlamentarios, sus opositores, la Unión Democrática del Centro (UDC) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), planean someterlo a referéndum. De momento, las parejas del mismo sexo pueden recurrir desde 2007 a uniones civiles que otorgan menos derechos de los que pueden hacer uso los heterosexuales que sí pueden casarse.

En cuanto al mapa de los países en los que el matrimonio gay está vigente, además de los territorios recién añadidos, debemos destacar que en Europa es legal en Holanda (2001), Bélgica (2005), España (2005), Noruega (2009), Suecia (2009), Portugal (2010), Islandia (2010), Dinamarca (2012), Francia (2013), Reino Unido (2014), Luxemburgo (2015), Irlanda (2015), Finlandia (2017), Malta (2017), Alemania (2017), Eslovenia (2017) y Austria (2018). En América es posible casarse en Canadá (2005), Argentina (2010), Brasil (2013), Uruguay (2013), Estados Unidos (2015), Puerto Rico (2015), México (2015), Colombia (2016) y Ecuador (2019). En Oceanía, en Nueva Zelanda (2013) y Australia (2017); en Asia, en Taiwán (2017), y en África, en Sudáfrica (2006).

El fútbol, la gran asignatura pendiente

Este año han sido varios los deportistas de élite que han salido del armario, pero ninguno futbolista de primer nivel... El atleta irlandés Denis Finnegan lo hacía el pasado mes de marzo y subrayaba que esperaba que esta decisión ayudara a los jóvenes que pudieran estar pensando en dar ese mismo paso y contribuir a que su vida fuera más fácil. El patinador artístico francés Guillaume Cizeron publicaba una extensa carta el pasado mes de mayo en la que denunciaba la homofobia que había sufrido desde niño y el trabajo psicológico que seguía haciendo para superarlo del todo. Además, el nadador canadiense Markus Thormeyer hacía pública su homosexualidad en febrero y destacaba que era una gran peso para él haber mantenida oculta su orientación sexual por miedo al rechazo: "La vida es mucho mejor cuando aceptas quien tú eres", confesaba.

placeholder Gabriella Papadakis y Guillaume Cizeron, medalla de oro en el Campeonato del Mundo de Japón en 2019. (EFE)
Gabriella Papadakis y Guillaume Cizeron, medalla de oro en el Campeonato del Mundo de Japón en 2019. (EFE)

El jugador de baloncesto argentino Sebastián Vega desvelaba que era gay en febrero: "“Hay que romper el tabú y demostrar que se puede ser gay y deportista profesional. Si jugué durante 15 años y nunca hubo un comentario negativo sobre mí, ¿por qué debería cambiar ahora?". Unas declaraciones que llegaban después de las de su compatriota Nicolás Fernández, portero del General Belgrano de Santa Rosa de La Pampa, un modesto equipo de fútbol que desarrolla su actividad en la quinta división del país. Aun así, su ejemplo puede abrir el camino a jugadores de categorías superiores. El deportista contó a 'Infobae' cómo se lo había revelado a sus compañeros en el vestuario: "Estuve tres años en pareja con un chico. Esos son mis gustos. Si hay algún problema me lo dicen ahora y si no, hagamos como que no pasó nada. Nadie dijo nada. Fue así: no cambió absolutamente nada de mi relación en el vestuario".

placeholder Christian Stucki, a la izquierda, con Curdin Orlik en plena competición. (EFE)
Christian Stucki, a la izquierda, con Curdin Orlik en plena competición. (EFE)

Otro jugador de baloncesto, el chileno Daniel Arcos, también se ha convertido en pionero en su país y utilizaba Instagram para comunicarlo. También en febrero, Zach Sullivan daba un paso al frente y se convertía en el primer jugador de hockey sobre hielo del mundo en desvelar que es gay. El defensa del Manchester Storm encontró una reacción muy positiva por parte de la afición: "De ninguna manera, porque yo lo haya hecho, espero que cientos de personas lo hagan. No era ese mi propósito. Si por decirlo puedo ayudar a alguien a sentirse mejor consigo mismo y empujarle un poco más lejos en su travesía, ese sería mi objetivo. Todo el mundo es diferente, pero al final del día todos somos humanos. No importa quién eres, en lo que crees o de quién te enamoras". Otro ejemplo con un gran impacto mediático es el del luchador profesional suizo Curdin Orlik, quien se convertía también en pionero en el entorno deportivo suizo: "Soy así, no lo puedo evitar. Así es como nací. Siempre lo supe, desde que tenía 12 años", relataba el atleta, quien se ha sentido abrumado por la gran cantidad de muestras de apoyo que ha recibido desde marzo pasado.

