Logo El Confidencial
NOTICIAS

Sharon Stone, un peligro para la salud de su hijo

Hay madres protectoras. También las hay hiperprotectoras y luego, después de todas las progenitoras demasiado celosas del control de sus hijos, está Sharon Stone. El proceso

Foto: Sharon Stone, un peligro para la salud de su hijo
Sharon Stone, un peligro para la salud de su hijo
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    Hay madres protectoras. También las hay hiperprotectoras y luego, después de todas las progenitoras demasiado celosas del control de sus hijos, está Sharon Stone. El proceso por la custodia de su hijo Roan, adoptado durante su relación con su ex marido Phil Bronstein, está sacando a la luz algunas de las obsesiones de la intérprete de Instinto Básico en relación con la salud del pequeño.

    “Exagera en muchos de los asuntos relacionados con Roan”. Esta frase no la dice su ex, sino el juez que se encarga de dirimir sobre la tutela del pequeño, de acuerdo con un documento judicial hecho público por la web TMZ.com, dedicada a la información sobre famosos. El magistrado cita varios casos, como la ocasión en la que Stone sospechaba que su hijo podía tener algún tipo de problema en la médula espinal “aunque no había ninguna evidencia que apoyara el alegato”.

     

    Pero el ejemplo más bizarro sobre la extraña actitud de Stone con su retoño tiene que ver con el botox. La toxina favorita de las celebrities para alisar sus rostros también tiene propiedades para controlar la sudoración excesiva y los olores corporales, así que la actriz decidió que había que inyectarlo en los pies de su hijo para controlar el hedor que de sus extremidades parece desprenderse.

     

    “Este es otro ejemplo de exageración”, afirma el juez en su escrito a la vez que considera que Bronstein tiene “un acercamiento mucho más simple y común” al problema: preocuparse de que el niño “lleve siempre calcetines y de que use desodorante para los pies”, algo más sencillo que poner en práctica una técnica invasiva como las inyecciones de botox.

     

    La sentencia, redactada tras la audiencia de custodia del día 12 de septiembre, otorga la custodia física del pequeño a Bronstein porque “puede ofrecerle un hogar continuado, estable y seguro, algo que Roan necesita”. Triste final para una relación, la de Stone y el editor de prensa, que duró varios años. Los dos contrajeron matrimonio en 1998 y acabaron por divorciarse en 2003.

    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios