Irene Montero 'salta' al corazón: las razones según expertos en comunicación política
  1. Famosos
DEL MORADO AL ROSA

Irene Montero 'salta' al corazón: las razones según expertos en comunicación política

La ministra de Igualdad y número 2 de Unidas Podemos concedía una entrevista la semana pasada a la revista 'Diez Minutos', posado incluido. Analizamos qué puede haber detrás

placeholder Foto: Irene Montero. (EFE)
Irene Montero. (EFE)

La semana pasada, la ministra de Igualdad y número 2 de Unidas Podemos concedía una entrevista, posado incluido, a la revista 'Diez Minutos'. Un hecho que ha provocado un aluvión de críticas, pero que ha logrado que Irene Montero sea ‘trending topic’ de la opinión pública. Algunos hablan de una cortina de humo para diluir las informaciones sobre la caja B de su partido, pero quizá sea más una forma de llegar a un público objetivo de votantes distintos a los tradicionales de la formación morada. Vanitatis habla con una serie de expertos en comunicación política para despejar dudas.

Impensable en sus orígenes

Para Toni Aira, profesor de Comunicación Política e Institucional en la UPF Barcelona School of Management y doctor en Comunicación, el hecho de que Montero haya protagonizado una entrevista de este tipo no tendría más importancia si no perteneciera a un partido político como Unidas Podemos, que hasta hace poco se postulaba como uno de los más alternativos. “De hecho, Podemos, en ciertas ocasiones, había caricaturizado los posados de los políticos o la aproximación a los medios que hacían los políticos clásicos por sus imágenes muy pensadas y trabajadas que según ellos no se ajustaban a la verdad. Ellos preferían mostrarse en contextos más informales y auténticos”, explica.

En la misma línea de opinión, David Redoli, licenciado en Sociología con un máster en Ciencia Política por la Universidad de Georgetown y vocal y expresidente de la Asociación de Comunicación Política, califica la entrevista como “una acción de normalización por parte de Unidas Podemos de lo que hacen el resto de partidos. Pierden la esencia diferencial que les caracterizó en sus orígenes, aunque dentro del mundo de la política es normal hacer un posado, la incoherencia está entre el discurso inicial y los hechos posteriores”.

La importancia de la comunicación

Lo que sí es cierto es que la formación de Pablo Iglesias tiene claro el imprescindible papel de la comunicación en la política y actúan en consecuencia. “Ellos fueron asesores antes que políticos y saben lo que se tiene que hacer para salir en los medios y para llegar a cierto público o transmitir cierta imagen”, comenta Aira. Eso sí, no todo es positivo en acciones como esta: “Una vez entras en una dinámica de este tipo y abres ciertas puertas a ciertos medios, es difícil cerrarlas”, considera Toni Aira. “Llegarán a unos públicos que pueden que valoren esta clase de acciones, pero también puede motivar que haya votantes tradicionales que se sientan decepcionados y piensen que no les habían votado para eso. Eso sí, entiendo que con la profesionalización que desarrollan los partidos políticos, y Unidas Podemos especialmente, hayan calculado los pros y contras previamente y hayan llegado a la conclusión de que les suma más que les resta.”

placeholder Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso. (EFE)

David Redoli descarta tajantemente que se trate de una cortina de humo, como dicen las malas lenguas, que intenta llevar a un segundo plano las informaciones de la caja B del partido. “Seguramente la entrevista esté hecha con antelación y haya coincidido su publicación. No hay tanto maquiavelismo de escuadra y cartabón en la política”, zanja.

Una cuestión de machismo

Una visión distinta de las anteriores la tiene Verónica Fumanal, licenciada en Ciencias Políticas y máster en Marketing Político con una dilatada experiencia en gabinetes de comunicación. Ella considera que los antecedentes de polémicas con políticos posando para una revista, no estrictamente de actualidad sino más bien de estilo de vida, solamente se han producido cuando han sido protagonizados por mujeres. Soraya Sáenz de Santamaría, las ministras de Zapatero o Inés Arrimadas son algunas de las políticas que han recibido críticas por este tipo de posados. “No lo pondría en el eje ideológico, sino en un cierto machismo a la hora de transgredir ciertos límites de lo que se supone adecuado para un político o política”.

Analizando el estilismo

Para Miljana Micovic, Doctora en Comunicacion y Argumentacion Política, “la ministra Montero no parece coherente con su imagen habitual, porque el tipo de vestimenta también manda un mensaje al público. Este reportaje manda un mensaje distinto porque su vestimenta normalmente nunca es algo que se llega a comentar. Y ese ha sido su objetivo: un estilo cercano al activismo. Este cambio de estilo a uno más elegante y “más pijo” proyecta también que el cargo que sustenta sí que ha resultado en un cambio no solo de vestimenta, sino del mensaje político que hay detrás. Parece que nuestro sistema y los códigos de vestimenta que acompañan ciertos cargos son muy difíciles de modificar. Eso también lo podemos observar en el caso de otros miembros de Podemos que han ido cambiando su estilo y, por tanto, su mensaje”.

El look elegido para la ocasión por Irene Montero ha sido pelo suelto, un vestido neutro con escote en pico de largo midi y unas alpargatas de cuña y ligera plataforma. Como accesorios, unos pendientes largos y un reloj. Patricia Eguidazu, profesora universitaria de Estilismo y Dirección Creativa en grados de Diseño de Moda comenta: “Como es lógico, dadas sus ideas políticas, cabe resaltar que es imposible intuir marcas de lujo en ninguna de las prendas utilizadas para el look. Es un estilismo que busca realzar la feminidad de la ministra con elementos como el vestido, en lugar de los pantalones que utiliza habitualmente, la falta de su característico bléiser o las cuñas y no el zapato plano que suele calzar, así como el pelo suelto y el pendiente largo".

placeholder El vestido de Mango de Irene Montero. (VA)
El vestido de Mango de Irene Montero. (VA)

"El largo del vestido y el tableado de la falda mandan un mensaje de madurez y seriedad con el objetivo de reafirmar su credibilidad. El color del vestido es neutro y, posiblemente, busca alejarse de cualquier asociación con los colores de formaciones políticas de una tendencia u otra”, señala la experta. “Con el calzado busca reforzar, una vez más, la feminidad y cuidado por su aspecto. El pelo largo y suelto termina de enmarcar un estilismo femenino, natural y quizás de una cierta candidez que busca transmitir”, concluye.

Unidas Podemos, con esta entrevista de Irene Montero, abre una nueva etapa en cuanto a política de comunicación se refiere. El tiempo dirá si se traduce en triunfo con nuevos votantes o en derrota con la pérdida de sus votantes tradicionales.

Irene Montero
El redactor recomienda