Hollywood sale del armario

Los miembros de la comunidad LGBTI de la meca del cine salen cada vez a edades más tempranas del armario o incluso nunca llegan a estar dentro de él, lo que es un buen indicio de los avances que se han producido en una industria en la que muchos de los actores y actrices se veían obligados a llevar una marcada doble vida, algo sobre lo que se permite fantasear Ryan Murphy en la serie 'Hollywood' de Netflix, en laque recrea de manera ficticia cuán distinto pudo haber sido todo para Rock Hudson si hubiera podido ser abiertamente gay.

[LEE MÁS: Rock Hudson: abusos, chantaje sexual, sida y lo que no te cuenta 'Hollywood']

Este año han sido varios los actores que han decidido hacerse 'visibles'. La actriz Camryn Grimes, intérprete de una de las telenovelas más longevas de Estados Unidos, 'The Young and The Restless', salía del armario el pasado mes de mayo: "Soy bisexual. Mi novio también lo es y llegué a esa conclusión en mis conversaciones con él. Hizo clic... Es estúpido que no llegara antes a esa conclusión". El actor y modelo DJ Qualls, a quien recordamos por series como 'El hombre en el castillo', de la plataforma Amazon Prime, decía en enero que estaba "cansado de pensar lo que la gente pudiera pensar de mí y de preocuparme sobre lo que supondría para mi carrera".

placeholder Dominique Provost-Chalkley. (Reuters)
Dominique Provost-Chalkley. (Reuters)

La actriz británica Dominique Provost-Chalkley, en cuya carrera destacan películas como 'Vengadores: La era de Ultrón', las series 'Britannia High' y 'Wynonna Earp' (Netflix) y el musical sobre las Spice Grils 'Viva Forever!' salió del armario en febrero, y el actor J. August Richards, uno de los intérpretes de la popular serie de la Fox 'Agents of S.H.I.E.L.D', hacía lo mismo en abril y afirmaba que había sido crucial que fuera a interpretar a un homosexual en su nueva serie, 'Council of Dads', para la cadena estadounidense NBC: "Sé que no podía hacer este papel honestamente si no os comunicaba que soy gay".

La actriz y presentadora Jameela Jamil, una de las protagonistas de la serie 'The Good Place' (Netflix), se 'visibilizaba' en estos meses, al igual que Justice Smith, intérprete de 'The Get Down', disponible en Netflix, quien además hacía oficial su relación sentimental con el actor Nicholas Ashe, quien ha alcanzado una gran popularidad en televisión gracias a 'Queen Sugar'. Lili Reinhart, por su parte, fue pareja de Cole Sprouse, con quien compartió reparto en 'Riverdale' (Netflix), y pocos días después de romper, declaró que "aunque no lo había anunciado hasta ahora, soy una mujer orgullosamente bisexual". También ha salido del armario el televisivo Rick Cosnett, de la serie 'Flash', quien se ha prometido "vivir mi verdad toda mi vida".

La valentía de las nuevas generaciones

La avalancha de salidas del armario en Estados Unidos, sobre todo entre los actores de las nuevas generaciones, que llegan a públicos muy jóvenes gracias a las series de televisión, ha tenido su traslación también a España, donde es cada vez más habitual ver a artistas vivir con absoluta naturalidad su condición sexual. Un fenómeno que ya vivimos, por ejemplo, en la pequeña pantalla en formatos como 'Operación Triunfo', donde cantantes como Agoney o Ricky Merino, quien subrayaba que "me gusta ir por la vida sin filtros, ya los tuve en mi adolescencia", nunca escondieron su orientación sexual. En la edición siguiente, tres de las concursantes, Alba Reche, María Villar y Natalia Lacunza, declararon ser bisexuales, en un escaparate como este formato de Gestmusic con un público con una demografía muy joven.

Este año, una de las noticias que ha alcanzado más dimensión en este sentido es que el actor Omar Ayuso, de la serie 'Élite', de Netflix, presentara en su perfil de Instagram a su novio, el actor Alonso Díaz, con quien ya se le relacionaba desde hace tiempo. Protagonista del videoclip de 'Juro qué', de Rosalía, Omar y su pareja recibieron numerosas felicitaciones, entre otros, del actor y director Eduardo Casanova, un referente también para la comunidad. Una alegría que también comparte Carlos Montero, creador de 'Élite', en conversación con Vanitatis: "Le pasa a Omar y a muchos actores, por ejemplo de la serie 'Por trece razones'. Me asombra y me maravilla que estemos aquí ya".

El propio actor contaba en una entrevista en 'Vanidad' lo consciente que es del gran cambio sociológico que se está produciendo: "Estoy superorgulloso de mi generación. Creo que somos una generación que lo está deconstruyendo todo, que está cambiando las cosas a través de la manera de verlas, de nombrarlas y de entenderlas. (...) Que tiene una voz enorme y no tiene miedo de usarla", subrayaba.

LGTBI Pablo Alborán Santiago Abascal Ricky Martin