Logo El Confidencial
enfermedades reales

La monarquía está enferma (literalmente)

Actualmente, estamos viviendo una época en la que la monarquía parece tener las defensas bajas, ya que muchos de sus miembros tienen algún 'mal'

Foto: La reina Máxima de Holanda en una imagen de archivo. (Reuters)
La reina Máxima de Holanda en una imagen de archivo. (Reuters)

Primero fue Mette-Marit de Noruega y su fibrosis pulmonar y ahora Máxima de Holanda y un virus intestinal. Aunque en su época fueron considerados dioses, los royals son mortales y, como la mayoría, sufren enfermedades o distintos problemas de salud. Actualmente, estamos viviendo una época en la que la monarquía parece tener las defensas bajas, ya que muchos de sus miembros tienen algún 'mal'. Repasa con Vanitatis cómo está la salud de los reyes, reinas, príncipes y princesas.

Holanda

La reina Máxima acaba de cancelar un viaje de trabajo a Tanzania por un virus intestinal. Así lo comunicaba el Gobierno holandés unas horas antes de que diera comienzo la visita. La argentina deberá estar en reposo al menos unas semanas, una situación que nos recuerda a la vivida hace un par de años, cuando Máxima sufrió una infección en el riñón. Los reyes se encontraban en China cuando ella empezó a notarse débil y con fiebre. Tras unas pruebas le diagnosticaron dicha infección y regresó de inmediato a Holanda. Ya en su país permaneció ingresada en el hospital durante varios días.

También está en manos de los médicos la princesa Cristina, la hermana invidente de la otrora reina Beatriz, que sufre cáncer de huesos. "Desde el invierno pasado su condición es estable y, por lo tanto, se siente bien en determinadas circunstancias. Ella considera que su enfermedad es una enfermedad crónica con la que puede vivir bien", se informó el pasado mes de junio con un escueto comunicado.

La princesa Cristina de Holanda.
La princesa Cristina de Holanda.

Y si hablamos de cáncer, no debemos olvidarnos del príncipe Bernardo, hijo de la princesa Margarita y primo hermano del actual rey, quien fue diagnosticado de un linfoma no Hodgkin en 2013, tan solo unas semanas después de la terrible muerte del príncipe Friso tras estar en coma más de un año. Bernardo ha logrado vencer a la enfermedad, pero sigue con revisiones periódicas para que no regrese. Por cierto, también su padre, el profesor Pieter van Vollenhoven, cuñado de Beatriz, ha sufrido en varias ocasiones cáncer de piel, el último en 2017.

Noruega

Hace un par de semanas, la Casa Real noruega confirmó que la princesa Mette-Marit sufre fibrosis pulmonar crónica, una enfermedad irreversible que limitará las apariciones de la heredera. Según su médico, el profesor Kristian Bjøro, del Hospital Nacional, se han realizado investigaciones exhaustivas relacionadas y se ha detectado una variante inusual de fibrosis en los pulmones. "Aún no está claro si la enfermedad pulmonar está relacionada con un proceso de enfermedad autoinmune más extenso o si existen otras causas que subyacen a los cambios pulmonares", señalan desde la Casa Real noruega. Esto será decisivo, pues de estar relacionada con una enfermedad autoinmune (sistémica) su pronóstico es mucho más alentador que si es de origen desconocido (idiopática).

La princesa Mette-Marit. (EFE)
La princesa Mette-Marit. (EFE)

De la corte de Noruega, también podríamos destacar los continuos problemas de salud del rey Harald, quien fue operado de un cáncer de vejiga en 2003 y estuvo de baja durante meses, tomando el príncipe Haakon el papel de regente. En 2005 volvió a pasar por quirófano, esta vez para someterse a una operación para corregir un problema en una válvula aórtica del corazón. Tres meses después, volvió a ser intervenido para extraerle una bolsa de líquido acumulado en el pericardio. Actualmente, y a sus 81 años, el rey noruego ya se ha recuperado de la citada enfermedad, aunque tiene evidentes problemas de movilidad, no así su mujer, la reina Sonia, que sigue perfecta.

Dinamarca

La familia real danesa ha vivido este año dos grandes pérdidas. La primera fue la del príncipe Enrique, esposo de la reina Margarita. Tras ser diagnosticado con un tumor benigno en el pulmón, el consorte falleció en febrero. Unos meses más tarde era la princesa Elisabeth, prima de la soberana, la que moría a causa de una larga enfermedad. A esto tenemos que sumarle que el pasado 2 de septiembre el príncipe Federico tuvo que someterse a una operación de urgencia debido a una hernia de disco, una intervención de la que a día de hoy se sigue recuperando, aunque lleva una vida normal. En cuanto a la reina Margarita, sigue a tope con su agenda, aunque adapta los actos a su artrosis.

Reino Unido

La reina Isabel tiene una salud de hierro. Prueba de ello es su imparable actividad oficial. Sin embargo, su marido, el duque de Edimburgo, tiene ya los problemas normales de un hombre anciano, y es que cumplirá 98 años el próximo mes de junio. En abril de este mismo año, el príncipe Felipe fue hospitalizado para una operación de cadera en el hospital King Edward VIII de Londres. A pesar de lo complicado de la intervención, un mes después el marido de Isabel apareció en la boda de su nieto Harry con Meghan Markle andando por su propio pie. El año pasado también estuvo ingresado como "medida de precaución, para recibir tratamiento a causa de una infección derivada de una condición médica ya existente", según confirmó un comunicado difundido por el Palacio de Buckingham a los medios.

Suecia

En el país escandinavo parecen gozar todos de un buen estado de salud, excepto la princesa Cristina, hermana del rey Carlos XVI Gustavo, a la que, después de superar un cáncer de mama, le diagnosticaron leucemia crónica. "Es muy triste, y todos los que han sido afectados por una enfermedad o tienen algún familiar que la ha sufrido saben que es muy pesado y duro. Vamos a mantener los dedos cruzados para que ella consiga superarlo", aseguró sobre la enfermedad de su tía política el príncipe Daniel, quien en 2009 tuvo que recibir un trasplante de riñón a causa de un fallo renal provocado por una enfermedad congénita pero no hereditaria. También debemos destacar que la reina Silvia ha sufrido algún percance en estos últimos años. En la Navidad de 2016 estuvo ingresada por mareos y episodios de vértigos.

La princesa Cristina de Suecia. (Kungehuset)
La princesa Cristina de Suecia. (Kungehuset)

Bélgica

La gran protagonista en Bélgica de los problemas de salud es la reina Paola, que el pasado mes de septiembre sufrió un leve derrame cerebral del que se está recuperando. La italiana viene arrastrando problemas de salud desde hace años. En 2015, tuvo que estar "en total reposo" por un problema de corazón. Asimismo, en 2017 se fracturó una vértebra y dos meses después se rompió la cadera. También Alberto ha tenido sus 'sustos'. ¿El último? Un cáncer de piel por el que fue operado en 2015, y ya son tres los melanomas que ha sufrido. No podemos olvidarnos del príncipe Laurent, de 55 años, que estuvo en coma inducido en 2014 para ser tratado de una neumonía.

Japón

A pesar de su avanzada edad, los emperadores de Japón siguen a rajatabla con su agenda oficial. En esa corte la que sigue triste es Masako, que sufre depresión desde hace décadas. La princesa no llevó demasiado bien la presión que recibió por no dar a luz a un heredero varón y eso le provocó graves problemas psiquiátricos. Por culpa de su depresión, Masako tiene una agenda reducídisima y apenas aparece en público, aunque según el palacio imperial cada día está un poquito mejor. Ya se sabe que estas enfermedades son duras y lentas.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios