Logo El Confidencial
LA POLÍTICA HA ACOGIDO A LA ACTRIZ

Cristina Almeida y María Barranco, la ‘extraña pareja’ que comparte piso

Aunque forman una ‘extraña pareja’, no estaríamos en ningún caso ante una película de Gene Saks, sino más bien de Pedro Almodóvar. La actriz y la política comparten piso en Madrid. Hace años, en uno de los peores momentos personales de la intérprete, la

Foto: Cristina Almeida y María Barranco, la ‘extraña pareja’ que comparte piso

Aunque forman una ‘extraña pareja’, este no parece el argumento de una película de Gene Saks, sino más bien de Pedro Almodóvar. La actriz María Barranco y la exdiputada regional y senadora Cristina Almeida comparten piso en Madrid. Hace años, en uno de los peores momentos personales de la intérprete, la también abogada decidió acogerla por primera vez en su hogar. “Yo estaba triste, era una mujer abandonada y ella me prestó su casa. La recuerdo como una de las épocas más divertidas de mi vida. Cristina fue un pilar muy importante para mí, me enseñó muchas cosas. Siempre digo que desde que la conocí soy mejor persona. Me enseñó a reírme de mi sombra”, declaró Barranco en su momento.

Ahora la historia se repite. La actriz que alcanzó la fama con Mujeres al borde de un ataque de nervios, comedia por excelencia del director manchego, tampoco pasa por una buena racha, esta vez en lo profesional. Prepara un nuevo proyecto de teatro, pero la serie que iba a protagonizar con Antonio Resines en Telecinco, He visto un ángel, no ha convencido a Paolo Vasile y no se va a realizar; al menos de momento. Las cosas se han complicado para ella y ha decidido alquilar la casa que tiene en propiedad en Madrid. Una vivienda de gran tamaño que le genera muchos gastos a los que se enfrentaba últimamente con dificultades. Cristina Almeida le ha vuelto a tender la mano y le ha abierto de nuevo las puertas de su casa en Arturo Soria.

“Se conocen desde hace mucho tiempo y se llevan estupendamente. María Barranco siempre ha dicho que Cristina es como una segunda madre para ella”, aseguran fuentes de su entorno. De todos modos, la situación es temporal. Tras pasar unos tres meses como inquilina en casa de la política, Barranco ha logrado por fin alquilar su casa. “Planea mudarse a una casa más pequeña, también de alquiler, a lo largo del mes de enero. De este modo, los réditos que saque de la renta de su casa en propiedad le darán para pagar la suya e incluso le reportarán un excedente”, aseguran las mismas fuentes.

La casa de Cristina Almeida siempre ha sido refugio de quien lo ha necesitado. “Tiene un espíritu solidario increíble, por allí han pasado hasta exiliados. Ha ayudado a mucha gente en los últimos años. Siempre fue comunista en el más estricto sentido del término”, aseguran sus más allegados a este medio. De hecho, en este momento, la vivienda, de tres habitaciones, está ocupada por una mujer más.

Pero lo cierto es que Cristina no pasa mucho tiempo allí, porque su madre es muy mayor y pernocta con ella, en la casa de esta, la mayoría de las noches. Aun con todo, María y Cristina han forjado una amistad de años y se dejan ver juntas muy a menudo por las calles de la capital e incluso han acudido a numerosos actos sociales este año, fundamentalmente al estreno de películas y obras de teatro. Ambas comparten piso, su afición a la cultura y, en última instancia, también parece que sus querencias políticas e ideológicas, pues se han dejado ver en manifestaciones convocadas por la izquierda y forman parte de La Plataforma de apoyo al magistrado de la Audiencia Nacional, que defiende los intereses del juez Baltasar Garzón.

María Barranco se divorció en 2004 del director Imanol Uribe, con el que tiene una hija, Andrea, de veinte años. Tiene dos premios Goya en su haber, ambos como actriz de reparto, por sus papeles en Mujeres… (1988) y Las edades de Lulú (1990). Si entre 1988 y 2004 participó en más de veinticinco películas, a partir de entonces solo lo ha hecho en tres, la última Las brujas de Zagarramundi, de su amigo Álex de la Iglesia. Sus últimos años los ha pasado en el teatro, pero no han sido fáciles, como los de otras ‘chicas Almodóvar’, que también han confesado pasar actualmente por una etapa complicada (es el caso de Rossy de Palma). Afortunadamente para Barranco, siempre ha contado con el apoyo de Cristina Almeida, a la que las cuentas le van realmente bien gracias al bufete que fundó (ABA Abogadas) en 1995 junto a Ana Clara Belío.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios