Logo El Confidencial
tiene 23 años

El hijo de Pilar Medina Sidonia busca su futuro entre antigüedades

Tomás Terry acaba de comenzar unas prácticas en World Monument Fund, organización que restaura grandes piezas del patrimonio de todo el mundo

Foto: Tomás Terry en Le Bal des Débutantes
Tomás Terry en Le Bal des Débutantes

Tomás Terry y González de Gregorio acaba de comenzar su vida profesional. A sus 23 años, el segundo hijo de Pilar Medina Sidonia ha empezado unas prácticas profesionales en Nueva York después de licenciarse en Icade y hacer un máster en París. Según confirma la propia exduquesa de Fernandina en conversación telefónica con Vanitatis, Tomás trabaja en World Monuments Fund (WMF), una organización con medio siglo de historia que se dedica a la restauración de grandes piezas del patrimonio histórico de los países.

Pese a que WMF tiene sede en España, Terry ha preferido hacer sus prácticas en Estados Unidos, “sobre todo por estar en Nueva York”, afirma Pilar. Aunque orgullosa, González de Gregorio no cree que este vaya a ser el trabajo definitivo del hijo que tuvo con Tomás Terry, su segundo marido. “Son sus primeras prácticas y es un trabajo muy interesante, pero él aún no sabe qué va a hacer”, explica.

Lo cierto es que estar en contacto con la historia de los países no es algo ajeno a Terry, nieto de la 'duquesa roja'. El ducado de Fernandina llegó a manos de la Casa Medina Sidonia en 1733. Su abuela, Luisa Álvarez de Toledo, fue además duquesa de Medina Sidonia, el título más antiguo del Reino de España.

Además de su aristócrata linaje familiar, la duquesa de Fernandina es directora de Christie's en España, una de las casas de subastas más conocidas que existe. De hecho, la familia Alba intentó subastar una carta de Cristóbal Colón en esta entidad, aunque el Gobierno lo ha impedido.

Quienes le conocen definen a Tomás como "muy bien educado, pero no por ello menos divertido". Con buenas conexiones y don, igual que su madre, para las relaciones sociales, su amistad con Cósima Ramirez le sirvió para acudir de acompañante en Le Bal des Débutantes de París. En ese momento estudiaba en el Instituto de Ciencias Políticas de la capital francesa. Sabedor de que lo más granado de la jet mundial se reúne en esa cita anual, no dudó en ver el ofrecimiento como "una oportunidad para conocer gente nueva", según explicó en conversación telefónica con Vanitatis

Cuidar el patrimonio

Una de las máximas de la aristocracia es cuidar el patrimonio familiar. Sin embargo, parece que cada vez más nobles deciden comprometerse con el patrimonio mundial. No en vano, el archiduque Carlos de Habsburgo-Lorena es presidente del comité internacional de Blue Shield, una asociación que se encarga de proteger los bienes históricos de países en conflicto armado.

Las casas aristócratas más importantes de España también han creado fundaciones con el fin de mantener o rehabilitar el patrimonio, así como abrirlo al público.

Los Medinaceli mantienen varios palacios y castillos abiertos al público. Comandados desde julio por Marco Hohenlohe-Langenburg y Medina, heredero del ducado, la fundación tiene entre sus fines “la conservación del patrimonio inmobiliario y mobiliario de los palacios, castillos y restantes bienes afectos tradicionalmente a la Casa Ducal de Medinaceli o a otras casas agregadas, sean o no propiedad de la Fundación”, tal y como aseguran en su página web.

Cayetana de Alba también constituyó una fundación en 1975. A través de ella, la familia Fitz-James Stuart abre al público el palacio de Liria, en Madrid, o el palacio de Monterrey, en Salamanca.

Con 50 años de historia a sus espaldas, WMF puede presumir de haber llevado a cabo más de 600 proyectos en todo el mundo. También en España, donde tienen sede. En el territorio nacional su primer proyecto fue la Colegiata de Toro, pero también han rehabilitado la Cartuja de Miraflores o la capilla de San Blas de la Catedral de Toledo.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios