Andic-Marichalar, lo que unió Naty Abascal y no separó un divorcio real
  1. Noticias
NAVEGAN JUNTOS EN EL barco DEL DUEÑO DE MANGO

Andic-Marichalar, lo que unió Naty Abascal y no separó un divorcio real

Les presentó la ex asesora de Mango. Cuando el duque se divorció de la infanta muchos le dejaron. No así Andic, que le sigue prestando el jet y el velero

Jaime de Marichalar cada vez hace más vida fuera de Madrid. El fin de semana que no tiene a sus hijos suele viajar a Barcelona, donde ya tiene un grupo compacto de amigos. Por un lado el joyero Rabat, del que se hizo íntimo antes de que muriera su primera mujer, y por otro el empresario Isak Andic, dueño del imperio Mango, con el que se le ha fotografiado surcando los mares el pasado fin de semana.

Con este último la amistad le viene de cuando aún estaba casado con la infanta Elena. Naty Abascal fue el nexo de unión entre el dueño del imperio textil y el por entonces duque de Lugo. La primogénita Borbón solía vestirse de la firma en su vida privada. A diferencia de su cuñada Letizia utilizaba la línea más cómoda, ropa elegida por su marido y que la casa le cedía gratuitamente como sucede con otros personajes ilustres tipo la duquesa de Alba, que tienen la tarjeta vip.

Naty, que durante un tiempo estuvo unida a la empresa como asesora, fue la introductora de embajadores con Marichalar. Viajaban juntos a los desfiles e incluso hubo algún despistado que quiso ver romance con la estilista donde sólo había amistad. La mayoría de las veces estos desplazamientos eran en el avión privado de la casa, como ha sucedido este fin de semana con el viaje de Marichalar a Ibiza.

Velero y jet privado

Cuando el duque dejó de ser duque al divorciarse y muchos de los palmeros habituales le excluyeron e incluso tuvo que abandonar consejos de administración porque ya no resultaba rentable, Isak Andic y su familia mantuvieron su fidelidad con el exconsorte repudiado. Y durante estos años la amistad se ha afianzado. Tanto es así que Jaime Marichalar opina sobre las colecciones, como él mismo contaba a Vanitatis en uno de los últimos desfiles de Mango celebrado en Barcelona.

Al preguntarle qué le parecía la ropa de hombre explicaba que “es ropa muy ponible incluso para mí, que tengo una talla difícil de pantalón, porque la mayoría de las veces me quedan cortos. Ya le he dicho a Isak que tienen que hacer como en Estados Unidos, varios largos”. Marichalar no está en nómina de Mango, pero sí es un buen consejero a nivel personal. Le gusta la moda y tiene conocimiento del sector.

Naty Abascal Mango Infanta Elena
El redactor recomienda