Kiki Morente, más allá de Sara Carbonero: los expertos se pronuncian sobre él
  1. Famosos
RETRATO DEL ARTISTA

Kiki Morente, más allá de Sara Carbonero: los expertos se pronuncian sobre él

El hijo de Enrique Morente, en el punto de mira por su relación sentimental, se está abriendo camino en el flamenco, como ya han hecho sus hermanas, Estrella y Soleá

placeholder Foto: Kiki Morente, en una actuación. (EFE)
Kiki Morente, en una actuación. (EFE)

Desde que esta semana saltara la noticia ya confirmada de que Sara Carbonero mantiene una relación sentimental con Kiki Morente, el cantaor flamenco ha puesto, como diría Isabel Pantoja, todos los cañones de luz hacia su persona. Hasta la fecha era conocido por los amantes de este género musical, así que, de momento, no ha conseguido ser lo que se dice un artista 'mainstream', como sí lo es, en cierta manera, su hermana Estrella y, en menor medida, Soleá, quien también lleva ya un tiempo siendo merecedora de un notable éxito, especialmente por parte de los críticos musicales.

Kiki Morente tiene todos los mimbres para ser un grande y se va labrando su camino paso a paso. Por ahora no ha sido discográficamente un artista prolífico, por lo que tenemos que quedarnos con su álbum 'Albayzín' (2017), cuyo título es un homenaje al barrio que vio nacer a los Morente, y fue producido en 2017 por Estrella Morente y El Camborio, y cuenta a la guitarra con su 'tocaor', Juan Habichuela, con quien tantos escenarios está recorriendo paseando su duende. Porque su pequeña legión de fans ya le lleva mucho tiempo disfrutando en directo, pero seguramente serán muchos más los que le acabarán descubriendo a no mucho tardar, como augura el locutor Fernandisco, quien se aventura incluso a ver un amplio margen de mejora en el artista.

placeholder Estrella Morente, en una actuación. (EFE)
Estrella Morente, en una actuación. (EFE)

Este reconocido experto musical, además, pone el énfasis en el peso de su apellido: "Estamos en un momento curioso en el que la música para sobrevivir tiene que formar un binomio con la sociología y hablo de lo que está ocurriendo ahora mismo. A Sara Carbonero se la relaciona con Kiki Morente. Y tenemos que hablar de la música de Kiki Morente porque creo que es lo único importante, al menos en mi caso. Tengo la sensación de que Kiki Morente es un cantante que tiene treinta y muy pocos años. Es una mezcla de flamenco, quizás no tan antiguo por decirlo de alguna manera, o ancestral, como el flamenco puro es. Su padre dejó el pabellón tan alto... y Estrella Morente también es muy grande en el cosmos de la música flamenca".

La importancia del directo

Respecto a su calidad como artista y a la evolución que le augura mantiene que "he escuchado su 'Albayzín' completo y me parece una voz joven. Aunque tenga recorridos largos cuando canta, tengo la sensación de que le queda todavía recorrido y muchos discos por hacer y muchos directos. El artista se desarrolla en los discos, pero más aún en los directos, donde tienes que demostrar que le pegas a todos los palos del flamenco. En el mundo de la música flamenca tú lo puedes hacer fusionado, con jazz, con góspel, con otras estructuras, pero tienes que ser fiel a los palos, bulerías, peteneras, fandangos... Si no desde el flamenco te juzgan y te dejan un poco en el limbo. Tienes que caerle bien a casi todo el mundo".

placeholder Enrique Morente, en una imagen de 1972. (Cordon Press)
Enrique Morente, en una imagen de 1972. (Cordon Press)

Sobre su estilo pone de manifiesto que, al igual que su padre, el legendario Enrique Morente, "es verdad que no solamente tiene influencias del flamenco puro, sino también de guitarristas de jazz como Pat Metheny y grandes de la música como Leonard Cohen. Tiene también 'cositas' de su amigo y gran guitarrista Vicente Amigo, uno de los mejores de nuestro país. Y quizás voy a pecar un poco de bruja Lola, con mi pequeña bola de visualizar el mundo. Creo que le queda todavía muchísimo. Si le sumergen en el mundo del corazón, aunque él no quiera, le va a ayudar, le va a impulsar un poquito, va a correr por lo menos un 20% en la larga carrera de la música que le ha tocado vivir".

En la crónica social

Y concluye que 'Albayzín' "es un disco descriptivo, muy fresco, pero sigo pensando que él es consciente de que su padre está por encima de las galaxias y los agujeros negros, que los agujeros negros lo que hacen es succionar o envolverse y tragarse todo lo que tienen a su alrededor. Encima tiene el hándicap de que su padre es mucho y su madre también lo es. Creo que le queda mucho. Kiki Morente tiene mucho que demostrar y el tema de Sara Carbonero no sé si le puede echar un cable al mundo de la música. Puede ser que le juzguen por su imagen y no por el contenido y el espíritu que tiene con respecto al mundo del flamenco. Creo que le quedan muchos trenes de largo recorrido que coger todavía".

placeholder Sara Carbonero, posando en sus redes sociales. (Instagram @saracarbonero)
Sara Carbonero, posando en sus redes sociales. (Instagram @saracarbonero)

David López Canales, periodista y escritor, gran amante del flamenco y artífice de ' Un tablao en otro mundo: La asombrosa historia de cómo el flamenco conquistó Japón' (Libros Singulares), también reflexiona sobre la estirpe de los Morente y del lugar que él ocupa en esta saga: "Kiki tiene una cosa muy buena y otra muy mala, y ambas son la misma: su apellido. Llamándote Morente estás señalado para bien y para mal. El apellido abre puertas, pero ser hijo del gran Enrique Morente y hermano de Estrella desborda también las comparaciones, y las comparaciones, ya se sabe, siempre son odiosas. Y, sin embargo, Kiki se está haciendo poco a poco un nombre propio y un hueco".

Sus nuevos proyectos

López Canales adelanta cuáles son los caminos que irá transitando Kiki Morente en el futuro y que entronca con la idea de los trenes de largo recorrido que esbozaba Fernandisco: "Él no iba para cantaor, pero hace unos años decidió seguir los pasos de su padre y lanzó su primer disco, de flamenco puro, como presentación y declaración de intenciones. Pero prepara otros proyectos menos ortodoxos, más de tocar y cantar él, que es algo que le gusta mucho, como si Bob Dylan hubiera nacido mirando a la Alhambra".

Y, por supuesto, la sombra alargada de Enrique Morente acompaña a su hijo, pero también en la acepción de maestría, de referente en el que mirarse y en el que inspirarse: "Kiki no solo heredó de su padre el apellido y esa melena de león, también una voz muy especial. En Kiki se escucha a su padre, y una falta de miedo para atreverse a llevar el flamenco más allá. Él creció viendo a su padre derribar muros y dinamitar fronteras, y eso es maravilloso para alguien que quiere crear sin límites, pero también un listón altísimo. Está empezando. Ahora toca ver hasta dónde es capaz de saltar".

placeholder Kiki Morante y Antonio Carmona, en una actuación. (EFE)
Kiki Morante y Antonio Carmona, en una actuación. (EFE)

El locutor de Cadena Dial Álvaro Díaz también muestra su entusiasmo por un artista que, como todos apuntan, puede ser más que 'one hit wonder', un corredor de fondo, de larga duración: "Kiki Morente es un artista flamenco de los de raza, no hay ninguna duda de ello. No solo porque pertenece a una gran saga, una de las más extensas y conocidas de nuestro país, sino por su talento, que lleva preparando desde que era un niño, desde los 10 años. En su disco 'Albayzín' demostró esa raíz que cualquier cantautor flamenco tiene que tener. Su padre estaría muy orgulloso de él, sin duda".

Díaz subraya la importancia de los artistas de este género, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco desde 2010: "En España no podemos dejar de cuidar a estos artistas flamencos, porque significan mucho para la cultura y nuestra historia. Debe estar siempre presente. Yo veo un gran futuro en la carrera de Kiki, porque además de tener todo el arte de un artista flamenco, tiene todo lo que un chaval de 30 años, una gran relación con su público, con sus redes sociales y, por supuesto, tiene una gran imagen. Nadie nos resistimos a esos ojos azules que sin duda contrastan con esa voz flamenca y poderosa. Larga vida a Kiki Morente".

placeholder Kiki, Soleá y Estrella Morente, en una espectacular actuación. (EFE)
Kiki, Soleá y Estrella Morente, en una espectacular actuación. (EFE)

Nuestra compañera Raquel Riaño nos hace llegar este testimonio de Álvaro Tato, escritor, dramaturgo y letrista, autor, entre otros, del libro 'Zarazas. Coplas flamencas reunidas' (Poesía Hiperión, 2015) y de dramaturgias y letras para la compañía Rafaela Carrasco: "Kiki Morente es una noble llama de aquel incendio que fue Enrique Morente: arte, justeza, compás, saber cantar. Su cante suave y humilde deja un buen sabor de boca de inconfundible eco morentiano, es decir, marchenero evolucionado... Su voz va madurando y templándose con los años, desde los titubeantes comienzos de sus primeras apariciones hasta su paulatina afirmación actual", asegura.

El escritor analiza cómo es el camino que sigue Kiki y los retos que tiene: "Sin la explosión vocal y artística que supuso aquel 'Mi cante y un poema' de su hermana Estrella, sin el anclaje a la cultura indie y urbana de su hermana Soleá, Kiki avanza con pasos de gato, paso a paso por su propio camino, apegado a las formas y cantes tradicionales que abraza en su delicado disco debut 'Albayzín'. Hay que seguirle porque el arte de Granada corre por sus venas y porque tiene cabeza y sentimiento. Y como dice el saber popular: "Abuelos, pares y tíos;/ de los buenos manantiales/ se forman los buenos ríos".

Sara Carbonero