Fernando Nicolás, el nuevo socio de Amancio Ortega en la gastro vip madrileña
  1. Famosos
PROFESIONAL DE ÉXITO

Fernando Nicolás, el nuevo socio de Amancio Ortega en la gastro vip madrileña

Grupo Larrumba se ha asociado con Pontegadea y preparan la apertura de un restaurante en la Torre Picasso

placeholder Foto: Fernando Nicolás, en una imagen de archivo. (Enrique Villarino)
Fernando Nicolás, en una imagen de archivo. (Enrique Villarino)

Los foodies más exigentes están de enhorabuena. Grupo Larrumba se ha asociado con Pontegadea y va a abrir un restaurante en Torre Picasso. El mencionado grupo de restauración, como informan nuestros compañeros de El Confidencial, ha firmado un contrato de alquiler por 25 años en este local en el que abrirá un nuevo espacio con unos postulados similares a La Fonda Lironda, uno de los espacios gastro más emblemáticos de la capital.

Hablamos de un local de 2.300 metros cuadrados que acabará convirtiéndose en el 'place to be' y que supone el primer paso de una alianza estratégica entre Grupo Larrumba y Pontegadea, 'family office' de Amancio Ortega, quien es el propietario del emblemático edificio de la City madrileña.

Para los no iniciados debemos señalar que Grupo Larrumba es un conglomerado hostelero que fundaron hace ocho años por Fernando Nicolás, Charlie Saiz y Chiqui Calleja, y que están detrás de restaurantes como Pipa & Co, Marieta, Perrachica, Habanera, Peyote San, La Chingona y Carbón Negro.

placeholder Amancio Ortega. (EFE)
Amancio Ortega. (EFE)

De los tres socios es Fernando Nicolás quien tiene un perfil más mediático, pero, al igual que sus compañeros, ha brillado siempre por su espíritu emprendedor y su olfato para los negocios. Si echamos la vista atrás, debemos recordar que comenzó vendiendo móviles con 16 años y supo desde un principio diversificar sus actividades, lo que le llevó, por ejemplo, hace unos años a crear la aplicación Wibbi, que servía para relacionar a personas con intereses comunes en un mismo entorno geolocalizado. Un proyecto, por cierto, que nació de la mano de su amigo Alonso Aznar, su socio en el restaurante Pipa & Co, al igual que María Fitz-James.

"A mí Alonso me suma. Me gusta el enfoque que le da a las cosas, es mi contrapunto, un poco siempre como abogado del diablo y muy cauteloso. Eso me viene bien porque yo soy más pasional e impulsivo", manifestaba en una entrevista con Vanitatis en 2014. Una entrevista en la que realizaba, por cierto, unas declaraciones proféticas y que vienen refrendadas por la noticia a la que acabamos de hacer referencia: “A mí me gustan los emprendedores como Amancio Ortega, gente que se ha hecho a sí misma. Como mi padre, que es mi referente”.

placeholder Alonso Aznar. (EFE)
Alonso Aznar. (EFE)

No podemos pasar por alto que, más allá de sus cualidades innatas y su excelente agenda, el éxito de Fernando se basa también en la formación. No en vano, estudió en CUNEF (Colegio Universitario de Estudios Financieros) Administración y Dirección de Empresas entre 2000 y 2005. Y ocho años más tarde, tras atesorar diversas experiencias en el mundo de los negocios, fundó el Grupo Larrumba. Aun así, no siempre lo tuvo fácil: “Yo no conocí la Belle Époque, yo he nacido en esta crisis y he aprendido que a esta vida no se viene de vacaciones, hay que venir a mejorar la vida de los demás”.

Amigos de éxito

Como decimos, tiene un entorno afectivo de profesionales de éxito, pues entre sus amigos se encuentran Rosauro Varo, Javier Hidalgo o el ya mencionado Alonso Aznar, pero él recalcaba en la mencionada entrevista su criterio para elegir sus amistades: "Tengo amigos de otros niveles sociales. Soy un camaleón, puedo tener amigos de todas clases. Eso de los cachorros se lo ha inventado la prensa. Todos trabajamos, somos jóvenes normales, pero eso sale menos en los medios”.

No todo en su vida han sido facilidades y, si se nos permite una metáfora manida, ha tenido sus rosas con sus espinas, pues hace unos años sufrió una caída de caballo en Nicaragua fruto de la cual se le diagnosticó parálisis desde el torso a los pies, pero se sobrepuso a esta terrible noticia: “Me podía haber quedado parapléjico y mira lo divino que ando. Doy gracias a Dios todos los días por la suerte que he tenido. Sé que tengo una imagen de chulito y prepotente, pero los que me conocen saben que no. Son fachadas que intento destruir”.

Amancio Ortega