El Maserati prestado y la anécdota del rosario
  1. Casas Reales
FELIPE Y LETIZIA VISITAN EL VATICANO

El Maserati prestado y la anécdota del rosario

Directamente desde el aeropuerto militar de Ciampino, donde aterrizaron, los Reyes se trasladaron a la Ciudad del Vaticano para ser recibidos este lunes en audiencia privada por el Papa Francisco

Procedentes del aeropuerto militar de Ciampino, donde aterrizaron, los Reyes de España se trasladaron directamente a la Ciudad del Vaticano para ser recibidos este lunes en audiencia privada por el Papa Francisco, al que ya habían saludado en la ceremonia del inicio de su pontificado, el 19 de marzo del año pasado. Entonces Doña Letizia era Princesa de Asturias y fue ataviada de negro con velo. Este lunes ha entrado en la Biblioteca pontificia como Reina de España y, por el privilegio que tienen las soberanas católicas, iba vestida de blanco.

Llevaba un traje de chaqueta marfil de Varela con zapatos peep toes en beige clarito y en la mano una cartera. Se esperaba que usase la mantilla blanca, pero al ser una visita de carácter privado, y ya que el protocolo vaticano no exige cubrirse la cabeza, Doña Leticia no la lució. Iba muy elegante, con la melena ligeramente más corta y el adorno de unos pendientes de perlas.

A bordo de un Maserati blindado con la bandera de España, puesto a disposición de los Reyes por el Gobierno italiano, llegaron al patio de San Dámaso, donde les aguardaba un piquete de la Guardia Suiza en uniforme de gala para acompañarles hasta la antesala de la Biblioteca del Papa. También estaban presentes el prefecto de la Casa Pontificia, Don Georg Gänswein, y ocho gentilhombres de Su Santidad, entre ellos el conde de Tena, Manuel Gullón, y el príncipe Windisch-Graetz, muy vinculado a España por su matrimonio con Sofía de Habsburgo.

Una ‘real’ reverencia

El Papa Francisco les acogió con extraordinario cariño. Se notaba su afecto por los Reyes. Doña Leticia le saludó con una real reverencia, valga la redundancia, que recordó la que siempre le hizo Doña Sofía a Juan Pablo ll. Durante 45 minutos, los Reyes estuvieron hablando con el Papa. Muchísimo tiempo si se tiene en cuenta que el encuentro con la Reina Isabel ll duró alrededor de 20 minutos. Al abrirse la puerta para los saludos a la delegación española y en el momento del intercambio de regalos, el ambiente en la Biblioteca, al fondo el cuadro del Perugino, era muy cordial y distendido.

El Papa lo hojeó con auténtico interés, mientras el Rey le iba explicando. La anécdota curiosa la protagonizo el fotógrafo de la Casa Real. Al entregar el Papa a cada uno de los miembros de la delegación un rosario y ver el Rey seguramente la cara de desilusión del fotógrafo, que se había quedado sin él, se lo dijo al Papa, que inmediatamente fue a buscarlo él mismo y se lo dio al paparazzo real, que no escondió su sorpresa y su emoción.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Matrimonio Francisco Rufete Maserati Pedro Sánchez Protocolo Casa Real Francisco Reina Letizia Familia Real Española Papa Francisco
El redactor recomienda