La Cayetana de Alba que nadie conoce, protagonista de un nuevo libro
  1. Noticias
está escrito por la periodista concha calleja

La Cayetana de Alba que nadie conoce, protagonista de un nuevo libro

“No toma té ni café, aunque consume a diario zumo de lima (preferiblemente del limero que tiene en el jardín)", se asegura en un nuevo libro biográfico

“No toma té ni café, aunque consume a diario zumo de lima (preferiblemente del limero que tiene en el jardín). Los domingos le gusta que le traigan churros para desayunar” Es uno de los datos de Cayetana, duquesa de Alba, un libro autorizado por ella misma y escrito por la periodista Concha Calleja que ahonda en la existencia de una mujer que pareció ponerse el mundo por montera, pero que también vio morir a su madre siendo muy joven, ama la cultura de la India y aprendió que “un Alba nunca llora”. Más que una biografía, se trata de un relato esquemático de recetas de los platos que le gusta comer, los viajes que ha hecho, los palacios que posee la casa de Alba o el reparto de su herencia. “La editorial me propuso un libro sobre ella y quise hacer algo más ‘picadito, algo diferente. Cogí, por ejemplo, los tres menús de sus bodas, sus platos favoritos o los de sus hijos”, cuenta la autora a Vanitatis acerca de la historia de este peculiar y muy bien ilustrado libro, surgido cuando preparaba otro libro sobre la antecesora de Cayetana de Alba.

Una imagen de la pequeña 'Tana' (Editorial Café de la Rosa)A menudo, es la propia Cayetana, nacida en el Palacio de Liria en 1926, la que narra, en primera persona, muchos de los recuerdos de su vida. En otras, es Calleja o muchos de aquellos que pasaron por la vida de esta duquesa ‘pop’ que ha llegado a las altas esferas y al pueblo más llano. Por ejemplo, hay testimonios escritos del fallecido Jesús Aguirre, el ex jesuita y escritor con el que contrajo un segundo matrimonio el 16 de marzo de 1978. Hasta ahora, pocos conocían los poemas que le dedicó el amor de su vida cuando viajaban juntos a algún lugar. Este libro muestra algunos de ellos sin ningún tapujo:

¿Cuándo vendimia nuestro corazón? Te amo:

Y las uvas derrotan su reposo en mis manos.

Olvido si la espuma de tus piernas

Ha bañado las mías. Tan dentro estás

De mí que entre ver y mirar no quedan

Trechos, felices o dolientes, como fueron

Antes de que me amases, antes de ti,

Antes de mí por tanto o cuando amor

Podría los membrillos

Para conseguir poemas tan privados no ha hecho falta convencer a la duquesa, ya que la autora tiene una relación con la Casa de Alba que viene de lejos y ya había escrito tres volúmenes de coleccionista sobre la familia. Pese a todo, niega haber elaborado una hagiografía: “No con todo lo que escribo están de acuerdo y no todo les tiene que gustar”, asegura. En cualquier caso, su opinión sobre Cayetana es intachable: “Ella y la pintada por Goya son las duquesas que más han pasado a la historia. Si tuviese que describirla con una palabra, sería pasión. Se apasiona y lucha por todo aquello que le entusiasma y le ilusiona”, asegura Calleja.

La duquesa junto al amor de su vida, Jesús Aguirre (Editorial Café de la Rosa)

Un reparto de la herencia con vistas al futuro

Pocas veces, además, se ha hablado del reparto que ha hecho de su herencia. Como buena previsora que es a pesar del look hippie que siempre ha lucido y de manifestar continuamente que hace lo que le sale “del pie”, la duquesa de Alba ha dejado bien repartido su legado. El libro también es una forma de indagar en los detalles de ese reparto. “Escribiendo el libro me llamó la atención descubrir que el Palacio de Dueñas no se lo había dejado al nieto mayor, como todos creen. Se lo ha dejado a su hijo Carlos por una buena razón: es el futuro duque de Alba. Lo ha hecho siguiendo las directrices de su abuelo, que decía que la mejor forma de que el patrimonio de los Alba no se dilapidase y fuese protegido era no repartir las herencias antes de tiempo y favorecer al heredero del título”.

Una pequeña Cayetana (Editorial Café de la Rosa)El lector curioso también podrá encontrar aquellas fotografías de la Cayetana niña que nadie ha visto. Apadrinada por los reyes Alfonso XII y Victoria Eugenia, la pequeña ‘Tana’, además de vivir la cruel enfermedad de su madre, tuvo que huir de Madrid y oyó la noticia de que el palacio donde había nacido había sido bombardeado. No fue la infancia de cuento de hadas que muchos imaginan y algo de esa peculiar génesis vital se deja ver en las imágenes inéditas que contiene el libro. “Ella me ha ido dando fotos de su archivo a lo largo de los años. Al final, me he hecho con una colección de imágenes sobre su vida. Me gusta especialmente una fotografía de cuando era pequeña en la que aparece vestida como de chico”, cuenta la escritora.

En los últimos tiempos, Alfonso Díez, su tercer marido, le ha “alargado la vida”. Sin embargo, ni siquiera él ha podido impedir que en las últimas semanas la salud de Cayetana se haya debilitado en cierta forma. “Continúan haciéndole masajes diarios y tiene una válvula que no le va bien. Cosas como la caída que sufrió en Italia le han afectado en los últimos tiempos”, asegura Calleja, que suele llamarla con cierta frecuencia para preocuparse por su estado de una salud algo más frágil debido a su edad. Y es que, llegado cierto momento en la vida, son los años los que mandan, incluso en aquellos que, como ella, siempre hicieron lo que les dio la real gana.

Alfonso Díez Herencia Duquesa de Alba