Logo El Confidencial
EL JUEZ HARÁ PRUEBAS DE ADN

Arranca el juicio de paternidad contra el marido de la duquesa ‘roja’

Este lunes comenzó en Madrid el juicio por el que Rosario Bermudo reclama la paternidad de Leoncio González de Gregorio y Martí. La demanda es contra sus cuatro hijos

Foto: Los hermanos Gabriel, Leoncio y Pilar de Medina Sidonia (Gtres)
Los hermanos Gabriel, Leoncio y Pilar de Medina Sidonia (Gtres)

Este lunes comenzó en Madrid el juicio por el que Rosario Bermudo reclama la paternidad de Leoncio González de Gregorio y Martí. Al haber fallecido este en 2008, la demanda se ha cursado contra los cuatro hijos que Leoncio tuvo fruto de su matrimonio con Luisa Isabel Álvarez de Toledo, XXI duquesa de Medina Sidonia, más popularmente conocida como la duquesa ‘roja’. Los cuatro hijos son Leoncio (actual duque de Medina Sidonia), Pilar, Gabriel y Javier González de Gregorio. Todos ellos se vieron las caras este lunes en el Juzgado de Primera Instancia de Madrid, donde ambas partes apenas cruzaron un cordial saludo y la tensión se palpaba en el ambiente.                                                                                                  

Rosario Bermudo nació en 1951 supuestamente fruto de un affaire que Leoncio González de Gregorio y Martí mantuvo con Rosario Muñoz, una empleada del servicio doméstico en la finca El Potrico, que la familia poseía en Valencia de las Torres (Badajoz). Al descubrir que estaba embarazada, Rosario Muñoz abandonó la finca. Tuvo a su hija, a quien tuvo que dejar al cuidado de sus abuelos para irse a trabajar a Madrid. A los cinco años, en 1956, contrajo matrimonio y dos años más tarde su marido reconoció a la pequeña Rosario como hija y le dio sus apellidos. Pero a la pequeña Rosario su madre nunca le ocultó que su padre biológico era Leoncio González de Gregorio; un secreto a gritos en el pueblo de su familia materna, donde apodaban a la pequeña como 'la condesita'.

La duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, y Leoncio González de Gregorio y Martí
La duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, y Leoncio González de Gregorio y Martí

No ha sido hasta que su padre formal ha muerto y su madre por una enfermedad neurológica no es consciente de la situación, cuando Rosario Bermudo ha querido iniciar los trámites para reclamar su verdadera identidad. “El marido de mi madre se portó tan bien conmigo, era un hombre tan bueno que sentía que no podía hacerle eso”, reconoce Rosario en conversación con Vanitatis. Ahora cuenta con el apoyo de sus seis hermanos formales, que hacen piña a su alrededor. Precisamente son ellos los que apoyan económicamente a Rosario, ya que con una pensión de 500 euros al mes no podría hacerse cargo de los gastos que está suponiendo este proceso.

Leoncio de Medina Sidonia, con su mujer y sus hijos (Gtres)
Leoncio de Medina Sidonia, con su mujer y sus hijos (Gtres)
Aplazado hasta mayo

El juez ha citado a los hermanos González de Gregorio para que se realicen las pruebas de ADN, acción que hasta el momento se niegan a realizar por considerar que excede de su responsabilidad, ya que es un tema de Rosario con su padre y no con ellos. Pero este lunes durante el juicio, en el que estuvo presente Vanitatis, fueron advertidos de que en caso de continuar con la negativa se podría aplicar la llamada “presunción” y dar como válido el parentesco que reclama Rosario Bermudo. Otra de las acciones que podría llevar el juez en este caso sería ordenar la inhumación del cadáver de Leoncio González de Gregorio y someter sus restos a un test de ADN.

El juicio se ha pospuesto hasta el mes de mayo, ya que se ha solicitado el certificado de defunción del padre formal de Rosario, que murió hace 32 años. Lo cual a juicio del abogado de Rosario, el prestigioso Fernando Osuna, no tiene ningún sentido porque él está fuera del proceso. Mientras tanto, Rosario Bermudo se encuentra “desilusionada y cansada” en conversación exclusiva con Vanitatis. Aunque se muestra firme ante la idea de no renunciar hasta que se confirme que es hija biológica de Leoncio González de Gregorio y Martí. Una vez finalizado el proceso, en caso de declararse hija biológica, Rosario tendría derecho de la llamada “legítima estricta” (que supone una tercera parte del total de la herencia) a una quinta parte tal y como establece la ley para los llamados herederos forzosos.

Liliana Dahlmann
Liliana Dahlmann

La duquesa que se casó con una mujer

La repartición de la herencia de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, duquesa de Medina Sidonia (Estoril, 1936-Sanlúcar, 2008) se produjo en marzo de 2011. Su polémico legado mantuvo enfrentados a los hijos de la duquesa ‘roja’, como era conocida por su lucha contra Franco, y a su viuda, la alemana Liliane Dahlmann, con la que se casó in articulo mortis once horas antes de morir a consecuencia de un cáncer de pulmón.

En el testamento, Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura designaba a Liliana Dahlmann, su viuda, como heredera de los derechos de autor de la duquesa, las fincas, las acciones y el dinero en metálico e inversiones en cuentas y fondos. La duquesa 'roja' reconocía a sus dos hijos menores, Pilar y Gabriel, la 'legítima estricta' e instituía heredero universal a su hijo Leoncio. Por su parte, nombró albaceas a Carmen Olías, Urquiola y Ana Palacio, exministra del Gobierno de Aznar. La demanda de paternidad de Rosario Bermudo es el último escándalo dentro de una familia en la que son más que habituales. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios