Aina Clotet: "Amo a Candela Peña, es un regalo tener una actriz de estas dimensiones"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Aina Clotet: "Amo a Candela Peña, es un regalo tener una actriz de estas dimensiones"

La actriz interviene en la segunda temporada de 'Hierro', serie de Movistar+ en la que su personaje tiene un rol clave en el desarrollo de la trama

placeholder Foto: Aina Clotet. (Foto: Kiku Piñol)
Aina Clotet. (Foto: Kiku Piñol)

"Estoy en una fase creativa bastante intensa, todavía no me quiero aventurar a decir cosas, pero ahí van avanzando, compaginándolo con trabajos como actriz. Parece que hay proyectos muy bonitos y que espero poder contar muy pronto". Con estas palabras concluíamos nuestra conversación con Aina Clotet, pero por una vez nos vamos a permitir la licencia de mirar al futuro, en el que tal vez nos dé la sorpresa de debutar como directora de un largometraje, mientras en el presente goza del enorme éxito de 'Hierro', una de las series más celebradas de Movistar+, que ha ido desgranando semana a semana los seis capítulos que componen esta segunda temporada.

Aina Clotet es una de las antagonistas de la tozuda jueza a la que da vida Candela Peña y es pareja de un ejecutivo sin escrúpulos en plena batalla campal por la custodia de sus dos hijas. Esta experiencia fue particularmente intensa para la actriz, ya que estuvo marcada por el inicio de la pandemia y su decisión de no abandonar la isla canaria cuando se decretó el estado de alarma. Unos meses, por cierto, de enorme aprendizaje vital a los que ahora mira con cariño.

Feliz con su pareja, el también actor Marcel Borràs, y madre de dos hijos, es hija del científico Bonaventura Clotet, presidente de Fundación Lucha Contra el Sida, y de la doctora Anna Fresquet, mientras que su hermano, Marc Clotet, al igual que ella, se ha logrado abrir camino con éxito en el mundo de la interpretación. Lo evidencian su paso por series de televisión como 'El cor de la ciutat', 'Infidels', 'Grand Nord' o 'Velvet Colección', películas como 'Rastros de sándalo', 'Barcelona, noche de iniverno' o 'La filla d'algú', y funciones teatrales como 'Escenas de matrimonio', 'Ex-change' o 'El sistema solar', en la que compartió reparto con su hermano.

PREGUNTA: Tu personaje en 'Hierro', Tamara Arias, es uno de los más complejos de la serie en términos morales. ¿Cómo lo compusiste, qué cuestiones te planteaste a la hora de abordarlo?

RESPUESTA: La verdad que sí, cuando leí el guion me planteé cómo darle humanidad, porque de entrada parece que está posicionada al 90 por ciento a favor de Gaspar -interpretado por Matías Varela-, que tiene unas actitudes bastante cuestionables respecto a sus hijas. Hablamos un montón con Pepe Coira (creador y guionista de 'Hierro') y cómo habían trabajado con los guionistas el personaje y era muy interesante saber cómo tenía espacio para darle esas miradas y esa humanidad que consigue al final desprender un poco Tamara, pese a ser una mujer que está presa de su trabajo y de su propia naturaleza. Es una mujer que ha apostado por este estilo de vida de abogada ganadora a cualquier precio y ella se cuestiona muchas veces 'qué hago aquí'. Está luchando contra sus propios fantasmas.

P: Un buen papel para un actor es el que no le obliga a caer en el maniqueísmo ni en los estereotipos, ¿no?

R: Yo lo tenía clarísimo. Como madre que soy en la vida real, había momentos que me planteaba cómo, por ejemplo, machaca al personaje de Lucía -a quien da vida Aroha Hafez-, pero al final para interpretarlo tienes que entenderlo en profundidad, lo que no significa siempre que compartas sus pensamientos. Llegué a entender desde dónde hacía las cosas Tamara, el arco que le tenía que dar y sobre todo ser muy cuidadosa en los pequeños detalles, con las niñas, con miradas, con cosas que van más allá del propio diálogo para expresar en todo momento que cuestiona el lugar en el que está.

placeholder Aina Clotet. (Foto: Kiku Piñol)
Aina Clotet. (Foto: Kiku Piñol)

P: Tu personaje tiene momentos que son un 'tour de force' con Candela Peña, que interpreta a la jueza Candela Montes. ¿Cómo ha sido trabajar con ella?

R: Lo mejor. Amo a Candela. Es un regalo tener a una actriz de estas dimensiones. Es una de las personas más dotadas a nivel interpretativo que he tenido delante. Y tener a alguien tan bueno delante solo te hace fácil el trabajo. Es una persona que escucha permanentemente, que vive el estricto presente, que es el trabajo básico del actor, pero que en el fondo es lo más complicado. Cuando dicen 'acción', tienes que saltar y confiar. Tener a alguien delante tuyo que lo hace con los ojos vendados es un gusto, porque saltas con ella. Llegaba a casa y pensaba que era un placer trabajar con una persona que sabe tanto, es un regalo. En general, ha sido un lujo trabajar con todos los actores de la serie, había cierto riesgo. Y Jorge Coira (director de la serie) promueve mucho este riesgo, lo que es algo muy bonito. Te dirige y te acompaña, pero a veces te dice 'vamos a hacerlo nuevo otra vez'. Es un gusto que aunque lo hayas hecho bien, te pidan buscar otra posibilidad, es bonito.

P: Este rodaje no lo olvidarás nunca, porque se decretó el estado de alarma y os quedasteis allí tu pareja, Marcel Borràs, vuestros dos hijos y tú... ¿Cómo os organizasteis?

R: Pues fuimos a lo esencial... Es de las cosas que recuerdo con más amor y más idealización. Hubo mucho sufrimiento, no vamos a engañarnos, porque era el inicio de la pandemia, que estamos viviendo con muchas dificultades, y se nos ponía delante un reto muy complicado a todos los ciudadanos. Creo que de los inicios de la pandemia se va acordar todo el mundo toda la vida, dónde estaba en ese momento y qué pasó cuando supo que se iba a tener que quedar encerrado. Recuerdo tanto esas 24 horas en las que teníamos que tomar la decisión de si quedarnos o no... Habíamos ido con maletas para tres semanas, con los dos niños, que el pequeño ni andaba todavía.

Por un lado, pensábamos que nos teníamos que ir porque nos faltaban muchas cosas pero por otro era un sitio que estaba protegido en un principio. Había mucha incertidumbre, porque nadie sabía si el virus podía entrar ni qué capacidad tenía la isla para hacer frente a la pandemia. Siempre digo que a mí me cogió como una cosa de sabiduría ancestral, porque dicen que si hay nubes no te muevas hasta que pasen. Tuve esta intuición muy fuerte de que teníamos que quedarnos. No sabía que estábamos hablando de que serían en total cinco meses, porque luego retomé el rodaje y me quedé hasta que terminé. Estábamos bien, teníamos lo más importante, podíamos comer y estar juntos y aislados. Al principio hubo un confinamiento duro, pero cuando se supo que la isla estaba libre de covid, había una situación de privilegio respecto a lo que me contaban que se vivía en la península.

P: Sería como una especie de 'Gran Hermano' con todos los que os quedasteis, ¿no?

R: Sí, somos ya una familia que trasciende todo, claro. Teníamos un grupo que nos llamábamos la Resistencia -nos dice con humor-. Se quedaron Candela y el equipo de arte de la serie. Tuvimos la suerte de que la mujer de una persona del equipo de cámara que se quedó es maestra y se había cogido un año sabático. Creamos como una pequeña escuelita, con mis hijos y los directores de arte de la serie. Fue como vivir de campamentos permanentemente con una gente maravillosa. En las situaciones de más estrés es cuando conoces más a la gente. Siempre se dice que la sociedad está cada vez más individualizada y que eso lleva a la ansiedad. Cuando uno se mete en crianza se necesita generar red. Yo sentí más que nunca esa red, así que fue un lujo. Y la gente de allí fue supergenerosa, siempre estaré agradecida a Hierro.

placeholder La actriz, en una secuencia de 'Hierro'. (Movistar+)
La actriz, en una secuencia de 'Hierro'. (Movistar+)

P: Te has instalado recientemente en Madrid, donde tu pareja protagoniza 'Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach', en el teatro María Guerrero, una de las funciones más aclamadas de los últimos meses, y creo que tú también tienes proyectos en la capital. ¿Cómo estás viviendo esta nueva etapa?

R: Siempre me ha encantado estar en Madrid y más si hay trabajo. Ahora es todo un poco raro. Porque esté en Madrid o en Barcelona hay un poco de aislamiento. Te ves con algunos amigos, pero poco... Justo la obra que está haciendo Marcel la tuvieron que parar por el covid... Hay miedo a que la pandemia no pare y tienes mucha responsabilidad. Estoy trabajando a distancia y las cosas que tengo que hacer presenciales voy, pero la normalidad para mí todavía no ha vuelto. Tengo la sensación de estar todos en una burbuja y con el optimismo en el horizonte, pero aún estamos pasando una temporada complicada.

P: Ya dirigiste a tu pareja en el cortometraje 'Tiger'. ¿Sois de llevaros el trabajo a casa?

R: 'Tiger' nació de mis ganas de dirigir porque yo estudié Comunicación Audiovisual y siempre he estado escribiendo; de hecho, coescribí un guion para una tv-movie que se rodó hace años para TV-3 ('Positius', de Judith Colell) y siempre he tenido una pata en la parte creativa. Sí que es verdad que hasta que no paré un poco con mi primer embarazo no encontré el espacio para dirigir. En ese caso me apetecía hacer un poco de autoficción. Me gustaba poder hablar de las emociones que podía tener en ese momento, como los miedos de entrar en esa etapa que significa la paternidad, y usé a Marcel porque es el que tenía más cerca -responde entre risas-. ¿Nos llevamos el trabajo a casa? Intentamos que no. También pasamos muchas etapas separados por cuestiones laborales, así que cuando estamos juntos intentamos que no se nos coma solo el trabajo. Intentamos separar bastante las cosas.

placeholder La actriz Aina Clotet, durante el acto en el que se anunciaron las nominaciones a los Premios Gaudí. (EFE)
La actriz Aina Clotet, durante el acto en el que se anunciaron las nominaciones a los Premios Gaudí. (EFE)

P: No solo con tus declaraciones sino con tus actos has reivindicado que ser madre no significa que tengas que parar tu carrera. ¿Resulta difícil conciliar ambas cosas?

R: La conciliación es una palabra como muy bonita, pero que no termina de existir. Creo que la sociedad da la espalda a los extremos, siempre lo digo, a los niños y a los mayores. Lo que implica es un agotamiento extremo por las personas que tenemos hijos y que queremos seguir trabajando y hacer malabares. Evidentemente, el ritmo baja, porque si quieres dar presencia a los hijos y a la vez trabajar, divides y por lo tanto tienes menos tiempo para trabajar, pero vale la pena porque creces en otros niveles.

P: Una pregunta que deberíamos hacer más los periodistas, por cierto, a los hombres...

R: Sí, esto es importante, que se pregunte a los hombres, porque como mujer cuando estás preparando un proyecto sientes que te preguntan mucho por tu faceta de madre. Está muy bien, porque lo tenemos que invisibilizar y reivindicarlo. Mi pareja ha estado haciendo muchas entrevistas por su obra en el Centro Dramático Nacional y nadie le ha preguntado por sus hijos. Por otro lado, hace falta que se generen estructuras de cuidados más equitativos.

P: En tu casa sí hay ese reparto equitativo.

R: Sí, intentamos compartir a tope lo que se puede. A veces por motivos profesionales no estamos juntos y de momento todavía los niños se quedan más conmigo, pero él está muy implicado.

P: Estuviste muy involucrada en el 15-M. ¿Crees que se han podido consolidar logros de ese momento contestatario tan importante?

R: Fue un movimiento muy necesario que vino a cuestionar estructuras y que generó cosas muy positivas. Aún tenemos que cuestionar muchas cosas. El despertar sigue, lo que ocurre es que vivimos en una sociedad que tiene demasiados frentes abiertos que hay que resolver. Estamos como dormidos en ciertas cosas y yo me incluyo. Ojalá sigamos reivindicando las cosas que hay que mejorar.

placeholder Aina Clotet, con sus padres y con su hermano en una imagen de archivo. (Getty)
Aina Clotet, con sus padres y con su hermano en una imagen de archivo. (Getty)

P: Entraste en la interpretación porque te descubrieron cuando acompañabáis a tu padre a una entrevista. Teniendo un padre científico y una madre médica, si no se hubiera dado esta circunstancia, ¿crees que hubieras seguido un camino más similar al suyo?

R: Sin duda. Me encanta la ciencia y creo que me hubiera gustado dedicarme a ella. Siempre lo pienso, además estudié bachillerato de ciencias puras. Si no hubiera descubierto que a través del arte podía aprender muchas cosas diferentes y que el afán de curiosidad que tenía podía ser inacabable, porque puedo interpretar muchas vidas y conocer muchas situaciones, emociones y puntos de vista. Me enamoré de esta profesión, pero la ciencia y la investigación científica también me parecen apasionantes. Poder aportar información nueva a la humanidad me parece increíble.

P: Debutaste con tu hermano Marc cuando solo tenías 12 años en la serie 'Estació d’enllaç'. ¿Te gustaría volver a trabajar con él?

R: En el Teatre Lliure de Barcelona interpretamos juntos una obra y siempre estamos juntos, pensando y creando cosas. Nos ayudamos mutuamente y seguro que surgirá el proyecto que nos reúna en un momento u otro. Ya sea delante o detrás de la cámara.

P: Tu padre ha dedicado enormes esfuerzos a la búsqueda de una vacuna contra el sida, materia en la que es una de las grandes eminencias mundiales, y se ha involucrado también en la lucha contra el covid. ¿Crees que, puesto que ha habido tantos avances y se ha conseguido cronificar a los pacientes, le estemos dedicando menos energía y foco ahora a erradicar el VIH?

R: Hace poco le pregunté y me dijo que estaban a tope con el VIH, que siguen investigando y con el proyecto de vacuna que tienen. Tanto la terapéutica como la preventiva. El coronavirus evidentemente ha entrado con mucha fuerza. Todos los investigadores de enfermedades infecciosas, como lo es especialista mi padre, han volcado sus conocimientos en el coronavirus, porque, además, tiene ciertas similitudes con el VIH. Se aúnan esfuerzos y muchas de las cosas que se han aprendido con el VIH se usan con el covid. Lo que dice mi padre siempre es que nunca nada es lineal, que hay mucha transversalidad en la ciencia. Lo que se descubre en una enfermedad puede servir para otra. Lo que se necesita realmente son recursos. Tenemos equipos de investigación científica buenísimos en nuestro país y lo que hay que intentar es dotarles de más recursos.

P: Tu hermano Marc y su pareja, Natalia Sánchez, fueron los impulsores de #YoMeCorono, una campaña para recaudar fondos para la investigación, y hasta participó en ella Sharon Stone, lo que evidencia la importancia de que figuras públicas ayuden a dar visibilidad a determinadas causas.

R: Sin duda. Se hizo lo máximo posible. Si la vida te la oportunidad de tener un micrófono, por pequeño que sea, y puedes aportar tu granito de arena en la causa que sea, debes hacerlo. Para mejorar un poco la sociedad vale la pena cualquier esfuerzo.

Marc Clotet