Logo El Confidencial
PATRICIA LLOSA LA ESTABA ORGANIZANDO

El romance Vargas Llosa-Preysler echa por tierra la fiesta del 80 cumpleaños del escritor

28 de marzo de 2016. Un grupo de amigos del nobel tenía previsto viajar en esa fecha hasta Arequipa (Perú) para pasar unos días juntos celebrando las ocho décadas de Mario. Pero todo se ha anulado

Foto: Isabel Preysler y Maro Vargas Llosa
Isabel Preysler y Maro Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa no había previsto su cambio de vida afectiva cuando decidió que quería celebrar su 80 cumpleaños por todo lo alto. La idea era reunir en Perú a todos sus amigos, repartidos por medio mundo, incluidos colegas escritores, intelectuales y periodistas, a los que el Nobel trata desde los inicios de los tiempos. La cita era el próximo 28 de marzo de 2016. Nombres como Pepe Esteban, Juan Cruz, Karin Pons, Amaya Elezcano, Harguindey y Armas Marcelo formarían parte de ese grupo de amigos españoles que ahora, sin embargo, se quedarán en tierra.

Isabel Preysler y Vargas Llosa en Nueva York (EFE)
Isabel Preysler y Vargas Llosa en Nueva York (EFE)

Los festejos consistían en pasar con el anfitrión una semana como mínimo y el que quisiera o pudiera disponer de más tiempo ampliarlo a una quincena. El fin de la reunión era pasarlo a lo grande, porque no todos los días se cumplen en perfecto estado de revista ocho décadas de vida. El calendario festivo incluía rutas turísticas, culturales y gastronómicas. La organización corría a cargo de Patricia Llosa, que ya tenía apalabrados hoteles con precios especiales y horarios de aviones, enlaces y traslado a Arequipa, lugar del encuentro. A ese cumpleaños se unirían también los tres hijos –Álvaro, Morgana y Gonzalo– con sus respectivos cónyuges e hijos. En aquellas fechas nadie intuía la ruptura total que se produciría entre los hermanos ante la decisión de Vargas Llosa de romper su matrimonio. El mayor tomó partido por el padre y los otros dos por la madre. Actualmente no mantienen ningún contacto.

Pero todo cambió cuando el nobel dio por concluido su matrimonio al enamorarse de Isabel Preysler. Este cambio de rumbo inesperado precipitó su historial de vida afectivo y dio un vuelvo a su existencia personal y laboral, hasta ese momento inmerso en una rutina donde los cambios se limitaban a ciertos ajustes de agenda por compromisos que tenían que ver con actos puntuales. Los profesionales relacionados con conferencias, clases magistrales, entrevistas o entrega de manuscritos los supervisaba y cerraba con una antelación de hasta un año su exmujer Patricia Llosa.

Pero el nobel no se quedará sin fiesta. Será Isabel Preylser la que se encargue de organizar el 80 aniversario de su novio en la mansión de Puerta de Hierro. Conociendo la manera de actuar de la 'reina de corazones', a este encuentro acudirían además del mundo intelectual de Mario las nuevas incorporaciones sociales que rodean la existencia de Preysler. Incluso podría quedar reflejado en forma de reportaje en la revista '¡Hola!', como ya sucedió con la primera participación del escritor en las exclusivas de su novia. En aquel momento formó parte de la visita anual que la familia Porcelanosa, Isabel y sus colaterales realizaron a Buckingham Palace en el transcurso de una acto benéfico. 

Descarga la app de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios