El patrimonio de Raphael: por qué sigue dando conciertos 60 años después
  1. Famosos
MÚSICA

El patrimonio de Raphael: por qué sigue dando conciertos 60 años después

El legendario cantante de Linares ha protagonizado la polémica del fin de semana al reunir en dos recitales a casi 9.000 personas. A sus 77 años, podría vivir de las rentas

Foto: Raphael, en una imagen de archivo. (EFE)
Raphael, en una imagen de archivo. (EFE)

"Escribo estas líneas para daros las gracias por el inmenso apoyo recibido durante este fin de semana; no solo a mis conciertos, sino a la cultura segura, en ‘jaque mate’ desde el inicio de la pandemia. La crisis sanitaria está provocando meses más que difíciles para todos, incluido el sector cultural; por ello, en la medida de lo posible, quise comprometerme para recuperar la música en directo. Hemos trabajado muy duro para ofrecer un concierto con las más estrictas medidas de seguridad, prevención y, por supuesto, cumpliendo la normativa vigente. Entre todos, hemos aportado nuestro granito de arena a la causa. Me siento muy agradecido, especialmente con vosotros, el público, y espero que nos reencontremos pronto con el mismo sentido de responsabilidad que hemos demostrado hasta la fecha. Os quiero".

Las palabras de Raphael desde sus redes sociales pretendían zanjar una polémica que no ha hecho más que crecer durante estos días. La celebración de dos conciertos multitudinarios del artista jienense en el WiZink Center de Madrid (el antiguo Palacio de los Deportes) este fin de semana, ha levantado ampollas entre una población que a estas horas hace malabarismos para conciliar el deseo de estar en familia estas fiestas con las restricciones por el covid. Sobre el asunto se pronunciaron ayer desde el ministro Illa hasta Isabel Díaz Ayuso, pasando por el propio artista y, por supuesto, las (implacables) redes sociales.

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

El recinto ha salido también al paso explicando que en ningún caso hubo trato de favor hacia el artista. "Raphael hubiese llenado el aforo del WiZink Center, y sin embargo, por protocolo sanitario solo se le permitió un 25% de la capacidad total del recinto, y fueron 4.368 personas las que llenaron los asientos habilitados [cada día], cuando por normativa se hubiese podido activar hasta el 40% del aforo. Artista y recinto acordaron a la hora de programar el concierto aplicar esta limitación", explican. "La capacidad total del WiZink Center, que puede alcanzar un aforo de 17.400 personas, permitió además duplicar el distanciamiento entre los asistentes". Y hay más: "El WiZink Center modificó su sistema de ventilación, anulando la recirculación del aire y forzando la renovación completa del aire cada 12 minutos".

A sus 77 años, uno pensaría que a Raphael, que lo ha sido todo en la música de habla hispana, no le compensa el riesgo y el esfuerzo que conlleva hacer este multitudinario doblete en plena pandemia, por no hablar de la polémica indeseada. Compañeros de la misma edad como Julio Iglesias, que acaba de vender un 'terrenito' en Miami a Ivanka Trump por 26 millones de euros, han cancelado sus actuaciones en directo. ¿No puede acaso Raphael vivir de las rentas?

Un desastre económico

Es conocido el caso de Leonard Cohen, que siguió dando conciertos hasta prácticamente el final de sus días por la ruina económica que le provocó una antigua colaboradora. No es el caso de Raphael, que actúa, según ha dicho en varias ocasiones, porque le va la marcha, por vocación y por amor a su profesión, como él mismo reconocía en una entrevista en 'La Razón' este fin de semana. "Estoy bastante conforme con lo que ha sido mi carrera, mi trabajo y mi vida en esto, pero no me puedo descuidar. Llegaré hasta cuando y donde Dios me deje, siempre que sea en perfecta condición. No me gustaría llegar al final como un desecho de mí mismo". A juzgar por sus enfervorecidas fans del fin de semana, está en plena forma.

De hecho, si hacemos caso a las declaraciones que ha realizado el responsable del WiZink Center en 'ABC', en estos dos conciertos de Raphael ha habido también una intención reivindicativa. El concierto era el regreso por la puerta grande del cantante, que suele cumplir siempre en estas fechas navideñas con el público madrileño. Pero no lo ha hecho por dinero, sino por demostrar que se puede: "Esto ha sido un acto de responsabilidad, para impulsar la cultura segura. Raphael, un artista muy significativo, ha querido dar el paso. Pero económicamente ha sido un desastre para todas las partes. Nadie ha buscado el rendimiento económico".

Foto: Julio Iglesias, en una imagen de archivo. (Getty)

Siguiendo con el paralelismo con Julio Iglesias, lo cierto es que el patrimonio de Raphael no es tan abultado como el de su colega madrileño. Su fortuna no está en inversiones inmobiliarias ni en empresas de otro tipo. A día de hoy, el cantante es administrador único y accionista mayoritario de una sola empresa en el Registro Mercantil. The Boy On Stage se constituyó en 2007 y se dedica a las artes escénicas. En el ejercicio del año 2019 registró unos beneficios de 79.000 euros, sensiblemente inferiores a los de 2018, cuando ganó cerca de 250.000 euros. La empresa declara tener dos empleados fijos, a los que les pagó un sueldo de 305.533 euros el año pasado. Y un activo cercano a los cuatro millones de euros, la mayor parte en liquidez.

placeholder Una imagen del público que se concentró para ver a Raphael el fin de semana. (EFE)
Una imagen del público que se concentró para ver a Raphael el fin de semana. (EFE)

Muchos periodistas conocen la casa de Raphael, situada en una conocida urbanización de Boadilla del Monte porque a menudo cita allí a la prensa para conceder sus entrevistas. Se trata de un hogar luminoso y familiar, pero no excesivo, enclavado en una parcela de 2.400 metros cuadrados. La casa de Madrid y su segunda residencia de veraneo, que adquirió hace años en Sant Josep de Sa Talaia (Ibiza), son los únicos 'lujos' inmobiliarios de Raphael.

Además, la familia cuenta con un piso de grandes dimensiones en el madrileño barrio de Salamanca propiedad de Natalia Figueroa. La periodista también heredó en los años 90 la que fue la emblemática residencia de los marqueses de Santo Floro en Sigüenza (Guadalajara), hoy alquilada.

Foto: Raphael en el concierto ofrecido en Madrid. (EFE)

Los grandes números, en su caso, se encuentran más en su carrera discográfica. Según su página web, el cantante ha logrado en su trayectoria "326 discos de oro, 49 de platino, y el único de uranio entregado a un cantante de habla hispana en el mundo por ventas de más de 50 millones de copias". Raphael ha grabado más de 50 discos en español, italiano, francés, alemán, inglés y japonés. Y lo sigue haciendo.

Los conciertos de este fin de semana eran una celebración de sus 60 años de carrera, pero también la tarjeta de presentación de su último trabajo, '6.0', que se publicó a finales de noviembre. El cantante ha tratado de 'rizar el rizo' en este álbum adaptando temas conocidos de otros artistas y grabándolos en duetos. Para ello ha contado con la complicidad de su hijo Manuel Martos, que trabaja en Universal. Juntos han construido un proyecto en el que colaboran primeros espadas de la música actual como Manuel Carrasco, Luis Fonsi, Vanesa Martín o Mon Laferte. El toque innovador lo pone el diseño de la portada, de Prodigioso Volcán.

Un dato para desteñir de política la polémica: Esta Navidad se podrá ver un especial en RTVE grabado por Raphael para celebrar su 60 aniversario sobre las tablas.

Raphael
El redactor recomienda