Los mineros ensombrecen la fiesta de Hannibal Laguna
  1. Noticias
NOTICIAS

Los mineros ensombrecen la fiesta de Hannibal Laguna

 El Museo del Traje de Madrid vivió la noche del martes una presentación curiosa: la de unas ampollas que utiliza el mismísimo Hannibal Laguna y que

 El Museo del Traje de Madrid vivió la noche del martes una presentación curiosa: la de unas ampollas que utiliza el mismísimo Hannibal Laguna y que llevan su firma y la de los cosméticos Atache. Sin embargo, nadie contaba con que la marcha minera, que llegó a ser Trending Topic en Twitter, se plantase delante del museo. 

Así, mientras por la entrada desfilaban invitadas con elegantes vestidos, mayoritariamente firmados por Hannibal Laguna, también desfilaban los mineros asturianos recién llegados a Madrid para reclamar sus derechos. Y, además, lo hacían cantando su himno. Ese desfile hizo que algunos de los invitados se perdiesen el coctail al estar cortada la calle, y se diesen la vuelta.

Sin embargo, fueron los menos. A la presentación del cosmético acudieron Isabel Gemio, que saludó afectuosamente a Laguna y comentó, a pesar de su simpatía por los mineros, las dificultades de llegar al acto en una noche en la que Madrid pensaba más en el carbón de las minas que en los cosméticos o en la moda.  

También se dejaron ver Jacqueline de la Vega, Vanessa Romero o la periodista de moda Clara Courel, que estaba encantada de sentirse "como en los años 50" con un modelo de Hannibal Laguna de color negro. Ese vestido era el mismo con el que, unas horas antes, había entrado en un restaurante de comida rápida a comerse una hamburguesa porque no le daba tiempo a cenar en otro sitio. Algo tan original como ella: unir la comida basura con la alta costura.

También vestida de Hannibal Laguna estuvo Silvia Alonso, la protagonista de la serie Tierra de Lobos, cuyo proyecto más inmediato es rodar la cuarta temporada de la misma a la espera de que se emitan los capítulos ya grabados. 

Conforme avanzó la noche los gritos de los mineros se fueron perdiendo entre el ruido de Madrid y en el Museo del Traje solo quedaron bellezas, cosmética y un Hannibal Laguna que ahora 'coquetea' con el mundo de la cosmética sin perder un ápice de glamour; un glamour que en la presentación vino envuelto entre proclamas y marchas mineras. 

Hannibal Laguna