Los escándalos no cesan para Isabel II: abusos, drogas y desencuentros
  1. Casas Reales
familia real británica

Los escándalos no cesan para Isabel II: abusos, drogas y desencuentros

Tas vivir varios ‘annus horribilis’ a causa de la separación y el posterior fallecimiento de Lady Di, parecía que la reina Isabel II había conseguido retomar el control de su familia, pero no es así

placeholder Foto: Isabel II en un montaje fotográfico (Vanitatis)
Isabel II en un montaje fotográfico (Vanitatis)

Tas vivir varios ‘annus horribilis’ a causa de la separación y el posterior fallecimiento de Lady Di, parecía que la reina Isabel II había conseguido retomar el control de su familia y volver a asentar los cimientos de la monarquía británica. Su hijo mayor y heredero encontró al fin la estabilidad sentimental junto a Camilla Parker Bowles, Guillermo contrajo matrimonio con una mujer muy querida por el pueblo y Harry se volcó en sus labores como príncipe y dejó de lado su carácter fiestero. Sin embargo, la calma ha desaparecido y parece que este 2015 volverá a ser movidito para los Windsor.

Desde hace unos meses, Isabel II está atravesando un momento personal bastante complicado, pues sus familiares no dejan de ocupar las portadas de los tabloides británicos con escándalos relacionados con el sexo, las drogas y los desencuentros que existen entre ellos. Hoy en Vanitatishacemos un análisis del calvario que está atravesando de nuevo la monarquía británica y cómo podrían llegar a afectar estos nuevos problemas a la imagen de la Corona.

Bromas sobre el consumode cocaína en televisión

El marido de Zara Phillips, nieta de la reina Isabel II, se ha sumado recientemente a los escándalos protagonizados por la familia Windsor. Durante su participación en el programa de televisión The Jump, que sigue a diversos famosos en su intento de practicar deportes de invierno, Tindall realizó un desafortunado comentario sobre las drogas. Durante una conexión en directo, el marido de Zara señaló una mesa en la que había nieve y le dijo en tono jocoso a un amigo “¡repártela!”, haciendo una clara alusión al parecido con la cocaína. También realizó varias respiraciones fuertes queriendo imitar el sonido que se produce al esnifar esta droga.

A pesar de que se trataba de una broma entre amigos, esta actitud de Mike Tindall no ha sentado nada bien ni a la reina ni a losbritánicos, que lehan atizado con comentarios desfavorables enlas redes sociales.

Su tercer hijo, acusado de abusos sexuales a menores

A principios de año, salía a la luz la supuesta participación del príncipe Andrés en una trama de abuso de menores. Virginia Roberts, una joven estadounidense, presentaba en el juzgado de Florida una denuncia en la que aseguraba que fueforzada a mantener relaciones sexualescon el duque de York entre 1999 y 2002, cuando ella todavía era menor de edad.

Aunque Buckingham ya ha negado en numerosas ocasiones la participación de Andrés en este delito e intenta dejar el tema en un segundo plano, cada día van saliendo nuevas informaciones que reabren el caso. La reina Isabel, madre del duque de York, está viviendo esta situación con indignación, pues cree que se está haciendo una cruzada para desprestigiar a su tercer hijo y que nada de lo que se ha publicado en los medios es verdad. Según cuentan sus allegados, la soberana está rememorando los terribles momentos que vivió con su nuera, la princesa Diana, y que hicieron que perdiera mucho prestigio.

La guerra de Carlos y los Middleton

La relación entre el príncipe de Gales y la duquesa de Cambridge no atraviesa su mejor momento. Según cuenta el Daily Mail, suegro y nuera estarían viviendo una época de tensiones. Y es que a Carlos no le entusiasmaque su primogénito, el príncipe Guillermo, pase la mayor parte de su tiempo con su familia política y reclama que le atienda más a él que es su padre. Desde que se casó con Kate Middleton, muchas cosas han cambiado en Clarence House. La duquesa quiere que sus padres formen parte de su vida diaria y Guillermo, que mantiene una estupenda relación con todos, no ve ningún problema en ello. Recientemente, han pasado unos días en la isla caribeña de Mustique y en las escasas imágenes que han trascendidose ve a un Guillermo muy relajado en compañía de su familia política.

Pero las protestas del príncipe Carlos no acaban aquí. El hijo de Isabel II se queja de que los Middleton acaparan a su nieto, George, al que él ve en muy contadas ocasiones, y teme que suceda lo mismo con el bebé que nacerá en abril.

Carlos y Camilla viven separados

El príncipe de Gales se enfrentó a su madre para conseguir el permiso para casarse con Camilla Parker Bowles y como no lo consiguió se convirtieron en amantes durante los años que duró su matrimonio con Diana. Pasados varios años desde la muerte de Lady Di, el príncipe de Gales consiguió su sueño: contraer matrimonio con la mujer de su vida, Camila. Y ahora que pueden vivir su amor públicamente, lo hacen por separado. Tal y como han publicado varios medios británicos, Carlos y Camila ya no viven juntos. Mientras Carlos reside en Highgrove, su mujer lo hace a 45 kilómetros.

Esta situación preocupa a la reina Isabel, pues considera que su hijo no está actuando bien. La idea de que su heredero pudiera separarse por segunda vez hace temblar a la soberana. Sin embargo, parece que Carlos y Camila lo tienen claro y consideran que no es necesario convivir para quererse como pareja.

Monarquía Reino Unido Isabel II Kate Middleton Príncipe Harry Príncipe Guillermo Duques de Cambridge Camila Parker
El redactor recomienda