'La cruda verdad' de Julián Muñoz: el ex alcalde publica sus memorias desde la cárcel
  1. Noticias
NOTICIAS

'La cruda verdad' de Julián Muñoz: el ex alcalde publica sus memorias desde la cárcel

El próximo 13 de mayo sale a la luz La cruda verdad, una autobiografía sobre la vida, obra y milagros del que fuese alcalde de Marbella,

Foto: 'La cruda verdad' de Julián Muñoz: el ex alcalde publica sus memorias desde la cárcel
'La cruda verdad' de Julián Muñoz: el ex alcalde publica sus memorias desde la cárcel

El próximo 13 de mayo sale a la luz La cruda verdad, una autobiografía sobre la vida, obra y milagros del que fuese alcalde de Marbella, Julián Muñoz, en la que el exedil más mediático de España ha querido contar en primera persona sus vivencias en el mundo de la política y los pormenores de las convivencias con las dos mujeres de su vida: Mayte Zaldívar e Isabel Pantoja. Un libro repleto de anécdotas, que Muñoz comenzó a redactar a principios de este año y cuyas correcciones se hicieron unos días antes de que la Audiencia de Málaga decretase su ingreso en prisión por el ‘caso Blanqueo’.

A lo largo de sus casi trescientas páginas, Muñoz aborda cuestiones delicadas como si su exmujer Mayte Zaldívar se dedicaba o no a la prostitución cuando la conoció en Madrid, tal y como se especuló hace años en diferentes medios de comunicación, o cómo fueron los meses previos a que su relación con Isabel Pantoja se hiciese pública. Vanitatis ha tenido acceso a parte de las galeradas del libro, en el que Muñoz expresa de manera muy descriptiva su sentir.

En un capítulo narra que Isabel Pantoja no se entregó a él, en todos los sentidos, hasta bien entrada la relación. Julián llega a contar en su libro barbaridades sobre la tonadillera, llegando incluso a practicar la crueldad y no le tiembla el pulso al escribir que, tras abandonar la cárcel, ella le dejó tirado como un perro. Muñoz aporta además detalles hasta ahora nunca contados sobre esa despedida final en la casa de La Pera, cuando Pantoja le quitó, siempre según su versión, hasta las llaves del coche.

El exalcalde admite en su libro que se dejó encandilar por los cantos de sirena, en alusión a Pantoja, y relata con precisión el reencuentro de ambos en los pasillos de la Audiencia de Málaga, después de varios años sin verse cara a cara. Del libro se desprende que Julián sigue enamorado de Isabel, a quien le da una de cal y otra de arena.

Muñoz aprovecha algunas líneas para hablar de Agustín Pantoja, hermano de la cantante, con quien nunca tuvo muy buena relación y describe a las personas del entorno de la tonadillera, entre las que se encontraría Chelo García Cortés, Tere Pollo y Raquel Bollo. Con casi ninguno de ellos muestra demasiada piedad. Tampoco con Jesús Gil.

Según ha podido saber Vanitatis, por personas cercanas a Muñoz, la finalidad del exalcalde con este libro no sería sólo contar su verdad, sino sobre todo ganar dinero con el reclamo que podría suponer para las televisiones el contenido de la biografía. “Julián necesita dinero, el sabe que el mercado editorial está en crisis, pero el libro era una manera de volver a la televisión. Nunca imaginó que ingresaría inmediatamente en prisión y pensó que le daría tiempo a hacer algún plató. Y añade: “Aunque el dinero que ha facturado por sus apariciones televisivas se lo ha retenido la justicia para hacer frente a todas las multas, él pensaba que de ahí podría ir pagando a sus abogados”.

Ahora, con el libro a punto de salir a la luz, Julián Muñoz se tendrá que conformar con ver las reacciones de los aludidos en su obra desde la cárcel.

El Prólogo

Aunque el prólogo está escrito por el periodista Miguel Ángel Ordóñez, experto en el 'Caso Malaya' y jefe de prensa del Ayuntamiento de Marbella hasta finales del 2010, Julián Muñoz firma el libro y el epílogo final. Este es un extracto del mismo:

Ya iba siendo hora de echar la vista atrás y hablar a calzón quitado de mi verdad, que es la verdad. Hora de narrar algunas cosas simplemente como las viví, tan diferentes de cómo han sido contadas, aunque sea consciente de que la campaña de desprestigio que he sufrido durante todo este tiempo puedan convertir en un ejercicio inútil todo este esfuerzo por hacer brillar la verdad. Tampoco estoy del todo seguro de que sea el momento más oportuno, pero quiero dar mi punto de vista. De antemano, pido perdón porque se me va a escapar cierto rencor, porque es muy difícil que se te quite el odio habiendo pasado por lo que yo he pasado. Voy a tratar de ser un poco objetivo y no ser vehemente, aunque me resulte difícil».

Julián Muñoz