Un magnate árabe paga una fianza para comprar la casa de Urdangarin y la Infanta
  1. Casas Reales
EL PALACETE DE PEDRALBES YA TIENE COMPRADOR

Un magnate árabe paga una fianza para comprar la casa de Urdangarin y la Infanta

El nº 11 de Elisenda de Pinós llevaba más de un año a la venta. Los duques de Palma pedían por él 9,8 millones de euros, más de lo que les costó su compra y reforma

Foto: Los duques de Palma, en una imagen de archivo (Gtres)
Los duques de Palma, en una imagen de archivo (Gtres)

El palacete de Pedralbes ya tiene comprador. “Algo muy gordo tendría que ocurrir para que la venta no se cerrase en las próximas semanas”, aseguran fuentes que han participado en las negociaciones que provocarán un cambio en la titularidad del inmueble situado en Elisenda de Pinós, 11, Barcelona. Mario Pascual Vives, abogado de Iñaki Urdangarin, confirmó hace unos díasque existe un acuerdo verbal, perohay algo más que eso: “El cliente ha entregado una fianza, una señal formalizada como contrato de arras, y existe un preacuerdo. Ahora sus abogados están examinando los gravámenes que pesan sobre el inmueble para acabar de pulir los detalles”. Naturalmente, las cargas del chalé –palacete es tan sugerente como impropio– son las que ya conocemos: una hipoteca de La Caixa y una anotación de embargo judicial a causa del ‘caso Nóos’, por lo que el juez Castro tiene que autorizar la venta. Precisamente este martes la defensa de Urdangarin comunicó al juez que ha llegado a un acuerdoy a su vez pidió permiso para cerrar la operación.

Casi un año y medio ha tardado en poder ser 'colocada' la mansión que los duques de Palma levantaron en el apogeo de su matrimonio. 1.000 metros cuadrados construidos sobre un terreno de 2.200, 10 baños, 7 habitaciones, dos salones de 120 metros cuadrados, jardín y piscina con agua de mar. La casa de la hija de un rey. El chalé de los Urdangarin-Borbón figuraba en no menos de tres agencias inmobiliarias de lujo y conocimos su interior a través de la rusa Barcelonarent.info. Fue en septiembre de 2013. Por eso en un principio se creyó que algún oligarca ruso sería quien se haría con la propiedad. Si uno no es experto en alfabeto cirílico, no entenderá nada al consultar la web. Sin embargo, es posible llegar mediante el icono de traducción al español a una web en castellano: www.ilivebarcelona.com. En su oficina nos responden que no pueden ofrecer ninguna información al respecto por cuestiones de confidencialidad.

Finalmente ha sido Coldwell Banker quien se ha impuesto en la carrera por encontrar comprador. Así se expresa su CEO en España y Andorra, François Carriere: “A raíz del impacto judicial del caso Urdangarin, algunos medios de comunicación destaparon que nuestra compañía tenía el encargo de los propietarios de alquilar o vender la residencia de Pedralbes. Durante algunos días notamos un aumento considerable de solicitudes de visitas, si bien nuestro olfato profesional nos obligó a filtrar entre los auténticos inversores con capacidad por adquirir la vivienda y un perfil de visitantes cuyo único interés era el de poder fisgonear en la residencia barcelonesa de los duques de Palma”.

Carriere, que revela que ha habido entre nueve y 10 posibles compradores con posibilidades, no puede confirmarnos lo que Vanitatis ha averiguado por otras fuentes. No es un oligarca ruso ni un empresario chino, sino un magnate árabe quien ha entregado las arras. Nada extraño. Los árabes y los Borbones han ido de la mano muchas veces: sucedió con esta misma propiedad en 2011, cuando la mediación directa de Don Juan Carlos fue vital para que lo alquilase el jeque por 36.000 euros mensuales. El nombre completo de este árabe rescatador no ha trascendido aún, pero lo hará próximamente. Quizá cuando intervenga en la compra el juez José Castro.

Las razones de un posible veto a la venta

El juez instructor, a petición del fiscal Horrach y de Manos Limpias, dictó providencia de embargo de la mitad del palacete para satisfacer la responsabilidad civil de Iñaki Urdangarin en el ‘caso Nóos’. En aquel momento, el 30 de enero de 2013, se le exigían 8,2 millones, como a Diego Torres, cantidad que fue luego rebajada a 6,1 millones. Además de la mitad del que fue su domicilio, el duque tiene embargadas la mitad de otras tres viviendas, tres trasteros y dos plazas de garaje a nombre de Aizoon SL. Ahora, es el juez Castro quien tiene que autorizar esa venta: “Al juzgado no le es indiferente. Quién compre le puede dar igual, pero no le da igual en qué condiciones, por qué precio se compra y el destino que se tenga que dar a ese dinero”, decía Castro la semana pasada ante las puertas de los Juzgados de Palma.

Es el momento de volver a la pregunta que hacíamos al comienzo. ¿Puede suceder algo que frustre la venta del chalé de Pedralbes y dificulte más aún el horizonte penal de Iñaki Urdangarin? Recordemos que aunque consiguiera vender el palacete y el resto de propiedades sobre las que pesa embargo, no alcanzará los 13,6 millones de fianza que le impuso el juez instructor hace un mes y medio. No a precios reales de mercado. Sumemos que la infanta ha de depositar otros 2,7. Por eso Castro puede oponerse a la venta del palacete por ‘solo’ 6 millones. Para entender por qué, consultamos con la abogada de la acusación popular, Virginia López-Negrete. “Sobre la casa consta una hipoteca de alrededor de tres millones de La Caixa y un embargo de casi cuatro. La norma es muy clara: prior tempore potior iure. Es decir, el primero en el tiempo tiene mejor derecho. En este caso, antes que el juzgado deberá cobrar el banco, ya que ambos están inscritos por ese orden en el Registro de la Propiedad. Para autorizar la venta, el juez debe tener garantía de que se pagará el embargo y, en este caso, puede presumir que el juzgado no percibirá un euro de esa venta”.

Iñaki Urdangarin Manos Limpias Infanta Cristina Pedralbes
El redactor recomienda