Logo El Confidencial
PASÓ UNOS DÍAS EN LA CIUDAD JUNTO A SU MUJER

Felipe González vende su ‘casa’ de Tánger a la familia real de Arabia Saudí

ha vendido los terrenos de Jbila a la familia real saudí aprovechando la estancia del príncipe Salman

Foto: El palacio del rey saudí (A. de la Gama)
El palacio del rey saudí (A. de la Gama)

Felipe González ha vendido los terrenos que tenía en la playa de Jbila en Tánger a la familia real saudí. Las negociaciones venían de lejos, pero habría sido hace unas semanas, aprovechando la estancia del príncipe Salman en la ciudad marroquí, cuando el expresidente español cerró la operación. González ha pasado unos días en Tánger junto a su esposa, Mar García Vaquero.  

En verdad, la que iba a ser una espectacular mansión en primera línea de playa, valorada en 2,5 millones, sólo era un solar sin construir con cuatro postes de hormigón. A partir de hora, además, estos 5.000 metros cuadrados pasarán a formar parte del complejo palaciego que la familia real saudita se está construyendo en la playa.

Tal como hace unos días publicaba Vanitatis, el príncipe Salman ha elegido Tánger como lugar de veraneo en detrimento de Marbella. Esta misma semana, los hijos y nietos de Salman viajaron para estar con su padre desde España a la ciudad marroquí. La zona entera está blindada con fuertes medidas de seguridad, incluidas fragatas del ejército, así como un campamento de militares en la zona donde estaba ubicada la casa del expresidente socialista.

La playa de Jbila en obras (A. de la Gama)
La playa de Jbila en obras (A. de la Gama)

La que iba a ser la Villa de Felipe González se levanta en la zona más exclusiva de Tánger, al sur de Las Grutas de Hércules, cuevas en las que ‘descansó’ el mitológico dios después de separar los continentes de África y Europa, y que ahora se encuentran cerradas al turismo por orden expresa del mandatario saudita. El lujoso hotel Mirage, al que el exlíder socialista acude a descansar siempre que visita Marruecos, está sellado a cal y canto para la familia real.

Idilio marroquí

Felipe González está satisfecho con la venta. El socialista siempre se ha manifestado como un enamorado de Tánger. De hecho, veraneaba desde su época como presidente del Gobierno con su mujer Carmen Romero y sus hijos en el citado hotel Mirage, a pocos metros de donde compró el terreno.

La controvertida casa ha estado siempre en el punto de mira. En un principio, la mansión del expresidente la iba a construir el estudio A-Cero, de Joaquín Torres, conocido como 'el arquitecto de los ricos’. En una entrevista en televisión, Torres confirmó la autoría de los planes de la casa de Jbila. Unas declaraciones que, al parecer, no sentaron  nada bien a Felipe González, que vio cómo algunos medios iban más allá y ofrecían datos no revelados, como que será una lujosa mansión de 5.000 metros cuadrados con piscina y una casa para el servicio.

Las grúas en las propiedades de los terrenos saudís (A. de la Gama)
Las grúas en las propiedades de los terrenos saudís (A. de la Gama)

 

Después de aquello, la realidad es que se paralizaron las obras. Después vino el divorcio de Felipe González y su mujer Carmen Romero y su posterior matrimonio con Mar García Vaquero. Sobre su distanciamiento con la ciudad marroquí se ha especulado mucho. Algunos incluso han apuntado en la dirección de que su actual pareja prefiere “otros destinos más exóticos que los marroquíes”, lo que ha sido desmentido por la pareja.

El que fuera líder socialista Felipe González sigue manteniendo una cordial relación con Mohamed VI. Su amistad data de la época en que el expresidente español trataba con su padre, Hassan II, los asuntos que concernían a los Gobiernos de España y Marruecos. No obstante, González tiene ahora puestos sus intereses económicos y familiares en la finca El Penitencial, que compró en Extremadura en septiembre de 2013. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios