Kiko Rivera, demoledor con su madre: "Mala, ladrona, pocas luces"... y más
  1. Famosos
"NUNCA LA PERDONARÉ"

Kiko Rivera, demoledor con su madre: "Mala, ladrona, pocas luces"... y más

"Me han engañado y me han robado", ha comenzado diciendo Kiko nada más arrancar el programa. "Lo que tengo aquí (la documentación) moralmente es acojonante"

placeholder Foto: Kiko Rivera. (Mediaset)
Kiko Rivera. (Mediaset)

En medio de una guerra nunca vista antes entre Kiko Rivera y su madre, Isabel Pantoja, el DJ ha decidido sentarse frente a las cámaras de televisión en el especial 'Cantora: la herencia envenenada', emitido en Telecinco en la noche de este viernes 13 de noviembre.

En días anteriores, el hijo de la tonadillera había manifestado públicamente el descontento que siente en estos momentos con su madre, no solo en el plano afectivo, sino también en lo económico. Kiko Rivera dijo tener sospechas de que la voluntad de su padre, Paquirri, con el testamento que dejó no se había cumplido y que estaba dispuesto a llegar hasta el final para saber toda la verdad, aunque esta le provocara miedo.

Foto: Isabel Pantoja y Paquirri, en una imagen de archivo. (Cortesía)

En medio de estas sospechas se ubica la joya de la corona: Cantora, la casa en la que vive Isabel Pantoja.

El programa había prometido contar toda la verdad sobre el testamento de Francisco Rivera. Aseguraron que desvelarían datos del mismo frente a Kiko Rivera, informaciones que no le iban a gustar.

placeholder Kiko Rivera en brazos de su padre, Paquirri. (IG)
Kiko Rivera en brazos de su padre, Paquirri. (IG)

El propio Kiko Rivera mostró horas antes del programa una carpeta con documentación que había recopilado en estos días con la ayuda de sus abogados. "Los papeles no mienten", decía, desvelando que lo que había descubierto en ellos solo podían hacerle pensar que Isabel Pantoja es "una mala madre". "Lo que aquí hay no se ha contado nunca", decía.

¿Qué es lo que ya se había desvelado con anterioridad? Algunos de los implicados en la herencia de Paquirri ya se habían pronunciado días antes, al ser contactados por Vanitatis. Ellos nos pusieron en antecedentes y se mostraron firmes en la creencia de que nada que tuviera que ver con la repartición del testamento se hizo de manera irregular.

Lo que afirmó Ramón Calderón, el abogado que defendió los intereses de Kiko

Ramón Calderón era uno de los mejores amigos de Paquirri y fue el abogado que defendió los intereses de Kiko Rivera, que tenía seis meses cuando murió su padre. En conversaciones con Paloma Barrientos para Vanitatis, aseguró que la repartición se hizo de una manera "absolutamente justa". "Cada hijo recibió lo que le correspondía y con la viuda se hizo una capitalización de su tercio. Se hizo el cómputo, se valoró y la herencia se convirtió en ocho herederos". "Al ser menor de edad, Kiko tenía que tener un representante que defendiera sus intereses. Y por eso afirmo que conozco perfectamente cómo fue la herencia y ni él ni nadie puede sentirse perjudicado. Lo que se hizo no fue fácil porque había dos mujeres, tres hijos, tres hermanos... No era fácil encajarlo, lo hicimos y todos estaban contentos".

placeholder Kiko Rivera con su madre, Isabel Pantoja. (Mediaset)
Kiko Rivera con su madre, Isabel Pantoja. (Mediaset)

Sin embargo, en una exclusiva en 'Lecturas', Kiko Rivera afimaba que "con 18 años fui con mi madre a firmar algo. Yo era un cabeza perdida, y si mi madre me decía ‘firma esto’, yo lo hacía”. Daba a entender que de esta manera cedió una parte de Cantora a su madre sin saberlo.

Esta explicación choca directamente con las afirmaciones del notario Emilio Esteban-Hanza, que fue quien en 2002 certificó el documento que madre e hijo cumplimentaron en su notaría de Fuengirola, referido a la propiedad de Cantora y la situación legal de la finca de Medina Sidonia.

Lo que dijo el notario que certificó el documento de la repartición de Cantora

Vanitatis se puso en contacto con el notario Emilio Esteban-Hanza. Este afirmó a Paloma Barrientos: “Fue hace mucho tiempo. Lo que sí quiero dejar claro es que ningún cliente puede sentirse engañado. Que no quepa ninguna duda de que cuando se firma un documento público, una escritura pública, a las partes se les lee el documento y se asegura que conozcan la información y los efectos eventuales de lo que están rubricando. Al pasar de los años, uno puede imaginar lo que quiera. Lo que aseguro es que la regla general sin excepciones es esta. No se firma un documento si las partes que están presentes no entienden, asumen y consienten plenamente. Se firma después de haberlo leído y de que el notario se asegure de su total comprensión y que las partes consienten el contenido contractual de lo que firman”.

placeholder Las puertas de la entrada a Cantora. (Cordon Press)
Las puertas de la entrada a Cantora. (Cordon Press)


Lo que ha desvelado Kiko Rivera en directo

"Me han engañado y me han robado", ha comenzado diciendo Kiko nada más arrancar el programa 'Cantora: la herencia envenenada'. "Lo que tengo aquí (la documentación) moralmente es acojonante. Nunca pensé que estaría aquí contando algo así. Nunca voy a poder perdonar a mi madre".

El DJ se ha mostrado duro y contundente con su madre: "En su escala de valores está antes el dinero que sus hijos, sin lugar a dudas", ha dicho. "No puedo asimilar todo lo que he leído. Yo no me creo a nadie a estas alturas de mi vida, solo lo que he leído en la documentación que he conseguido".

Kiko no solo ha arremetido contra su madre por lo que dice haber descubierto en la documentación que ha logrado. También le ha dedicado palabras muy duras al referirse a su papel como madre preocupada por los problemas de un hijo: "Mi madre ha hecho un paripé hasta con el tema de mis adicciones. Yo creo que sabía lo que me pasaba. Muy torpe tenía que ser para no darse cuenta. Pregúntele a mi madre si sabe cómo se llama mi médico. La que lo sabe es mi mujer, Irene Rosales".

"Mi madre no es buena persona. No lo ha sido conmigo en 34 años. Llevo 34 años viviendo en el desconocimiento".

El programa de Mediaset ha mostrado a Kiko varios testimonios de personas del entorno de Paquirri. Antonio Escámez, hijo del albacea de Paquirri, ha comentado que "en el testamento, a Isabel se la dejaba como usuaria en usufructo de Cantora, no como propietaria".

Antonio Palacio, chófer de Paquirri, sostiene que Isabel Pantoja se ha quedado muchas cosas que no le pertenecen.

placeholder Isabel Pantoja, durante el concierto. (EFE)
Isabel Pantoja, durante el concierto. (EFE)

Kiko Rivera ha afirmado que estos testimonios solo corroboran lo que él ha descubierto en la documentación que ha reunido. Pero, sin duda, el que más le ha conmovido ha sido el testimonio que ha escuchado de su abuelo, Antonio Rivera, a través de un audio: "Ahí el que sale más perjudicado, sobre le que se ha echado tierra, es sobre el chiquitillo (Kiko)". "Visto lo visto, mi abuelo no se equivocaba", ha dicho Kiko.

Respecto a a las afirmaciones de Ramón Calderón, quien aseguró que el reparto fue completamente justo y quien afirmó que él había velado por los intereses de Kiko Rivera, el hijo de Isabel Pantoja ha lanzado el siguiente dardo: "Ramón Calderón es un sinvergüenza". "Con los papeles que tengo yo, me lo va a tener que explicar en un juzgado. Es uno de los implicados en esta trama", añadía.

A partir de esta acusación, Kiko ha comenzado a desgranar la información a la que ha tenido acceso. Según la documentación que ha aportado, ha asegurado que la empresa Cantora S.A pidió un hipoteca de 50 millones de pesetas en 1986. En ese año, Cantora aún no era de nadie, porque se supone que su padre se la había dejado a él en herencia y aún no se había hecho efectiva ninguna repartición. Por lo tanto, según explica Kiko, su madre está tratando en ese momento de negociar con un inmueble que no le pertenece.

En 1988, Kiko afirma que Isabel pide 38 millones de pesetas más. Llegamos a 2002. Kiko tiene 18 años. Es cuando se firma la cancelación de ese crédito de 85 millones de pesetas que Isabel termina de pagar. En ese momento, según Kiko Rivera, vuelve a hipotecar Cantora por un valor de 2,7 millones de euros. También manifiesta que las 9 fincas se redujeron a 6. Según Kiko, faltan 3 fincas que a partir de ese momento ya no aparecen. "Sin saberlo, llevo hipotecado desde que tengo 2 años", confiesa. "Para mí, enterarme de esto es la bomba".

placeholder Paquirri, durante la Semana Santa en una imagen de archivo. (Facebook)
Paquirri, durante la Semana Santa en una imagen de archivo. (Facebook)

A partir de ahí, surge Pantomar, que es la sociedad que pide el préstamo de dos millones. "Mi bien es el que está puesto como aval", señala Kiko, apuntando a que en Pantomar, Isabel es administradora y el secretario es Calderón.

Tras estas informaciones, Kiko ha anunciado que tiene mucho más por contar, pero que en este momento sus abogados no se lo permiten. Tiene que ver con un descubrimiento que dice haber hecho el pasado 2 de agosto. "Si lo cuento, este plató se cae abajo", ha dicho.

Llegados a este punto, Jorge Javier Vázquez le ha preguntado a Kiko Rivera por su tío Agustín Pantoja. Las palabras de Kiko han sido sorprendentes: "Mi tío es un amargado". "Las personas tienen que aprender a aceptarse como son. No digo nada, pero creo que todos pueden entender a lo que me estoy refiriendo", continuaba.

No solo ha acusado a Agustín de no dejar vivir a su hermana Isabel, sino también de tirarle por tierra a él sus proyectos: "Me decía que no sabía cantar. Siempre me ha hecho sentir el peor en todo". Y también: "Yo tengo más años cotizados que mi tío. Mi tío es un mantenido". A él le acusa de haberle hecho firmar en 2015 una hipoteca de 1,1 millones de euros para ayudar a su madre, que en ese momento se encontraba en la cárcel.

La llamada de Fran Rivera

Uno de los momentos más emotivos ha sido la llamada, entre lágrimas, de Fran Rivera, hermano de Kiko: "Siento muchísimo el dolor que estás pasando. Hay mucho más, me callo por respeto a Kiko. Te agradezco que estés ahí dando la cara". Ha finalizado diciendo: "Nuestro padre estaría muy orgulloso de ti".

Kiko Rivera, tras la llamada, ha lamentado, emocionado y con la voz entrecortada, todos los años perdidos con sus hermanos.

placeholder Fran Rivera, en 'Espejo público'. (Atresmedia Televisión)
Fran Rivera, en 'Espejo público'. (Atresmedia Televisión)

La emoción de Fran no radicaba solo en el hecho de que Kiko admitiera lo que ellos llevaban tanto tiempo diciendo sino también en un capítulo que Kiko vivió el pasado 2 de agosto y que se resistía a contar. Fue Jorge Javier Vázquez quien lo hizo, al llegarle la informacion a través de un mensaje. Según la misma, Kiko Rivera, aquel día, entró en la habitación de Paquirri, en Cantora, y se encontró todos los objetos personales de él, los que su madre decía que habían sido robados hacía años.

Kiko Rivera corroboró los hechos: "Entré por casualidad. Lo vi y me quedé en shock, Había entrado allí muchas veces y jamás había visto nada. Mi madre me dijo que eso era todo mío... Pero dentro de mí sabía que eso no era mío...".

Kiko Rivera Isabel Pantoja Telecinco Herencia
El redactor recomienda