Ana Soria, reclamo para las marcas: su perfil y su caché, según los expertos
  1. Famosos
BELLEZA Y JUVENTUD

Ana Soria, reclamo para las marcas: su perfil y su caché, según los expertos

La pareja de Enrique Ponce parece haber aparcado sus estudios de Derecho, pero ante sí se plantea un nuevo futuro en el mundo de la moda. Consultamos con profesionales del sector

Foto: Ana Soria, en sus redes sociales. (Instagram)
Ana Soria, en sus redes sociales. (Instagram)

Ana Soria se convirtió en personaje a raíz de su historia sentimental con Enrique Ponce. Hasta ese momento, era una joven estudiante de Derecho que había tenido una relación más o menos seria con Joaquín Jiménez. Al estudiante de Relaciones Laborales, a diferencia del torero, Ana nunca le presentó a sus padres. Los dos se conocieron en Córdoba y veraneaban en la misma zona de Cabo de Gata. A ese currículum amoroso se suman varios 'tonteos' sin mayor trascendencia.

Cuando cumplió los 18 años tuvo su cambio espectacular. Como cantaba Julio Iglesias, pasó de niña a mujer y se convirtió en una posadolescente alta, rubia y de mirada dulce que llamaba la atención en la facultad donde se matriculó. El primer año estudió lo justo, como sucede cuando se abandona el nido familiar. A sus 23 años no ha acabado la carrera. Está en tercer curso y, según explicó en su día al periodista José de Santiago, tenía intención de finalizar sus estudios.

Esta afirmación parece ahora lejana si la pareja mantiene su trayectoria amorosa que supone pasar todo el tiempo juntos. La vida profesional de Enrique Ponce incluye entrenamientos en el campo durante la semana y tardes taurinas en las plazas de España, que se completa, más adelante, con gira por Colombia y México.

 Ana y Ponce, en una imagen de redes. (IG)
Ana y Ponce, en una imagen de redes. (IG)

Acompañar al torero en sus desplazamientos profesionales, como ha hecho hasta ahora, supone organizar su agenda personal y académica en función de la del torero. Este acoplamiento dificulta las clases presenciales en la universidad pero, en cambio, puede dirigir sus pasos a la vertiente más pública. Una faceta que hasta ahora no ha puesto en marcha pero que en breve se hará efectiva. La firma de ropa y accesorios sevillana El Capote, propiedad de Rafael Dona, será una de las primeras marcas que cuente con ella.

En este caso hay una relación de amistad importante entre Enrique Ponce y Dona: “Nos conocemos de toda la vida y desde que fundamos El Capote nos ha apoyado y ha llevado nuestra ropa. Hemos contactado con Ana, pero aún no tenemos respuesta. Sería estupendo contar con ella”. La joven se convertiría en embajadora, igual que ya lo es Bertín Osborne, que además de utilizar El Capote, también se ha involucrado en el diseño. Por ahora, Ana Soria se deja querer.

Joyería y gastronomía

Varios representantes y responsables de agencias de comunicación aseguran a Vanitatis que es un valor en alza. Tomás Palacio, experto en comunicación y colaborador de El Corte Inglés, confirma el dato: “Tiene un buen perfil, por ejemplo, para temas gourmet. Es una niña guapísima y no tiene nada que ver que Ponce sea torero, aunque es verdad que en algunos sectores hay rechazo. En este caso, creo que los primeros que la contraten darán un pelotazo. ¿El caché de esa primera aparición? Podría rondar fácilmente los 30.000 euros”.

Paco Caro es director de la agencia Equipo Singular, una de las empresas más importantes de España en comunicación y relaciones públicas, que tiene entre sus clientes a firmas como Pronovias, Pedro del Hierro, Moët & Chandon, y personajes de altura como Isabel Preysler. Cuando se le pregunta por el perfil de Ana Soria, explica que puede ser bueno: “Yo la veo como imagen de firma de prestigio: trajes de fiesta, joyería en versión joven... Es noticiable, guapa y activa en redes sociales. Este último apartado ahora es muy importante a corto y largo plazo. Podría haber algún desajuste en el caso de que la relacionaran con los toros, pero ella no es la titular. Yo sí la contrataría”.

El representante de Bertín Osborne, Carlos Labanda, señala que podría funcionar bien enfocada: “Depende de adónde quiere dirigirse. Puede hacer reportajes y editoriales de moda en revistas de gama alta y siempre como pareja de Ponce. Ella, por sí misma, no. Es muy guapa, muy atractiva, pero es una niña más. Como ella hay miles. El problema puede ser que entre en el círculo de las exclusivas porque entonces su perfil se diluye. Es muy joven y debe tener cuidado”.

Garbiñe Abasolo, representante de Pilar Rubio, aclara que es importante para las marcas ver también los valores que transmite y el target de edad al que se quiere llegar.

Ana Soria tiene por delante varios caminos públicos. Habrá que ver si a Enrique Ponce le gusta la vertiente social que puede adquirir su novia.

Ana Soria
El redactor recomienda