Logo El Confidencial
sus amistades se han enfriado con el tiempo

Los amigos que le quedan al príncipe Felipe

La 'escapada' de chicos del Príncipe a Formigal no sólo ha venido con polémica, sino que también ha provocado que se ponga en el punto de mira a sus viejos amigos

Foto: El príncipe Felipe, en una imagen de archivo (Reuters)
El príncipe Felipe, en una imagen de archivo (Reuters)

La escapada de chicos del príncipe Felipe a la estación de esquí de Aramón Formigal ha levantado asperezas, pero también ha puesto en el punto de mira las amistades que aún atesora el Heredero. El Príncipe decidió disfrutar de un fin de semana en la nieve en compañía de uno de sus hombres de confianza, el empresario Pedro López Quesada. Ambos compartieron mesa y mantel con Antonio Gericó, director general de la estación, según se pudo apreciar en las polémicas imágenes captadas a la salida del restaurante Borrullón.

Pedro López Quesada y su mujer Cristina de Borbón dos Sicilias (I.C.)
Pedro López Quesada y su mujer Cristina de Borbón dos Sicilias (I.C.)
El compañero de esquí del que está llamado a ser futuro rey de los españoles, López Quesada, es marido de Cristina de Borbón dos Sicilias, conocida en la intimidad como ‘la turbantes’ o ‘la diademas’, y uno de los pocos amigos con los que el Príncipe “mantiene una relación frecuente y constante”, como así señalan a Vanitatis fuentes cercanas a Don Felipe. Al igual que le ocurre a Letizia, Cristina no siente predilección por el deporte blanco, por lo que Pedro tiene una excusa perfecta para planificar escapadas exclusivas para chicos. Pero este grupo de lamigos no sólo se reúnen para ir a esquiar, ya que también “han compartido correrías juntos, y tambien sin mujeres, en la finca que José Manuel Entrecanales tiene en Soria”, apuntan las mismas fuentes.

Aquellos amigos de toda la vida

Los hermanos Fuster, Ricky y Álvaro (I.C.)
Los hermanos Fuster, Ricky y Álvaro (I.C.)
Los hermanos Fuster, más Álvaro que Ricky, son dos de los grandes amigos de la infancia del príncipe Felipe. Compartieron pupitre en el colegio Santa María de los Rosales, donde ahora estudian las infantas Leonor y Sofía. “Álvaro siempre ha sido el mejor amigo del Príncipe y también su gran confidente. Él era el guardián de sus secretos. Conocía de primera mano su relación con Sartorius y Eva Sannum, cuando se trataba de un secreto a voces”, confiesan a Vanitatis personas que vivieron esa etapa con ellos.

Estas mismas fuentes recuerdan cuando el Príncipe trató de forzar en el año 2000 un reconocimiento oficial de su relación con la noruega por parte de Casa Real. Lo hizo facilitando la publicación de unas fotografías captadas durante un viaje que la pareja realizó a la India junto a un nutrido grupo de amigos. Llevaban tres años de romance a la sombra y tan sólo sus amigos más íntimos conocían de la existencia de Eva, entre los que destacaba Álvaro Fuster que “fue uno de los pocos con los que el Príncipe podía hablar del tema con total libertad”.

El príncipe Felipe con los hermanos Fuster en Veil en 1997 (I.C.)
El príncipe Felipe con los hermanos Fuster en Veil en 1997 (I.C.)

Pablo de Grecia y Marie-Chantal Miller, con el Príncipe en Nueva York en el año 2000 (I.C.)
Pablo de Grecia y Marie-Chantal Miller, con el Príncipe en Nueva York en el año 2000 (I.C.)
Más tarde, en su etapa en los Estados Unidos, el príncipe Felipe hizo buenas migas con su primo Pablo de Grecia, que tiene el título de príncipe de Dinamarca y duque de Esparta. Coincidieron en 1993, cuando el hijo de Don Juan Carlos inició sus estudios de postgrado matriculándose en un máster de Relaciones Internacionales en la prestigiosa Edmund Walsh School of Foreign Service de la Universidad Católica de Georgetown. Felipe fue testigo de excepción de los comienzos de Pablo de Grecia con Marie-Chantal Miller, que desde bien pequeña ya copaba las páginas de papel cuché al ser un icono de moda junto a sus hermanas. Un romance que terminó en boda el 1 de julio de 1995 en la Catedral de Santa Sofía de Londres.

También guarda una profunda amistad con Javier López Madrid, hermano del empresario Germán López, presidente de Volvo España. En septiembre de 1990 contrajo matrimonio con Silvia Villar Mir, hija del presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, quien fuese además exvicepresidente de Gobierno y marqués de Villar Mir desde febrero de 2011, cuando el Rey don Juan Carlos le hizo entrega del título nobiliario. Como cabe destacar en cualquier íntimo del Príncipe, su discreción es máxima y son contadas las ocasiones en las que su nombre ha dado el salto a las redacciones. Javier era uno de los privilegiados amigos que compartían vacaciones con el Príncipe en su etapa de soltero. Planes a los que también se unían los hermanos Fuster y cuya repercusión mediática es mínima, debido al velo de secretismo con el que se trataban estos asuntos en Zarzuela.

Javier López Madrid y los hermanos Fuster en la boda de la infanta Cristina (I.C.)
Javier López Madrid y los hermanos Fuster en la boda de la infanta Cristina (I.C.)

Otros que destacaban entre sus íntimos eran los hijos de Simeón de Bulgaria, en especial Kardan, que sufrió un trágico accidente en agosto de 2008 que limitó su capacidad para moverse o comunicarse. También su hermano Kyril guardaba una buena amistad con Felipe, al igual que su exmujer Rosario Nadal, hasta que en octubre de 2009 decidieron poner fin a su matrimonio y, más tarde, romper marras con el heredero español. Otra familia cercana al hijo del Rey eran los Fernández de Araoz, hasta que la muerte de uno de los hijos debilitó en parte su proximidad. No obstante, el Príncipe reserva con religiosidad la fecha en la que se hace entrega de los premios que la familia organiza anualmente.

¿Qué es de sus amigos en la actualidad?

El contacto del heredero con su pandilla de toda la vida se ha enfriado con el paso de los años. Tanto Pablo de Grecia como Álvaro Fuster han perdido trato con el Príncipe, y tan sólo Javier López Madrid parece haberse resistido a que esto ocurriese. Dicen las malas lenguas que el punto de inflexión en su relación fue el cambio de costumbres que supuso la entrada de Letizia en la vida de Felipe y que muchos de sus amigos de toda la vida no “la tragan”, como así aseguran las personas consultadas por este medio. “Letizia les considera niños de papá y nunca ha mostrado su gusto por las relaciones prematrimoniales de su marido. Por eso la llamaban ‘la jolines’ y porque era una palabra que repetía hasta la saciedad”, añaden.

Suele ser habitual que las amistades de una pareja se conviertan en comunes, pero no ha sido así en el caso de los Príncipes. Por este motivo no es de extrañar que el matrimonio se decante de vez en cuando por disfrutar de sus amigos en solitario, realizando los planes que no pueden hacer en pareja, como el esquí en el caso de Felipe o los conciertos de rock de Letizia. Acciones que suelen venir acompañadas en la prensa de rumores de crisis en el matrimonio, los cuales se suelen hacer frente días después facilitando el trabajo a los paparazzi que les siguen la pista.
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios