Logo El Confidencial
primeras fotos de su nueva película juntos

Del relleno de 'Volver' al delantal de 'Dolor y gloria': así viste Almodóvar a Penélope Cruz

La película narra los recuerdos de un director en horas bajas que trata de retomar su pulso creativo. El vestuario de la actriz vuelve a ser fundamental

Foto: Escena clave de la película 'Volver'. (Cordon)
Escena clave de la película 'Volver'. (Cordon)

“Bajo el cielo de Valencia”. O más concretamente, de Paterna. Así describía Agustín Almodóvar el inicio del rodaje de 'Dolor y gloria', la nueva película de su hermano cuya producción se ha puesto en marcha este lunes. Y para ilustrar el '¡acción!', nada mejor que una foto en Twitter: la del propio genio con una claqueta, rodeado de varios figurantes y una Penélope Cruz que, a juzgar por su indumentaria, parece ser el 'alter ego' de Paquita, la madre de Pedro.

Al fin y al cabo, la película narra los recuerdos de un director en horas bajas que trata de retomar su pulso creativo. Lo sorprendente del look de la actriz es que también se parece, y mucho, al de la Raimunda de 'Volver'. Ese delantal con cuadritos y ese vestido con estampado de flores son reconocibles para cualquiera que siga el cine de Almodóvar.

Pero nada tiene que ver el diseño de vestuario de esta película con el de aquella. La responsable de ese cometido en 'Dolor y gloria' es, según ha podido confirmar Vanitatis, Paola Torres, ganadora del Goya por '1898: los últimos de Filipinas'. En 'Volver', la encargada del diseño de vestuario fue Bina Daigeler y, aunque parezca increíble por su raigambre rural, las protagonistas lucieron modelos de Marc Jacobs, Prada y Dolce & Gabbana.

Penelope junto a Blanca Portillo en 'Volver'. (Cordon)
Penelope junto a Blanca Portillo en 'Volver'. (Cordon)

La inspiración de Bina fueron las grandes divas del cine italiano de posguerra, y eso se podía ver en el personaje de Penélope. Raimunda era una especie de Sophia Loren contemporánea con sus delantales, su rebeca de color rojo y unos rellenos que aumentaron sus curvas de forma considerable. Las rebequitas, por ejemplo, nunca eran de colores que llevaría una joven madre en la vida real. Más bien estaban tan estilizadas como la propia película: solo así se entendía ese verde casi 'tecnicolor' de la prenda de Raimunda cuando acude al lago donde ha enterrado el cadáver de su marido al final de la historia. Además, Daileger también potenció los estampados 'kitsch' en las escenas en las que la protagonista de la cinta aparece trabajando en el bar de su vecino. También las minifaldas tuvo y los escotes generosos. Al fin y al cabo, el cineasta quería a una madre sexy. Y desde luego, la tuvo.

Penélope Cruz en un momento de la película. (Cordon)
Penélope Cruz en un momento de la película. (Cordon)

El vestuario de Penélope en el cine de Almodóvar ha fluctuado entre el aspecto monjil de 'Todo sobre mi madre', el obrero y setentero de 'Carne trémula' o el elegante y chic de 'Los abrazos rotos'. En esta última, el personaje de Lena, la musa del director encarnado por Lluis Homar, vestía trajes de chaqueta con el sello de Chanel. Ya había precedentes 'chanelianos' en otra cinta de Almodóvar: el traje rosado de Victoria Abril en 'Tacones lejanos'. En esta ocasión, era Penélope la que lucía varios vestidos de la firma complementándolo con perlas, otro clásico inconfundible de las chicas Almodóvar. El más llamativo, sin duda, era uno de Lagerfeld para Chanel con varias cadenas alrededor.

Penélope en un fotograma de 'Los abrazos rotos'. (ElDeseo)
Penélope en un fotograma de 'Los abrazos rotos'. (ElDeseo)

Hay otra tónica que se repite en la indumentaria de las heroínas almodovarianas y que también ha marcado a los personajes de Penélope: el color rojo. No eran pocas las secuencias en las que la hermana Rosa de 'Todo sobre mi madre' llevaba un pañuelo o una chaqueta de ese color. En aquella ocasión, también firmaba el diseño de vestuario Bina Daugeler con la ayuda de José María de Cossío. El rojo no solo era una obvia metáfora de la pasión de los personajes, sino mucho más que eso; una forma de definirlos.

Los personajes de Penélope Cruz en la filmografía de Pedro Almodóvar han sido tan variopintos que han dado para muchos tipos de vestuario. La tierna fragilidad de la hermana Rosa de 'Todo sobre mi madre' nada tenía que ver con la maternidad animal de la Raimunda de 'Volver'. La sencillez obrera de Isabel Plaza en 'Carne trémula' (en una tremenda escena de parto que inicia, y de qué manera, la película) también era antagónica a la Lena de 'Los abrazos rotos'. Su breve aparición como Jessica, la operaria de aeropuerto de 'Los amantes pasajeros', resulta tan olvidable como la propia cinta, uno de los grandes batacazos de su autor.

En cualquier caso, Penélope Cruz ha cumplido con una de las máximas del cine de Almodóvar: que sus mujeres también hablen a través de lo que llevan puesto encima. Y en 'Dolor y gloria', parece que se volverá a cumplir. Contamos los días para verlo...

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios