Carmen Machi: raíces italianas, problemas con Hacienda y su vida en Malasaña
  1. Famosos
UNA DIVA MUY NORMAL

Carmen Machi: raíces italianas, problemas con Hacienda y su vida en Malasaña

Aunque posee una larga carrera profesional a sus espaldas, no todo ha sido idílico en la trayectoria de la emblemática protagonista de 'Aída'

placeholder Foto: Carmen Machi, en unos Premios Goya. (EFE)
Carmen Machi, en unos Premios Goya. (EFE)

Carmen Machi vuelve a estar de actualidad. Hace unos días, os contábamos que está siendo uno de los grandes apoyos económicos de su amiga y compañera Melani Olivares gracias, en parte, a una dilatada vida laboral. A sus 57 años, la actriz cuenta con una agenda repleta de proyectos profesionales; uno de los últimos, 'La boda de Rosa', por la que Nathalie Poza consiguió su segundo Goya el pasado sábado y que hoy mismo presentan en 'El hormiguero'.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. A Carmen Machi, el éxito de '7 vidas' y de 'Aída' la arrolló durante años, como ella misma ha declarado en alguna entrevista. Aunque con el tiempo firmó un pacto de no agresión con la fama. Si tiene que decir que no a una foto, dice que no. Jamás da una entrevista si no está promocionando su trabajo. Y, admitámoslo, no es especialmente simpática con la prensa. Pero ha logrado lo que muchos actores ansían y no consiguen: ser conocida y reconocida exclusivamente por su trabajo.

Foto:  Carmen Machi, en los Premios Feroz 2021. (Getty)

"Ahora, si no tengo el día para hacerme fotos, digo que no y me quedo tan ancha. Antes, sentía que le debía eso al público. Y no. Vale, te dedicas a entretener el ocio de los demás, pero necesitas tu tiempo de descanso y descansar también es ir por la calle a tu aire. Ahora sé que tengo el derecho a decir educadamente que no. Y no pasa nada. Porque hacer una foto es algo íntimo, aunque ahora parezca una bobada", explicó en una charla con 'El País'.

placeholder Carmen Machi recibe el Goya por 'Ocho apellidos vascos'. (Reuters)
Carmen Machi recibe el Goya por 'Ocho apellidos vascos'. (Reuters)

La vida malasañera

Hace tiempo que Machi tiene la suerte de interpretar en el teatro a personajes de hondura ('Juicio a una zorra', 'Antígona'). Su presencia en los montajes suele ser sinónimo tanto de éxito comercial como de crítica. No está mal para una actriz que parece tener un don, aunque nunca haya estudiado teatro y se reconozca "enfermizamente tímida".

Pero cuando se baja del escenario, la vida de Machi no dista de la de una persona con un trabajo cualquiera. Reside en una casa que se compró en los años en que despuntaba en televisión con la serie '7 vidas'. Nada ostentoso, poco más de 100 metros cuadrados, suficiente para ella y su pareja, Vicente. A él le dedicó su primer premio Goya, en 2015, "por ser más bonito que ná".

Si ha acumulado una gran fortuna durante estos años en los que ha estado trabajando al máximo nivel en el teatro, el cine y la televisión, es un misterio. El nombre de Carmen Machi solo aparece vinculado a una sociedad en el Registro Mercantil. En Mamá Floriana SL, dedicada a las actividades auxiliares relacionadas con las artes escénicas, la intérprete actúa como apoderada. La empresa se constituyó en el año 2004 y acaba de actualizar cuentas tras unos años de parón. En 2019 perdió cerca de 80.000 euros.

placeholder Carmen Machi, un animal de la escena. (EFE)
Carmen Machi, un animal de la escena. (EFE)

"Empecé a hacer teatro en una compañía en Getafe que se llamaba Taormina. De siempre tenía la certeza de que haría eso. Yo era malísima estudiante, hacía muchas pellas. Lo mío era la vida, el futbolín, el mus. Pero me di cuenta de lo importante que era para mí el teatro cuando mis colegas se iban por ahí y yo deseaba quedarme ensayando. Eso era raro, porque a mí me gustaba mucho disfrutar la noche, dormir poco, devorar la vida, pero el teatro, ay, me volvía loca". Machi y sus hermanos se criaron entre Getafe y Fuenlabrada, a donde les llevó el trabajo de su padre (su madre era de Santander).

La actriz se reconoce "muy madrileña". Le gusta pasear diariamente por el parque del Retiro, donde más de un transeúnte la ha pillado hablando sola. Pero sobre todo le gusta su barrio, Malasaña. Su sueño era tener un piso en esa zona y lo consiguió gracias a su profesión. "En Malasaña veo vida. Mi idea de Madrid es la de los tiempos de Tierno Galván. Asocio esta ciudad a los 80. Empecé a vivir la noche muy pequeña (risas), con amigos mayores que yo. He sido de tribus, los mods, los punkis, sin hacer religión de ello, pero tuve un novio mod y la película que más he visto en mi vida, unas 37 veces, ha sido 'Quadrophenia'. Además, mis hermanos estaban metidos en la movida musical. Yo era una tía supermoderna".

Origen italiano

placeholder Carmen Machi, en 'El hormiguero'. (Antena 3)
Carmen Machi, en 'El hormiguero'. (Antena 3)

Todos los hermanos Machi Arroyo están relacionados con las artes escénicas en mayor o menor medida. Su hermana Pilar pasó años trabajando como funcionaria hasta que apostó por un cambio de vida, y hoy es cantante y compositora (tiene dos discos publicados). Luis Fernando se gana la vida como ayudante de dirección, principalmente en spots publicitarios, aunque también hizo sus pinitos en la música, igual que su otro hermano, Juan Carlos. Machi ha revelado alguna vez que los genes artísticos los heredó de su bisabuelo paterno, un actor genovés que se afincó en Madrid. En alguna ocasión, la actriz ha explicado que uno de sus ancestros le contó que su bisabuelo apareció asesinado en una habitación de hotel junto a una maleta con dinero. Un culebrón propio de argumento para una película: por cierto, siendo ese apellido italiano la forma correcta de pronunciarlo debería ser 'maqui' y no 'machi' como se ha acabado españolizando.

Otro culebrón incómodo fue el que protagonizó, muy a su pesar, en 2019 con Hacienda: el Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestimó un recurso presentado por Machi, que tuvo que pagar una multa de 83.155,19 euros por una infracción tributaria leve en concepto del IRPF de 2007 a 2009. Previamente, tuvo que regularizar su situación con el fisco por el levantamiento de una paralela con la que se mostró conforme y hubo de pagar más de 237.000 euros.

Carmen Machi Malasaña
El redactor recomienda