Logo El Confidencial
AL FRENTE DEL 'AIFOS'

El Rey Felipe: jornada de regatas y gin tonic

Segunda jornada de la Copa del Rey de Vela en la que sale a navegar el monarca. A su llegada al pantalán, Don Felipe departió con el presidente del Club Náutico mientras se se tomaban un combinado

A las 17:15 horas, el Rey Felipe atracaba con el Aifos en el pantalán del Club Náutico de Palma. Vestido como el resto de la tripulación, con el polo reglamentario, gorra y una mochila mas pequeña que la que llevan sus hijas al colegio, el Rey saludaba a tripulantes de otras embarcaciones con la que durante años ha coincidido en estas regatas. La Copa del Rey de Vela es una de las competiciones deportivas mas importantes en el circuito de vela con la participación de 135 embarcaciones y 1.500 regatistas con un rédito económico para Mallorca muy importante.

El hecho de que el Rey de España forme parte de esta regata que este año cumple su 34 aniversario supone una gran inversión económica. Y más que eso, un aliciente para las islas, que se han convertido en un destino low cost para adolescentes que beben como si no hubiera un mañana.

El Rey Felipe VI a bordo del Aifos en la Copa del Rey de Vela (Vanitatis)
El Rey Felipe VI a bordo del Aifos en la Copa del Rey de Vela (Vanitatis)

Para el Rey Felipe, Mallorca es un referente vital y se le ve cómodo en el ambiente de regatas. Es casi mas competitivo que su padre y en el barco lo único que vale es formar equipo y llegar los primeros. Solo ha podido salir a navegar miércoles y el jueves. Este viernes no lo hará, tiene jornada institucional. Despacha a las siete de la tarde con el presidente Mariano Rajoy y, por lo tanto, regatear este día sería complicado.

Don Felipe, a los mandos del Aifos (Gtres)
Don Felipe, a los mandos del Aifos (Gtres)

El recibimiento en el Club Náutico no ha sido multitudinario porque "aquí no somos muy fiesteros", comentaba un armador, "pero le aseguro que la presencia de Don Felipe es de agradecer". Esta vez no hubo niños con papá incluidos para hacerse la foto, pero sí se notaba ese agradecimiento a la figura real. La seguridad, la justa y aunque no hubo selfies porque al Rey se le notaba cansado, sí se permitió que algunos participantes en las regatas se fotografiaran con él. Incluso algunos de los socios se acercaron lo que permitía la seguridad para decirle "señor, qué bien lo está haciendo". Sonrisa y un gracias que sonaba a sincero.

Después de los saludos obligados el Rey, paso a una de las terrazas cubiertas de la planta baja. Mas relajado y en compañía del presidente del club Náutico, Javier Sanz, que también regatea, compartieron confidencias marineras y un par de gin tonic. Tres cuartos de hora después, el navegante Felipe VI ponía rumbo a Marivent. La noche de este jueves tiene lugar la tradicional cena de armadores, a la que en un principio no acudirá, pero siempre pueda dar la sorpresa. Su padre sí lo hizo durante mucho años.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios