El nuevo trabajo que ilusiona a Cayetano Martínez de Irujo lejos de Madrid
  1. Famosos
A 35 KM DE SU FINCA EN CARMONA

El nuevo trabajo que ilusiona a Cayetano Martínez de Irujo lejos de Madrid

El duque de Arjona ahora pasa la mayor parte de su tiempo en Carmona, donde acaba de fichar como entrenador de HSM Yeguada y el equipo Equinosport

placeholder Foto: Cayetano Martínez de Irujo, con los colores de su nuevo equipo. (Redes)
Cayetano Martínez de Irujo, con los colores de su nuevo equipo. (Redes)

Cayetano Martínez de Irujo, duque de Arjona y conde de Salvatierra, se encuentra desde el confinamiento en su finca Las Arroyuelas, en la localidad sevillana de Carmona. “He estado yendo a Madrid esporádicamente. Antes venía a Carmona una vez a la semana o una vez cada quince días y ahora es al contrario”, cuenta el jinete a Vanitatis en conversación telefónica.

El motivo no es otro que actualmente su actividad económica principal es la agricultura que desarrolla en su finca de 1.480 hectáreas y en otras partes de Andalucía, llegando a gestionar cerca de 2.000 hectáreas. Pero también una nueva ilusión en la vida del jinete que tiene que ver con su pasión: los caballos. Ha sido fichado por HSM Yeguada y el equipo Equinosport, del jinete Antonio Cejudo (con sede en Utrera), como entrenador de salto y responsable de planificación deportiva.

“A día de hoy no tengo claro cuánto voy a estar en Carmona y cuánto en Madrid. Depende de cómo se desarrolle el año”, afirma. Aunque su trabajo principal sea, como decimos, la agricultura, en segundo término lo es la hípica. “Por ello he tenido que pensar en sacar más rentabilidad a la parte ecuestre que únicamente a la competición y la esponsorización. Tuve varias ofertas, entre ellas la de Antonio Cejudo, que está en muy buen nivel en concurso completo. Tiene posibilidad de dar el salto al equipo nacional y cuenta con una yeguada e infraestructura de caballos que le apoyan suficientemente buenas como para que sea posible. Creo que tiene futuro en la alta competición y estoy encantado de poder ayudarle porque tengo mucha experiencia en preparar grandes objetivos”.

No cabe duda de que es así, ya que el duque de Arjona comenzó a montar a caballo con tan solo cinco años y siendo un niño formaba parte del equipo nacional. Una carrera imparable que le ha hecho estar presente desde entonces en las más prestigiosas competiciones hípicas y participar dos veces en unos juegos olímpicos.

Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (Getty)

Mucha química entre ambos

Cayetano y su nuevo alumno se conocieron en el SHOT (Sevilla Horse Tour), cuentan desde la Yeguada HSM: “Allí va Cayetano frecuentemente a hacer recorridos de salto porque está muy cerca de Las Arroyuelas. Desde el principio congeniaron, Antonio le contó el proyecto y surgió la idea de que trabajara aquí”.

A finales del año pasado, tuvieron una primera toma de contacto, en la que el duque de Arjona evaluó las posibilidades de la cuadra y a su pupilo. “Es un buen jinete, me ha parecido que valía la pena, además de ser un alumno aplicado, riguroso, muy trabajador y que escucha”, afirma con entusiasmo el hermano del actual duque de Alba.

En enero, todo se ha formalizado aunque este trabajo le va a dar cierta flexibilidad al conde de Salvatierra para poder seguir entrenando sus propios caballos y participar en competiciones de salto de obstáculos, tal y como venía haciendo.

Los caballos estrella de la yeguada, sede del nuevo trabajo de Cayetano Martínez de Irujo, son Duque HSM, Gallega HSM e Ingenioso HSM. El que actualmente está al máximo nivel es Duque HSM. Todos ellos están entrenados para concurso completo, que es una disciplina ecuestre que consta de tres pruebas: doma, salto y cross country (saltos en el campo). Los clientes de la yeguada son principalmente jinetes italianos, irlandeses y estadounidenses.

Un trabajo que ilusiona a Cayetano Martínez de Irujo tras una época en la que reconoce “haber sufrido mucho”. “Me ha sostenido la agricultura porque había invertido mucho en ella, y soy consciente de que no me puedo quejar porque hay gente que lo ha pasado peor que yo, pero ha sido duro”.

Foto: Cayetano Martínez de Irujo. (Getty)

Una inyección de optimismo este nuevo trabajo que le viene como anillo al dedo a Martínez de Irujo puesto que se encuentra a menos de 35 kilómetros de su finca, la que de momento parece haberse convertido en su cuartel general. Una finca a la que tiene especial cariño ya que la gestionaba personalmente su padre, Luis Martínez de Irujo, y en la que vivió momentos especiales con él.

Cayetano Martínez de Irujo