Nueva cena de gala en Suecia y misma tiara para la princesa Sofía
  1. Casas Reales
familia real sueca

Nueva cena de gala en Suecia y misma tiara para la princesa Sofía

La esposa de Carlos Felipe fue una de las más elegantes de la jornada y superó estilísticamente a sus cuñadas, las princesas Magdalena y Victoria, al estrenar un vestido en azul celeste realizado en encaje

Foto: Carlos Felipe y Sofía
Carlos Felipe y Sofía

Los miembros de la casa real de Suecia no paran. Si eljueves presidían la ceremonia de entrega de los Premios Nobel,este viernes asistían a una cena de gala ofrecida en el Palacio Real de Estocolmo para conmemorar estos galardones. Nuevamente, las damas de la familia Bernadotte sacaron la artillería pesada y lucieron sus mejores vestidos y joyas. Una de las grandes protagonistas de la jornada fue la princesa Sofía, quien está entrenándose en estos menesteres reales. La esposa del príncipe Carlos Felipe fue una de las más elegantes de la jornada y superó estilísticamente a sus cuñadas, las princesas Magdalena y Victoria,al estrenar un vestido en azul celeste realizado en encaje.

Tras la decepción que causó la elección de joyas de Sofíaen la ceremonia de los Nobel, en esta cena la princesa no variónada y volvió alucir la ya polémica diademade diamantes y esmeraldasque estrenóensu enlace matrimonialcon el príncipe Carlos Felipe.Se trata de un regalo que le hicieron sus suegros, los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia, con motivo de su boda y poco o nada se sabe de la procedencia de dicha alhaja, tan solo que su uso está reservadoa Sofía.

El hecho de que los reyes de Suecia regalaran una tiara a Sofía suscitó una gran controversia. Las malas lenguas aseguraron que los soberanos, en consenso con sus dos hijas, Victoria y Magdalena, quienes no acaban de aceptar a su nueva cuñada, decidieron entregarle una diadema sin pasado histórico a la esposa de Carlos Felipe para queno tenga que utilizar alguna del joyero real de los Bernadotte.Parece que esa teoría va tomando cada vez más fuerza, pues mientras las otras damas de la realeza llevaron en la cena tiaras distintas a las que eligieron en los Nobel, Sofía tuvo que lucir de nuevo su diadema, demostrando que no tiene pleno acceso al joyero real.

Por su parte, la princesa Victoria repitió un vestido de lentejuelas en azul marino del diseñador sueco Par Enghesden, el mismo que diseñó su vestido de novia. La heredera ya había lucido este atuendo antes. Fue en la entrega de los Premios Nobel 2011 cuando se encontraba en el séptimo mes del embarazo de la princesa Estelle. La primogénita de los reyes coronó su cabeza con la tiara Fringe. Se trata de una diadema compuesta por 47 diamantes que imitan rayos de sol. Fue un regalo que los duques de Baden le hicieron a su hija Victoria con motivo de su boda con el príncipe Gustavo VI de Suecia.

La más desacertada de la velada fue la princesa Magdalena. Si en la entrega de los premios nos maravilló con un impecable vestido gris de Fadi El Khoury, esta vez nos dejaba fríos con un vestido en color gris marengo con franjas de encaje blanco, escote transparente y cinturón negro. Lo único salvable del 'look' de la benjamina de los reyes fue su tiara. La princesa eligió la diadema Fringe Moderna. Se trata de una joya que el rey Carlos Gustavo le regaló a su esposa Silvia con motivo de su décimo aniversario de boda. Desde entonces, ha sido una de las más utilizadas por Magdalena, quien siente verdadera predilección por ella.

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Príncipe Carlos Felipe de Suecia Rey Carlos Gustavo de Suecia Suecia
El redactor recomienda