Logo El Confidencial
NOTICIAS

Álvaro Marichalar: "La situación de mi hermano es de indefensión"

En medio del campo asturiano y con un sol de justicia excesivo para el mes de octubre, Álvaro de Marichalar acaba de recorrer ocho de los

Foto: Álvaro Marichalar: La situación de mi hermano es de indefensión
Álvaro Marichalar: "La situación de mi hermano es de indefensión"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura9 min

    En medio del campo asturiano y con un sol de justicia excesivo para el mes de octubre, Álvaro de Marichalar acaba de recorrer ocho de los catorce kilómetros que componen el descenso del río Sella por una causa solidaria. En esta ocasión fue para la Fundación Puentes del Mundo, presidida por Nacho Sandoval. Unos y otros quieren hablar con él, pero hay algunos que no lo han logrado, quizá porque se vuelve inaccesible cuando se habla de su hermano Jaime, el duque de Lugo. Ahora se sienta, aún con el traje de neopreno, a responder a las preguntas de Vanitatis.com, reticente y serio, pero dispuesto.

    Es muy difícil hablar contigo dadas las circunstancias…

    Sí.. ¿tú crees?

    Te has convertido en un personaje mediático por todo lo que está sucediendo… ¿crees que eso afecta a tu imagen?

    La imagen es fruto de lo que los medios quieren dar de ti. Los medios profesionales se informan, conocen a una persona y después escriben sobre ella. Los medios que hacen del chismorreo la profesión periodística no tienen credibilidad. Por eso yo me fío de los lectores de Marca, de ‘El larguero’… no me puedo fiar de los lectores de medios de comunicación que hacen comentarios derivados de cotilleos y de rumorología. Para evitar eso hay que contrastar la información antes de publicarla.

    ¿Hay desprotección frente a esto?

    Estamos en un país en el que las leyes sobre la intimidad, el honor y la dignidad de las personas, son escasas, poco protectoras para el ciudadano, y las pocas que hay no se hacen cumplen porque el sistema judicial no funciona. Ahí tienes medios de comunicación que han difamado, que han insultado, y aquí no pasa nada. Es descorazonador y difícil. Pero hay que seguir adelante porque la vida son dos días y tampoco hay que obsesionarse mucho. Ahora, sí que es bueno que la sociedad empiece a reaccionar y a darse cuenta de que esta situación no puede seguir así. Los errores ponen en entredicho el sistema judicial, si la justicia no funciona, no funciona nada…

    ¿Consideras injusto el tratamiento mediático que se te está dando como portavoz de la familia?

     El medio que piense eso, no tengo comunicación con él. Yo tengo una trayectoria empresarial deportiva.  A mí me llamaban ‘el Indurain del mar’ en el año 92, luego hubo un acontecimiento familiar que eclipsó mi realidad de empresario y de deportista. Ahí pasé a una dimensión de sociedad que a mí no me interesa y que no entiendo.

    ¿Y que haces frente a eso?

    Me dedico a mis expediciones en el extranjero, que allí soy sólo un deportista. Que aquí me pregunta alguien por cuestiones que son ajenas a mí, intento evadirme y no hablar con ese tipo de medios, nada más.

    Pero es que el tema de la famosa portada de Época ha levantado ampollas…

    Con respecto a ese tema pienso, como ciudadano español, que es triste y lamentable. Lo único que he hecho es, ante una información basada en rumorología y sin contrastar, ante una información de ese tipo, he dicho simplemente que me parece una canallada, una falta de profesionalidad. Como ciudadano me parece una barbaridad tener que soportar un sistema judicial que no pone coto a esos excesos y a esa injusticia, a lo que representa el fusilamiento de una profesión, porque quien es capaz de escribir así sobre ese tipo de cosas basándose en rumores está fusilando también a la carrera periodística. Ahí es donde la justicia debe actuar.

    ¿Y actuará?

    Ahí se va a ver si actúa o no… habrá que esperar.

    Pero para que la administración actúe una de las partes tiene que pedir que actúe, y a lo mejor la parte afectada por tu lado, no quiere hacerlo...

    Yo no soy la parte afectada, yo soy un ciudadano más, que observo desde fuera, aunque haya una relación familiar. Como ciudadano veo una clara situación de injusticia y de indefensión. Tengo entendido que ha habido una querella presentada, que de hecho ya ha salido reflejado en los medios y hay una querella en curso.

    Hay una coincidencia temporal entre vuestro proceso en Numancia y la publicación del artículo ¿Las cosas vienen juntas?

    Hay una coincidencia un poco rara ahí. Son temporales de tierra, las tormentas nunca llegan solas, pero al final escampan todas a la vez, así que no pasa nada. Al mal tiempo buena cara y lo importante en estos casos es afrontar una situación dura que se puede dar en este momento y luchar por la verdad y por la justicia.

    Pero a parte de la búsqueda de la justicia todo esto también puede afectar de forma íntima…

    La verdad siempre resplandece y al final se sabrá si alguien está detrás de todo esto, si alguien lo pilota desde la sombra, todo al final se sabrá y se parará, de hecho nosotros ahora mismo estamos contentos porque la expropiación que debía haberse producido hace dos años ahora esta parada.

    Sin duda, la separación del duque de Lugo ha eclipsado tu viaje a la Antártida…

    Es una expedición que intenté hacer la Navidad pasada pero como me presenté a las elecciones por Unión Progreso y Democracia tuve que anularlo y voy a intentar hacerlo esta Navidad. Se trata de navegar de Chile a la Antártida cruzando el mar de Hoces, que es un mar que une el sur de América con la Antártida, son mil kilómetros y es un mar complicado pero es un desafío que llevo ya pensando seis años.

    ¿Asusta enfrentarse en solitario al mar?

    Da miedo. Uno lo siente, pero ese miedo está para enfrentarse a él y lucharlo y vencerlo. Pero como en la vida, todos tenemos miedo cuando nos enfrentamos a nuestra expedición vital. Los miedos hay que reconocerlos y afrontarlos.

    ¿Qué da más miedo, un problema personal o encontrarse solo en medio del mar?

    Es parecido. Un enfermo de cáncer está solo ante su enfermedad, un padre de familia que tiene un hijo que ha sufrido un accidente se encuentra solo, un empresario, un trabajador también se encuentra solo. Es normal, la soledad, las complicaciones, son tan normales como los momentos mejores. Pero lo que hay que hacer con los miedos es identificarlos enfrentarlos luchar y nunca darse por vencido.

    ¿Cuales son los problemas actuales de Álvaro de Marichalar?

    Ahora tengo un problema con mis terrenos en Soria, que la Junta me quiere expoliar. La administración está mintiendo a los ciudadanos en lo que considero un caso de corrupción política claro. La vicepresidenta María Jesús Ruiz es la que pilota todo, la que quiere hacer esta barbaridad en el entorno de Numancia y en el de la Soria Medieval.

    ¿Qué tienen de especial esos terrenos?

    Hay muchas teorías, por una parte ellos creen que es muy fácil expropiar a una familia como es la nuestra puede ser vendible desde la demagogia desde “lo políticamente correcto”. Todo esto desde una cúpula que no está administrando bien el dinero de todos los ciudadanos. Creo que hay un divorcio absoluto entre la clase política y la ciudadanía.

    ¿Por eso te metiste en política?

    No, la verdad es que me he metido en política siguiendo la senda de mi abuelo Luis, Vizconde de Eza, que ya en los años 20 fue ministro de la guerra, con don Alfonso XIII, ministro de Fomento, alcalde de Madrid, fundador de la Legión, precursor de la Seguridad Social en España y de la jornada laboral de ocho horas; alguien que para mí es un referente.

    ¿Por qué UPD?

    Escuché a Rosa Díez, escuché a Zapatero, escuche a Vargas Llosa y me encantó su discurso, lo vi necesario. Les llamé y a partir de ahí nos hemos hecho compañeros, amigos en el camino de intentar sacar a esta sociedad de esta situación abúlica de tragar todo sin protestar. UPD es el único partido que yo veo libre ahora mismo de hipotecas en España, de gente que quiere prestar un servicio público. 

    ¿Cuál crees que tu aportación con esta incursión política?

    Ahora mismo, la denuncia. Mi función en el partido es convencer a personas honestas para que se afilien, mi función es echar una mano. Mi posición es momentánea, yo voy a estar aquí cuatro o cinco años, yo no aspiro a conseguir un cargo público. No me gustan los cargos públicos.

    ¿Cómo crees que interpreta la gente de a pie tu vida política?

    Como te digo, yo sigo la senda de mi abuelo, precisamente cuando tienes una posibilidad de colaborar en el bien general, es un deber moral hacerlo, para mí es muy importante, aunque no ganes nada con ello, porque no todo en la vida es ganar. Lo importante es ayudar, colaborar, echar una mano.

    Aun con estos procesos, estás muy tranquilo.

    Para eso la mar es una gran escuela. He vivido cosas muy duras en la mar. Llevo 27 años enfrentándome en solitario a la naturaleza, por eso a mí una vicepresidenta de la Junta de Castilla y León no me da ningún miedo. Y lo siento, tampoco ningún respeto ni ninguna consideración hacia una persona así, ni tampoco el presidente de la junta. Cuando lo comparas a lo que he vivido ahí fuera, en la mar, son pececitos, no llegan ni a atunes. Son gente pequeña.

    A pesar de todo, ¿Te quedas con el mar?

    Me quedo con la mar, con la naturaleza, con la grandeza del horizonte azul.

    ¿Hasta cuándo va a estar Álvaro de Marichalar sobre una moto?

    La embarcación, que es como yo prefiero denominarla, y a la que he bautizado como Numancia, me lo permite de momento y voy a estar hasta que Dios quiera. A lo mejor para expediciones de ese tipo me quedan dos o tres años, pero seguiré navegando, quizá por lugares más tranquilos como lagos o ríos.

    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios