Logo El Confidencial
según los diarios del biógrafo de los windsor

Discusiones y problemas presupuestarios: la rebeldía de la princesa Margarita

Los diarios de Kenneth Rose muestran a la hermana de Isabel II como alguien problemática incluso con el Parlamento británico

Foto: La princesa Margarita en una imagen de archivo. (Getty)
La princesa Margarita en una imagen de archivo. (Getty)

Lo llamaban el biógrafo de la realeza y a esa definición se ajustó toda su vida. Kenneth Rose murió en enero de 2014 llevándose consigo la satisfacción de haber ganado varios premios por su labor en los libros que retrataban a los Windsor. También fue muy elogiado por su trabajo en la Fleet Street Society. Ahora, según cuenta el 'Daily Mail', son sus diarios más privados los que verán la luz, revelando muchas de las cosas que jamás había contado sobre la familia real británica. Los escritos revelan, por ejemplo, la consabida rebeldía de la princesa Margarita.

[LEER MÁS: Esto es lo que descubrirás de la princesa Margarita en un documental de la BBC]

Tal y como muestra la serie 'The Crown', que la ha convertido en un personaje símbolo del feminismo, la entonces joven hermana de Isabel II defendía sus derechos a capa y espada. También los de su marido, Tony Armstrong. La boda de ambos, por ejemplo, es una de las partes más jugosas del rico anecdotario de los diarios de Rose. “La reina tiene la misma cara malhumorada de la reina Victoria durante todo el servicio. Ni un ápice de sonrisa”, escribe.

La princesa Margarita y Tony junto a la reina madre. (Getty)
La princesa Margarita y Tony junto a la reina madre. (Getty)

Al parecer, el escritor también ejerció de intermediario para que Margarita y Tony no se gastasen tanto dinero en una casa cuya restauración les iba a costar 50.000 libras. “Su popularidad es más baja que nunca (…) John Griffin (secretario de prensa de la reina madre) cree que soy la única persona, aparte de la princesa Margarita, que tiene alguna influencia sobre Tony. Y piensan que sería prudente que hablase con él sobre este tema”, asegura en los escritos, que también revelan lo mal que le sentó a Margarita su consejo para ahorrar en la construcción de la casa. “Encogiéndose de hombros, la princesa se queja: 'Debemos tener un techo sobre nuestras cabezas”.

La princesa Margarita en una foto de archivo. (Getty)
La princesa Margarita en una foto de archivo. (Getty)

“No me molesto en señalar que ella solo tiene 30 años y ya recibe 15.000 libras al año del Estado por llevar la pesada carga de los deberes públicos”. Al final, se acabó destinando un presupuesto de 85.000 libras a la restauración del lugar. Pero tampoco eso contentó a la joven Margarita. “No solo insistió, sino que también enfermó de rabia cuando se enteró de que el escrito de residencia no estaría listo a tiempo para que Tony realizase un compromiso oficial en Glasgow como conde de Snowdon”. Tan enfadada estaba con la poca atención que recibió su petición que, años después, no tuvo reparos en 'regañar' en voz baja al líder del Partido Liberal, Jeremy Thorpe. “Tú votaste en contra de mi dinero”, le susurró.

La relación entre el biógrafo y la díscola princesa pasó por horas muy bajas. En otro de los extractos del diario, escrito a principios de la década de los 70, se palpa la tensión entre ambos. “La princesa Margarita me llama por teléfono para decirme cuánto le gustaría venir a mi fiesta. Es tan exacta a la imitación que hace Jeremy Thorpe de ella que casi digo: '¡Por el amor de Dios, deja de hacer payasadas!”.

Lo cierto es que, pese a la habitual discreción de Kenneth Rose, la imagen que pinta el autor de ella es bastante fiel a la que ofrece la conocida serie de Netflix. Una Margarita sin pelos en la lengua que, dentro de los corsés palaciegos, siempre intentó hacer lo que le daba la gana.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios