Es noticia
Menú
La 'otra' Sol Daurella: fincas, aceite, inmobiliaria... y pérdidas
  1. Famosos
LOS NEGOCIOS PARALELOS

La 'otra' Sol Daurella: fincas, aceite, inmobiliaria... y pérdidas

La presidenta de Coca-Cola Europacific Partners tiene empresas en sectores diversos. Una de sus joyas es la finca aceitera de Medina Sidonia, en Cádiz

Foto: Sol Daurella. (Coca-Cola)
Sol Daurella. (Coca-Cola)

Quienes frecuentan la zona están acostumbrados a verla. Porque Sol Daurella no solo tiene fincas y empresas en Cádiz, también un amor por esas paradisiacas tierras. Desde hace dos décadas, la presidenta de Coca-Cola Europacific Partners tiene un negocio de aceite de oliva de alta calidad en su finca en Medina Sidonia, un producto que cuidan con mimo y que ha visto cómo la crisis sanitaria le daba de lleno.

El nombre de la finca, Dehesa Las Cabezas y La Alquería, es la que da nombre a la sociedad. En 2010, Dehesa Las Cabezas y La Alquería absorbió a un conglomerado de empresas. Desde que se produjo la fusión empresarial es la sociedad Daulivo SL la que gestiona la producción y venta de aceite de oliva. Y ha presentado cuentas negativas en el último ejercicio. No siempre se gana dinero, aunque una sea una de las mujeres más ricas de España y alguien experto en finanzas.

placeholder Olivos en el momento de recogida. (EFE/Gonzalo Sánchez)
Olivos en el momento de recogida. (EFE/Gonzalo Sánchez)

Entre las empresas que se integraron en Dehesa Las Cabezas y La Alquería estaba Daurin SL, una sociedad destinada a la venta y alquiler de inmuebles. En su último ejercicio ha presentado pérdidas de 1,4 millones de euros.

Con la actividad de cultivo de frutos oleaginosos, tanto Daulivo SL como Daurin SL cuentan con Daurella como apoderada. Además, ambas empresas tienen la sede social en la misma oficina de Barcelona, la sede de la 'family office' de Daurella, situada en la zona alta de Barcelona. Daulivo SL “tiene por objeto social la realización de actividades relacionadas con el refino, envasado, almacenamiento y comercialización de aceites, especialmente aceites de oliva; la plantación, siembra, cultivo y recolección de materias primas agroalimentarias; así como la compraventa, alquiler de terrenos y fincas de cualquier naturaleza”. Las cuentas de esta empresa reflejan unas pérdidas de 76.000 euros.

Foto: Sol Daurella. (Getty)

Tanto Daulivo como Daurin tienen como socio único a la empresa Begindau SL, de la que Sol Daurella es apoderada y gerente. Como la mayoría de sus empresas, pende de otra sociedad radicada en Luxemburgo. En 2019, la sociedad Daurin realizó una ampliación de capital de 8,4 millones de euros como compensación de los créditos con su socio único, Begindau. El importe fue de 6,4 millones de euros y una aportación no dineraria de dos millones. En 2019 también, Begindau registró una provisión por deterioro de participaciones sobre la sociedad Daulivo, por un importe de 46.745 euros.

Foto:  Sol Daurella. (Getty)

Begindau tiene unas cuentas millonarias, con un capital social de 5,8 millones de euros y un patrimonio neto de 206.648.447 euros. La sede social está en la misma 'family office' y sus cuentas fueron auditadas en 2018 por KPMG, tal y como se indica en el Registro Mercantil. En su último ejercicio, los beneficios netos fueron de 499.000 euros, cantidad en la que se asumen las pérdidas de las anteriores empresas.

Vemos pues que, además de ser la presidencia de Coca-Cola Europacific Partners, de ser la cónsul honoraria de Islandia y de formar parte de numerosos consejos de administración, Sol Daurella invierte en todo tipo de sectores a través de numerosas empresas. Lo define bien la sociedad Begindau Sl en sus cuentas: “Gestión, dirección y administración de empresas, participaciones en empresas industriales, comerciales, agrícolas, inmobiliarias, de construcción y servicios en general y la prestación de servicios de asesoramiento y análisis de inversiones en empresas”.

Junto a los Domecq

La finca Las Cabezas y La Alquería está situada en una zona de grandes terrenos agrícolas en la que han invertido familias de la comarca y otros inversores del país. Allí vendió hace poco la familia Domecq Los Alburejos por 20 millones de euros. Otras fincas famosas de allí son El Bercial y Las Pilas, propiedades de grandes familias.

Foto: Sol Daurella, en el centro, junto a dos grandes directivos de Coca-Cola internacional. (Cortesía)

Casada con el empresario Carles Vilarrubí, juntos han tenido una hija. La presidenta de Coca-Cola European Partners tiene otro hijo, José, fruto de su anterior matrimonio con Joan Albiol. Carles Vilarrubí, por su parte, tiene otros dos hijos, Carlota -su boda en la Cerdanya fue un gran acontecimiento social hace unos años- y Eduard.

Es precisamente en la Cerdanya donde se conocieron y donde la pareja suele acudir a descansar. Lo hacen en helicóptero para evitarse el engorro de la carretera y el peaje de los túneles del Cadí, lentos y a menudo con tráfico. Ella es aficionada al deporte y a la vida sana y le gusta practicar golf, lo que suele hacer en el Real Club de Golf de El Prat, uno de los más exclusivos del país. Además, Daurella practica hípica, esquí, navegación y trata de hacer grandes viajes, si puede ser en familia.

Foto: Fotomontaje realizado en Vanitatis.

Implicada en la vida catalana y miembro destacado de la sociedad civil, Daurella forma parte del patronato de fundaciones como la del Palau de la Música Catalana, del Teatre Nacional y del Teatre del Liceu. Pero sus implicaciones son a veces fuente de conflicto. Hace un par de años, Daurella dio un paso adelante al entrar a formar parte del consejo consultivo del Diplocat, entidad defensora del independentismo, y a los pocos días se retiraba, consciente del conflicto que conllevaba para su empresa.

Quienes frecuentan la zona están acostumbrados a verla. Porque Sol Daurella no solo tiene fincas y empresas en Cádiz, también un amor por esas paradisiacas tierras. Desde hace dos décadas, la presidenta de Coca-Cola Europacific Partners tiene un negocio de aceite de oliva de alta calidad en su finca en Medina Sidonia, un producto que cuidan con mimo y que ha visto cómo la crisis sanitaria le daba de lleno.

Sol Daurella Cádiz
El redactor recomienda