Logo El Confidencial
se casa el 25 de noviembre

La luna de miel 'crowdfunding' de la nieta de la duquesa de Medinaceli

La cita promete ser una reunión con un boato y ceremonial de excepción en la que se reunirá gran parte de la nobleza

Foto: Casilda de Medina y su novio Ignacio de Loyola, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.
Casilda de Medina y su novio Ignacio de Loyola, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.

Sevilla prepara ya sus mejores galas para el próximo día 25 de noviembre. En esa fecha tendrá lugar el enlace del otoño, marcado ya en la agenda de buena parte de la aristocracia patria. Se trata de la boda de Casilda de Medina Conradi (hija del fallecido Luis de Medina y Fernández de Córdoba, duque de Santiesteban del Puerto) e Ignacio de Loyola Crespí de Valldaura de Gonzalo. Las nupcias reunirán en la capital hispalense a un buen número de vips, mezclados con el oropel aristocrático de la casa Medinaceli.

La cita promete ser una reunión con un boato y ceremonial de excepción. No en vano, se casa la nieta de la desaparecida duquesa de Medinaceli, que llega al altar tras un noviazgo de 3 años con su novio Ignacio, Pepo para los amigos. Los novios han trabajado estos meses para ultimar hasta el más pequeño detalle para que no falte de nada.

Puestos a tener de todo, la pareja ha tenido hasta una pedida de mano al modo más tradicional. El pasado 22 de septiembre tenía lugar el primer acto casi protocolario del enlace. Cas y Pepo, como les conocen cariñosamente los suyos, reunieron a un montón de amigos y familia en una gran fiesta celebrada en el domicilio sevillano de la futura novia para celebrar su pedida de mano. Allí fue donde la pareja recibió los primeros regalos. El que más ilusión le hizo a Casilda fue el que su hermana Victoria le había hecho meses antes: un título de solera.

Casilda en una imagen de su perfil de Facebook.
Casilda en una imagen de su perfil de Facebook.

Primer regalo: un título

Solo 4 días después de la pedida de mano, el Ministerio de Justicia publicaba, en el BOE de 26 de septiembre de 2017, la solicitud de Casilda -por cesión de su hermana Victoria-, poseedora legítima del mismo, del título de marquesa de Solera. Se prevé que Casilda no llegue a su boda estrenando su virtual título nobiliario ya que a la publicación en el BOE le sigue (Real Decreto 222/1988) un período de 30 días de alegaciones para que cualquiera que se considere afectado pueda presentar reclamación formal al respecto. El plazo concluyó el pasado 27 de octubre, pero falta aún que el rey Felipe VI sancione el decreto con la concesión definitiva del título. Esto aún no ha sucedido, pero la novia no pierde la esperanza de que pueda ocurrir en cualquier momento, dada la especial ilusión que ha mostrado a sus allegados de casarse bajo el regio honor de marquesa.

Los novios, en otra boda.
Los novios, en otra boda.


Casilda, de 28 años e hija menor del fallecido duque de Santiesteban del Puerto, recibirá así su primer regalo de boda y el más especial. Será el primero, pero desde luego no el único, a juzgar por la amplia lista de regalos que los novios han puesto a disposición para agasajar a la futura marquesa. Doña Casilda y Don Pepone, tal y como ellos mismos se presentan en la web donde tienen alojada su lista de bodas, ofrecen precios y regalos para todos los gustos.

Los invitados pueden optar por el escalón más bajo optando a una aspiradora de 300 euros o una barbacoa último modelo de 200, entre otros. Se nota que a los futuros esposos le van las aventuras fuertes. Entre los regalos que podemos encontrar está un paseo en avioneta por 220 euros o una experiencia de paracaidismo de 245.

Luna de miel 'crowdfunding'

La luna de miel de la pareja promete ser toda una vivencia. De hecho, Casilda e Ignacio ofrecen a los invitados ser partícipes de la misma, ya que se permite hacer una aportación para el viaje (con destino desconocido, eso sí) de 299 € por cabeza o incluso participar de alguna de las excursiones que la pareja piensa hacer y entre las que se encuentran un paseo en elefante (245 €), contribuir al alojamiento en una cabaña encima del mar (299 €) o invitar a una cena debajo del mar a los novios durante la estancia.

Para los bolsillos de los más pudientes quedan un juego de alfombras de 650 €, una cama de matrimonio por el nada desdeñable precio de 1.000 €, un fin de semana de esquí en Suiza por 500 €, una cubertería de casi 950 € o una mesa comedor de 845.

Se nota también que los novios son amantes de la buena mesa, ya que parte de sus regalos tienen que ver con ello: un portabotella de barril de madera por 473 € o la imprescindible termomix por 1.100 €. También se puede elegir una cena 2 estrellas Michelin (220 €), una vajilla de 56 piezas de 653 € o un juego de ollas de 450 €. Además del título de marquesa, Casilda e Ignacio estrenarán vida de casados de lo más equipados a su vuelta del viaje de novios.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios