Enrique Moreno, el hombre que salvó a Raphael y Cayetano, publica 'El cirujano'
  1. Famosos
ENTREVISTA

Enrique Moreno, el hombre que salvó a Raphael y Cayetano, publica 'El cirujano'

Es uno de los doctores más reconocidos del mundo y tanto el cantante como el hijo de la duquesa de Alba confiesan que le deben la vida. Ahora ha escrito una novela autobiográfica

placeholder Foto: Enrique Moreno. (Cortesía)
Enrique Moreno. (Cortesía)

Enrique Moreno es uno de los doctores más reconocidos del mundo. Fue pionero en trasplantes hepáticos y está considerado como una gran autoridad en cirugía de enfermedades complejas gastrointestinales, pancreáticas y biliares. Tiene en su currículum importantes reconocimientos y títulos honoríficos en entidades y universidades españolas e internacionales. Continúa en activo y en sus ratos libres, que son muy pocos, se dedica a su familia y a sus siete hijos, cuatro de ellos también médicos como él.

Su último reto ha sido escribir ‘El cirujano’ (editorial La Esfera), una novela de intriga que gira alrededor de la profesión médica. En la vida del protagonista se entrecruzan otros personajes donde el amor, la conspiración, los asesinatos y la envidia se dan la mano. Dos de sus pacientes más conocidos fueron Raphael y Cayetano Martínez de Irujo. Ambos han querido dar su opinión sobre el especialista al que consideran un Dios que les salvó la vida.

PREGUNTA: Es su primera novela. Seiscientas páginas y lo ha escrito a mano.

RESPUESTA: No sé hacerlo de otra manera. Tengo una pluma que resbala muy bien y mi secretaria, que lleva conmigo muchos años, es capaz de descifrar mi letra. Un hermano me dijo que lo mejor era el ordenador, pero me distraigo. Prefiero el papel.

placeholder Enrique Moreno. (Cortesía)
Enrique Moreno. (Cortesía)

P: Sigue en activo y con intervenciones de gran envergadura como el protagonista de su novela. ¿Cuándo tiene tiempo para escribir y quiénes han sido las primeras personas en leerlo?

R: Es algo que me gusta y procuro sacar tiempo. En casa tengo una mesa pequeña en un rincón y ahí me pongo. He tardado algo más de tres meses. Por ahora, solo lo han leído los de la editorial, mi mujer y mi secretaria.

P: El protagonista, Javier Sanz, es una eminencia como usted que vive la cara y la cruz de la profesión. ¿Qué hay de autobiografía en la novela?

R: Que soy cirujano y que expreso, a través del protagonista, lo importante que es liderar un buen equipo día a día y más en circunstancias complicadas. En cuanto a la parte menos positiva de la novela, con personajes poco recomendables, no hay que buscar más. ‘El cirujano’ es ficción.

P: Salvar vidas, como hacen usted y el protagonista, conlleva una responsabilidad importante y puede resultar abrumador.

R: Hay que diferenciar entre lo que es la vida y la parte más social. No dejo que a mi consulta nadie me traiga nada. Hice una excepción cuando un paciente me entregó la medalla que había conseguido en un campeonato y, eso sí, la enmarqué.

placeholder Portada del libro. (La Esfera)
Portada del libro. (La Esfera)

P: El agradecimiento es lo normal cuando un paciente no tiene futuro y usted se lo brinda.

R: Cuando tuve el honor y la suerte de que me dieran el Premio Príncipe de Asturias, recibí cerca de quinientas cartas y telegramas de todo el mundo. Y eso sí da miedo porque puedes perder el sentido de la realidad cotidiana. Le dije a mi secretaria que las clasificara y contesté sin leerlas. Cuando me preguntan que qué soy, siempre digo médico.

P: Raphael y Cayetano Martínez de Irujo aseguran que le deben la vida.

R: Son muy generosos conmigo. Lo que hice fue cumplir con lo que soy: médico cirujano. Y mantengo una buenísima relación con ellos. Los quiero mucho.

Dos pacientes agradecidos

Raphael está deseando leer la novela, pero antes ha querido dar su apoyo al doctor. “Lo conocí hace 18 años. Cuando el médico de cabecera, el doctor Vicente Estrada, nos reunió a mis hijos y a Natalia, nos dijo que la única solución era el trasplante y que la eminencia a nivel internacional era el doctor Moreno. Me pusieron en lista de espera y pasaron cinco meses. Fue una etapa terrible con el teléfono abierto noche y día hasta que afortunadamente llegó el día. Tuve esa suerte, me salvó la vida. Además de un inmenso profesional, es un ser humano más grande aún. Enrique no es amigo, es familia. Hay en nuestra casa un antes y un después. No hay palabras para expresar lo que significa para mí y mi familia. Para nosotros es Dios”.

placeholder Cayetano Martínez de Irujo y Enrique Moreno. (EFE)
Cayetano Martínez de Irujo y Enrique Moreno. (EFE)

En la misma línea se expresa Cayetano Martínez de Irujo. “No tengo palabras para explicar lo que siento por él. Ha sido mi salvador, es la honestidad personificada. Es como un padre, un hermano mayor y gracias a él estoy vivo. Me habían operado en Sevilla y mi situación era trágica. Si ese fin de semana me quedo en el hospital, me habría muerto. Dios me iluminó y llamé a Genoveva para decirle que me buscara un hospital porque volvía a Madrid. Y en ese intervalo, la madre de una amiga suya le comentó: ‘Dile que si está mal del intestino, que localice al doctor Moreno’. Y dije: 'Ese es el que quiero'. Mi madre, desde arriba, me lo mandó y fue un milagro. Llegué en el último AVE a Madrid, moribundo con unos dolores terribles y Enrique y Genoveva estaban esperando en Atocha. De ahí me llevaron al hospital para someterme a una operación de once horas. Si no llego a ponerme en sus manos, ahora estaría muerto. Tengo muchas ganas de leer ‘El cirujano’, su libro”.

Raphael
El redactor recomienda