Logo El Confidencial
se celebró la semana pasada en zarzuela

La infanta Elena celebra su cumpleaños sin el Rey pero con Urdangarin

La infanta organizó una celebración de cumpleaños discreta y convocó a cerca de cincuenta amigos y familiares en Zarzuela, entre ellos los Urdangarin

Foto: La infanta Elena, Cristina e Iñaki Urdangarin, en una fotografía de archivo (I. C)
La infanta Elena, Cristina e Iñaki Urdangarin, en una fotografía de archivo (I. C)

No hubo fiesta sorpresa como pretendían organizar los amigos, ni tampoco tuvo la infanta Elena un cumpleaños multitudinario como otras veces.  Y eso que la ocasión era lo suficientemente importante  como para  haberlo hecho por todo lo alto, pero la primogénita prefirió celebrar su medio siglo de vida  con una celebración más discreta y  convocó a cerca de cincuenta amigos y familiares directos  en el palacio de la Zarzuela.  La sorpresa es que, entre ellos, se encontraban los duques de Palma. Iñaki Urdangarin, alejado de los actos oficiales de Zarzuela desde hace bastante tiempo, fue uno de los sorprendentes comensales.

Los duques de Palma compartieron la fiesta  de cumpleaños con los príncipes de Asturias y las infantas Leonor y Sofía, aunque la consorte  del heredero solo estuvo un rato. Al parecer,  su relación con los Urdangarin no es la más idónea entre cuñados y una vez que cumplió con su obligación familiar, se marchó con sus dos hijas. El príncipe Felipe sí permaneció hasta que finalizaron la cena y el baile. Otra ausencia notable fue la del Rey y todo apunta a que la razón de no estar en la celebración sería similar a la de la princesa Letizia. Muchos todavía se preguntan cómo se organizará la Familia Real durante esta Nochebuena y el día de Navidad. Y es que fue precisamente en el palacio donde, hace dos años,  el jefe de la Casa, Rafael Spotorno, atribuyó a Urdangarin un  “comportamiento poco ejemplar “ y anunció su retirada de actos oficiales.

La presencia de los Urdangarin puede haber sido decisiva en la elección de Zarzuela por parte de la duquesa de Lugo para la atípica celebración de cumpleaños. De hecho, Urdangarín y sus hijos ya se han instalado en Zarzuela como es habitual cuando viajan a Madrid. La recomendación parece haber sido que, cuanto menos se vea a Urdangarin, mejor. La razón está clara: la instrucción del ‘caso Nóos’ se encuentra a  punto de cerrarse y  parece que habrá novedades  que volverán a poner de actualidad al yerno real.

La elección de Zarzuela también ha evitado que fotógrafos y reporteros hiciesen guardia en el local elegido, como sucedió el año pasado con el consiguiente  mosqueo por parte de la protagonista de la celebración. Esta vez, la reunión consistió en una cena servida y preparada por los cocineros de la Casa en el mismo salón donde se celebran las cenas y almuerzos de Navidad. Al parecer, la austeridad también se dejó ver en palacio, ya que no hubo cátering externo. La reina se encargó de todo lo concerniente a la intendencia en la fiesta de aniversario  de su hija.

Salvo la sorprendente presencia de los Urdangarin, la fiesta de la infanta Elena transcurrió con normalidad. La anfitriona también convocó a los amigos del colegio, compañeros de hípica con los que ha vuelto a reencontrarse, a  Carlos García Revenga, Rita Allende Salazar y su marido, Laura Hurtado de Mendoza y  Marisa Satrustegui , que ha sido asesora de la reina y desde 1980 se encargó también de todo lo relacionado con las infantas Elena y Cristina.  Al cumpleaños tampoco acudieron sus tías las infantas Pilar y Margarita y sus hijos. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios